Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

La soledad la acorta

No existen demasiados estudios científicos que unan felicidad y longevidad

Personas en una residencia. FERRAN NADEU

Decíamos ayer que tres o cuatro tazas de café alargan la vida, son las sorprendentes paradojas que descubre la ciencia para alargar la juventud. Pues bien, otro importante trabajo científico ha medido los efectos sobre el envejecimiento de la soledad, la falta de sueño y la infelicidad. Conclusión: en las personas con un estado de ánimo vulnerable, en las personas que se sienten solas, desesperanzadas o infelices, el envejecimiento se acelera incluso más que con el tabaquismo.

En el excelente trabajo que ahora ha visto la luz, los científicos demuestran que el deterioro por culpa de la edad no es solo un proceso físico, sino que incluye factores de riesgo psicoemocionales que frecuentemente se obvian en las políticas de salud preventiva. Según un prestigioso biogerontólogo, la salud mental es uno de los más robustos predictores del envejecimiento que existen. “Es necesario poner el foco en ella para reducir los efectos del paso de los años en el cuerpo”.

Por cierto, en la Seguridad Social, ¿existen las especialidades de gerontología y geriatría? En Zamora, que yo sepa, el Sacyl no las contempla. Tenemos una población envejecida y ningún geriatra, sabiendo que esta especialidad es la rama de la medicina que se dedica a estudiar las enfermedades que aquejan a las personas mayores y sus cuidados. Como tampoco contamos con un servicio de gerontología que no es otra cosa que la ciencia que se dedica a estudiar los diversos aspectos de la vejez y el envejecimiento de una población, tales como los biológicos, psicológicos, sociales, económicos y culturales.

Las personas solas y con tendencia a la tristeza generan reacciones celulares perjudiciales para su salud y para su propia vida

decoration

Menos mal que, por lo menos, en Zamora, hay una unidad imprescindible UCA, perfectamente dirigida por el doctor Pablo García Carbó, un médico imprescindible por su saber y su humanidad, que está realizando una gran labor en la cronicidad de las personas mayores. No se puede dejar abandonados a los mayores por el hecho de serlo. Requieren toda la atención posible y más. La Sanidad pública, lamentablemente, invierte poco en ellos.

Hasta ahora no existen demasiados estudios científicos que unan felicidad y longevidad y es difícil establecer el nexo biológico entre ambas. Pero, lo cierto es que las personas solas y con tendencia a la tristeza generan reacciones celulares perjudiciales para su salud y para su propia vida. Ya lo dijo el Señor: “No es bueno que el hombre esté solo”. Y por eso creó a la mujer. La soledad es muy hermosa cuando se tiene alguien a quien decírselo pero es mala compañera de viaje. Sostenía Gabo que “El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad”. No sé qué pensará la comunidad científica

Compartir el artículo

stats