05 de julio de 2017
05.07.2017
La columna del lector

"Las maestras de la República"

05.07.2017 | 00:08

Días pasados, he acudido a ver el documental "Las maestras de la República", dirigido por Pilar Pérez Solano, cuyo estreno tuvo lugar en las salas de cine, el día 14 de marzo, he de manifestar que con anterioridad había leído el libro de María Antonia Iglesias, "Maestros de la República"; y el libro de Josefina Aldecoa, "Historia de una maestra", que recuerdo, adquirí en la feria del libro de Talavera de la Reina, hace unos años, y el libro sobre Justa Freire Méndez "La pasión de Educar", maestra zamorana, natural de Moraleja del Vivo, escrito por María del Mar del Pozo.

Recuerdo una frase que se repetía, con frecuencia, en el documental, ¡ alma, María, alma ! que Manuel Cossío, pedagogo de la Institución Libre de Enseñanza, repetía y recomendaba a la maestra María Sánchez Argós, para que trabajase con ilusión, con entusiasmo con empeño, con alma.

El período republicano fue un período corto, unos cinco años, pero de lo más profundo, intenso y fructífero en el que se luchó por una educación pública, laica y solidaria con la finalidad de romper con las limitaciones existentes hasta entonces. Las maestras y maestros de la Segunda República tuvieron que enfrentarse y luchar contra el analfabetismo imperante, especialmente en el mundo rural. Las maestras de la República tuvieron que enfrentarse con las ideas conservadoras existentes en aquella época y ellas eran las nuevas mujeres luchadoras, por la libertad, la justicia, la educación pública de calidad, mixta y laica para todos, luchadoras por la independencia y la igualdad.

Las maestras de la República, mujeres luchadoras, merecen un homenaje de público reconocimiento a su labor y entrega, porque como recoge Josefina Aldecoa, en su libro "Historia de una Maestra", nos dice : "Yo creía en la cultura, en la educación, en la justicia. Amaba mi profesión y me entregaba a ella con afán".

La directora del documental, Pilar Pérez Solano, nos recuerda: "No he querido hacer una historia ni triste, ni dramática. No hemos profundizado en el dolor, sino en el legado que no dejaron, que fueron muy inspiradoras con el futuro y lo que estamos viendo ahora. Hemos ensalzado el optimismo de que todo es posible. Nos dieron un ejemplo y unas claves muy claras para la enseñanza. El dolor no nos ayuda y eso que fueron apartadas, acusándolas de crímenes contra la moral. Sufrieron cárcel y algunas fueron asesinadas".

Cuando he visto el documental, me venía a la memoria el recuerdo de mi enseñanza en la primera fase del bachillerato, el bachillerato elemental del plan 1957, en un colegio religioso-privado, que se limitaba a transmitirnos conocimientos preestablecidos para aprenderlos de memoria, sin ningún tipo de razonamiento.

Recuerdo el gran mérito del maestro Antoni Benaiges ( Antoni Benaiges, el maestro que prometió el mar ) este gran maestro tenía la firma convicción de que el protagonista del proceso de aprendizaje debe ser quien aprende.

El mayor homenaje que podemos hacer a los maestros de la República es luchar por una escuela pública que dé al niño el auténtico protagonismo para cambiar la situación.

Pedro Bécares de Lera

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook