Kiosko

La Opinión de Zamora

Logo carta de los lectores

Adela, “mi hermana pequeña”

cartas

Naciste hace ya 37 años, ¡madre mía cómo pasa el tiempo! Todavía me acuerdo cuando llegaste a casa, echada en la cuna, al lado de la ventana del comedor, ahí estabas tú, pequeña, frágil , inocente, juguetona. Me lo podía haber tomado mal, me habías quitado mi puesto de “hermano pequeño”(con todo lo que eso conlleva…), pero al contrario, como todos los miembros de la familia, una alegría inmensa inundó mi cuerpo, verte crecer esos años, llevarte a nuestro colegio “El José Galera” de la mano, vigilarte en los recreos (si no te acuerdas, estabas en el edifico de enfrente, donde estudiaban los más pequeños), y que estuvieras a gusto, eso era lo más importante.

Más adelante, cada uno tuvo que buscar su camino en la vida, pero no por ello, perdimos nunca el contacto, sino que los lazos se hicieron más fuertes.

Orgulloso de cómo eras la primera de la familia en sacarte una carrera universitaria, cómo hacías las prácticas y al final trabajabas en lo que verdaderamente te gusta, con el aliciente de tu valía (no lo digo yo, lo dicen compañeros que han estado contigo…).

Tienes los valores de constancia, perseverancia, previsora, amiga de tus amigos/as. Cuando nos quisimos dar cuenta, aquella pequeña niña ya tenía su propio coche, a pesar de la opiniones de cada uno, tienes tu propia personalidad como bien has demostrado.

Para mí siempre serás aquella niña dormida en la cuna de casa (a pesar de los años), orgulloso de lo trabajadora que eres, pero más todavía de ver la persona en la que te has convertido, con tus defectos sí, pero con tus virtudes (nadie es perfecto…), siempre respetaremos lo que decidas en todos los ámbitos de tu vida, pues si tú eres feliz, tus padres, hermanos, cuñado, sobrinas y demás familia seremos felices contigo.

No te olvides de llevar la play para tus sobrinas (ja, ja, ja), y darte una vuelta en esa moto Gilera histórica de 46 años, que junto a Juan conseguisteis lo imposible (a pesar de todas las trabas), o en el Kayak famoso por el embalse, a pesar de que este verano es más triste recordando todo lo sucedido con el maldito incendio de la Culebra, que casi se lleva nuestro querido pueblo por delante.

La vida pasa, pasa la vida…pero siempre de una u otra manera, estaremos contigo.

Federico Colinas

Compartir el artículo

stats