Hace ya unos cuantos meses desde que se hizo oficial el final de Sálvame. El coloso de Telecinco, programa hegemónico durante las tardes de la cadena de Mediaset, se encontró con un túnel donde parecía que solo brillaba la luz tras una caída en las audiencias que terminó con el programa. Los 14 años en antena se acabaron de un plumazo y obligaron a sus históricos colaboradores a buscarse la vida.

A unos cuantos de ellos -los más habituales- parecieron abrírseles las puertas del cielo después de un fichaje de última hora que llegó para, en apariencia, darle un cierre digno al elenco de Sálvame. Belén Esteban, Lydia Lozano, Kiko Matamoros Terelu Campos, Kiko Hernández, Chelo García Cortés, Víctor Sandoval y María Patiño pusieron rumbo a América y Latinoamérica para encontrar un nuevo puesto de trabajo como parte de su aventura en 'Sálvese Quien Pueda', un docureality que se sumerge en las entrañas de la nueva etapa vital de los colaboradores.

Belén Esteban no aparece en la cadena amiga desde que se canceló Sálvame, el programa en el que llevaba colaborando desde hacía más de una década. Eso sí, se enfrascó en su spin-off, el reality Sálvese quien pueda, que emite con mucho éxito Netflix.

En la presentación del reality, fue sin duda la Esteban la que parecía más dolida con la cadena en la que había estado trabajando. Señalando que el dinero que iba a ganar la cadena este año iba a ser por el reality, ya que al estar producido por la fábrica de la tele, en la que Mediaset tiene una participación del 30%, también sale ganando con el reality en Netflix.

Y de dinero siguió hablando Belén, admitiendo que sí, habían ganado dinero con Sálvame, "pero ellos ganaron más que nosotros". Sea como fuere, parece que la Esteban no quiere ni oír hablar de su cadena. Eso sí, se mostró mucho más comedida en otras presentaciones del reality, como cuando acudió a la Resistencia de Movistar Plus.