17 de febrero de 2020
17.02.2020
Baloncesto | Liga Femenina Endesa

El Zamarat plantó cara sin descanso al segundo clasificado

Dornstauder fue la jugadora naranja más destacada

17.02.2020 | 00:02

Quesos El Pastor cayó derrotado ayer en el Ángel Nieto ante Lointek Gernika por 62-70 en un partido en el que las zamoranas pagaron muy cara su desacierto en el segundo parcial. Una falta de puntería que, unida a varios errores en la recta final y cierta irregularidad en sus prestaciones, facilitó la labor al talentoso bloque vasco.

Apenas treinta segundos después del comienzo, Gala Mestres inauguraba el marcador con un triple. Primera canastas de unos minutos iniciales excelentes por parte de Quesos El Pastor en los que, con buena defensa y control del rebote, llegó a firmar un parcial de 5-0 antes de que Gernika se estrenara desde el perímetro.

El buen tono de las naranjas empezó a marcar diferencias bien pronto por lo que al técnico visitante no le quedó otra que solicitar tiempo muerto (9-3, m. 3). Un receso que cortó la dinámica local y que permitió empatar la contienda a Gernika con dos triples si bien, acto seguido, las de Ángel Fernández respondieron con una inspirada Dornstauder para hacer volver la renta de seis puntos.

En la recta final del primer periodo llegaron los cambios y con ellos también lo hizo un intercambio de puntos que se deshizo cuando la formación vasca encontró las primeras fisuras de la defensa de Quesos el Pastor. Gernika, con un parcial de 8-0, puso la directa y remontó para entrar al siguiente cuarto por delante en el tanteo (17-20).

El segundo cuarto se puso en marcha con un intercambio de canastas al que siguió otro de desacierto en el tiro por parte de ambas formaciones. Quesos El Pastor fue incapaz de salir de su sequía, mientras que Gernika volvió a encontrar opciones fáciles para hacer puntos y distanciarse en el tanteo. Un guion que forzó a Ángel Fernández a solicitar tiempo muerto (19.26, m. 15).

El parón no hizo recuperar la puntería al cuadro naranja, atascado tras la apuesta por parte visitante de una zona 3-2. Una estrategia que permitió a las vascas mantener su canasta a salvo y, a la par, lograr puntos en ataques veloces para distanciarse por encima de los diez puntos. Tuvo que ser Montoliu, con cinco puntos consecutivos, la que pusiera fin a la mala racha de un Quesos el Pastor que, pese a su esfuerzo, llegó claramente por debajo en el electrónico al descanso (27-35).

Regresó el partido con la obligación para Quesos El Pastor de recuperar el tono defensivo de los compases iniciales y mejorar su puntería. Dos apartados en los que, al comienzo de la reanudación, se mostró demasiado irregular como para acercarse a Gernika en el marcador. De hecho, a las vascas les bastó con controlar el rebote y sacar provecho de las pérdidas rivales para abrir más la brecha y obligar a Fernández a detener el envite (30-43, m. 23). Pero ni por esas las chicas del CD Zamarat se entonaron.

El luminoso cayó en un profundo letargo durante los siguientes minutos, interrumpido únicamente por los aciertos desde la línea de personales. El reloj corría en contra de las naranjas y, quizá por esa presión o por el buen hacer de las visitantes en defensa, el tiempo se desvanecía con un ineficaz goteo de puntos sin que las diferencias se redujeran. Tanto fue así que pasaron cuatro minutos hasta que volvió a haber otra canasta de jugada, obra de Gala Mestres desde el poste alto.

Estos dos puntos, unidos a otros dos de Cornelius con un par de tiros libres, sirvieron para fijar la renta vasca en diez puntos (36-46, m. 28).

Con defensa a toda la cancha y a tumba abierta, Quesos El Pastor amagó con pegarle un buen mordisco a la ventaja de Gernika pero le faltó puntería para sacar mayor provecho de su labor y el apoyo de una grada que empujó todo lo que pudo. Y es que, el 41-48 con el que se llegó al último periodo se antojaba corto para los méritos realizados por el conjunto naranja en el tercer cuarto.

Pese a todo, no bajó los brazos Quesos El Pastor y siguió batallando sin descanso. Eso sí, alternando momentos brillantes con despistes monumentales.

Gala Mestres, con un triple, puso emoción al desenlace nada más iniciarse un cuarto parcial que arrancó con un ritmo muy superior al de sus predecesores. El aumento de tensión conllevo a una técnica, justa y evitable, señalada sobre Ángel Fernández pero benefició a los intereses de un Quesos El Pastor que obligó a su rival a parar la contienda a poco menos de siete minutos cuando Montoliu, desde su casa, ponía el 51-52.

A Gernika, atascado hasta entonces, le sentó bien el parón. Reorganizó sus ideas y aceptó el reto, logrando tres canastas fáciles que devolvían la necesidad de tener el tiempo a Quesos El Pastor que, pese al primer triple de Okonkwo, perdía la estela de su adversario (54-60, m. 35) fruto de varias pérdidas de balón.

El final, trepidante, estuvo marcado por la igualdad entre dos equipos defendiendo a ultranza su aro. Una batalla igualada en la que Quesos El Pastor tuvo opciones de meter miedo en el cuerpo a su rival en un par de ocasiones pero en la que Gernika acabó imponiéndose gracias a su mayor atención a los pequeños detalles. Esos que marcan partidos y que convierten en oro cada error del adversario.

Lo tuvo en su mano Quesos El Pastor pero, el segundo cuarto y esos errores, le llevaron a caer y dejar volar un triunfo de los que no debe dejar escapar más en pos de la salvación (62-70).

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Disfruta del paraíso sportinguista

En el Área Movistar LaLiga la afición rojiblanca puede elaborar sus propios cromos o probar sus conocimientos del club.