Kiosko

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

Cosas del calor

Una exposición prolongada a altas temperaturas puede afectar la fertilidad masculina

Un hombre se refresca del calor. Salas

Estas olas de calor concatenadas, además de dejarnos para el arrastre y con un sueño atrasado que no vamos a poder recuperar, produce dolores de cabeza, deshidratación, cansancio y el deterioro de un elemento que afecta en concreto a los hombres. Lo siento, porque entre Irene Montero y las consecutivas olas de calor no les van a dejar levantar cabeza. ¡Y si solo fuera la cabeza!

Ya saben los caballeros que no dejo de contestar por este medio a los constantes ataques, a las constantes arremetida de la titular de Igualdad, contra el hombre, por el mero hecho de serlo. Estoy con ustedes, señores. A lo que voy y que les afecta. Siento ser la portavoz de una realidad en la que a lo mejor no han caído en la cuenta.

Una exposición prolongada a altas temperaturas puede afectar la fertilidad masculina. Se ha demostrado que por encima de los 35º C, se deteriora la calidad del semen y disminuye el número de espermatozoides. Me parece tremendo. Pero es que, además el calor favorece la fragmentación del ADN de los espermatozoides, un parámetro asociado con la capacidad del esperma de fecundar el óvulo y que se vincula con un posible aumento del riesgo de abortos. Eso aseguran los expertos de Ginefiv, una clínica de reproducción asistida de la capital de España.

El verano, por lo menos mientras duren estas temperaturas, no se ha hecho para procrear. Esa posibilidad tiene menos calidad. Aunque hay prisa por repoblar Zamora, aunque, no obstante, hay voluntarios para hacerlo, éste no debe ser el momento elegido. Los espermatozoides tienen la capacidad de regenerarse cada tres meses, de ahí que no deban hacer un calvario de su preocupación. Es recomendable vigilar las altas temperaturas para no hacer el intento de convertirse en padres. Más que nada porque debe ser frustrante para la pareja no conseguir el anhelado embarazo.

Que nadie se lo tome a broma. A todo esto, no quiero olvidar que cuando lo intenten de nuevo deben mantener unos hábitos saludables, cosa que debe ocurrir también durante el verano, con alimentación equilibrada y ejercicio. Pero, por favor, no se vuelvan locos, no están las temperaturas para mantener ejercicio alguno por mucho que se le anteponga la palabra moderación.

Otro dato a tener en cuenta, la salud reproductiva puede verse afectada por el consumo de alcohol y tabaco que, en ocasiones, se incrementa durante las vacaciones de verano. La llamada de atención es por igual para hombres y mujeres. Se detecta un gran consumo de alcohol en forma de cerveza con grados y otras bebidas espiritosas en las mujeres, con calor y sin él.

Compartir el artículo

stats