Kiosko

La Opinión de Zamora

Carmen Ferreras

Zamoreando

Carmen Ferreras

Autocomplacencia

Así nos va. Los inútiles al poder

Cada día me exaspera más la autocomplacencia en la que vive instalada nuestra amada y nunca bien ponderada clase política en general y los gobiernos en particular. No se puede mentir a los ciudadanos de la forma descarada que lo hacen directamente miembros del gobierno autonómico que nos preside. Cómo se pueden realizar según qué manifestaciones, sobre todo las relacionadas con el incendio de la Sierra de la Culebra, y quedarse tan oreados.

Estoy deseando encontrar a un político que, tras pifiarla, solo o en compañía, se descuelgue pidiendo perdón. No saben pedir perdón. Lo hacen todo bien. Precisamente porque están por encima del bien y del mal. Están muy alejados de los ciudadanos, de eso que algunos políticos se empeñan en llamar, de forma demagógica, pueblo, como si ellos fueran y vivieran en otra galaxia.

Entre el chiquito este al que se le puso cara de vicepresidente y que no da ni una el pobre, anda entre despistado y errado, y los responsables del patrimonio natural que están desnaturalizando a marchas forzadas merced a su irresponsabilidad, a su incompetencia y a que por su caletre no circulan ni savia, ni sabia, aviados vamos en esta provincia que se desertiza de almas, de flora y de fauna. No se ha contado todo y hay que hacerlo, a ver si se les cae la cara de vergüenza y entonan el mea culpa.

En España, el único que ha pedido perdón ha sido el Rey Juan Carlos. Se pongan como se pongan sus detractores y se mire por donde se mire

decoration

En España, el único que ha pedido perdón ha sido el Rey Juan Carlos. Se pongan como se pongan sus detractores y se mire por donde se mire. Los demás nos siguen tomando el pelo miserablemente y no hacen nada por remar en la misma dirección en la que bogamos los demás. No más fotos. No más declaraciones incomestibles. No más chalequitos de salir al campo. Las únicas declaraciones que permanecen en la memoria individual y colectiva de los zamoranos son las de un tal Quiñones, a la sazón consejero de Medioambiente, cargo que le viene grande, hablando de que “mantener el operativo de incendios todo el año es absurdo y un despilfarro”. Esas declaraciones le perseguirán toda su vida.

A pesar de haber conseguido un número increíble de firmas, a través de una importante plataforma, pidiendo la dimisión del consejero en cuestión, aparte de que no se va a ir ya que no entra en sus planes, Fernández Mañueco no ha tardado un segundo en darle su respaldo. Ellos se lo guisan, ellos se lo comen. Las negligencias, las malas gestiones, la inoperancia, la ineficacia, en el gobierno de esta comunidad autónoma, tienen premio. Así nos va. Los inútiles al poder. Algún día cambiará la tónica. Ojalá que sea para bien.

Compartir el artículo

stats