El polígono de Alcañices: La historia de un fracaso

El proyecto nacido en 2003 con 785.000 euros de inversión para hablitar 39.000 metros cuadrados de suelo industrial, aún no está operativo

Vista del polígono industrial de Alcañices, sin actividad ninguna. | Ch. S.

Vista del polígono industrial de Alcañices, sin actividad ninguna. | Ch. S. / Chany Sebastián

La “Raya” de España (comarca de Aliste) y Portugal (región de Tras os Montes y Alto Douro) puso sus mayores esperanzas de progresos y desarrollo socioeconómico en el ambicioso polígono industrial del “Alto la Quinta” de la Villa de Alcañices con vistas a acoger el asentamiento de empresas y la creación de empleo: veinte años después de nacer la iniciativa y catorce de haberse terminado sigue sin estar operativo convirtiéndose a todas luces en el mayor fracaso de Sodeza.

La liquidación de la Sociedad para el Desarrollo Social y Económico de la Provincia de Zamora (Sodeza) desatascará una insostenible situación y que definitivamente pudiera abrir sus puertas el próximo año 2024.

El Ayuntamiento de Alcañices, cuya Corporación Municipal presidía entonces el alcalde Tomás Carrión Carrión, comenzaba a trabajar en la idea del polígono industrial con la primera reunión, para tomar el primer contacto y acercar posturas, celebrada el día 5 diciembre de 2003, donde se barajaron desde los pros (creación directa e indirecta de puestos de trabajo) a los contras (su alto coste para lo cual habría que conseguir financiación).

El primer paso, ya oficial, mediante acuerdo del pleno, fue elegir su ubicación para lo cual se optaba por los terrenos públicos situados en el Alto la Quinta, en las cercanías de la carretera de Tres Marras que ofrecía la ventaja de disposición de un amplio espacio abierto y con una buena conexión directa tanto hacia España como hacia Portugal.

Desde un primer momento se asumía que la iniciativa iba a ser muy costosa y el proyecto técnico así lo refrendaba al fijar la inversión económica necesaria para construir y poner en marcha el polígono industrial, presupuesto base de licitación para su ejecución material mediante contrata, en 785.295,91 euros.

La primera fase se ejecutó en el año 2004, dentro del Plan Operativo de la Diputación Provincial de Zamora, con un presupuesto base de licitación que asciende a 97.870,74 euros que fueron destinados en su totalidad a la construcción de un depósito para el almacenamiento y distribución de agua potable.

Equipo de gobierno de Alcañices. | Ch. S.

Equipo de gobierno de Alcañices. | Ch. S. / Chany Sebastián

Día 10 de enero de 2007: esa fue la fecha en que la Junta de Gobierno de la Diputación de Zamora adjudicaba a la empresa sanabresa "Herminio Montero" las obras de urbanización del polígono industrial con una inversión de 440.960,76 euros sobre un presupuesto de 525.140,84 euros, lo cual equivalía a una baja del 16,03%. La adjudicataria ofertó por su parte 41.721 euros en mejoras. Era tan importante la obra que presentaron ofertas seis empresas: Herminio Montero, Excavosa, San Gregorio, Valsán, Lerma-Cocsesa, Recorsa y Arcebansa.

Esta segunda fase salía adelante gracias al programa transfronterizo Interreg III-A que cofinanciaron la Unión Europea (70%) y la Diputación de Zamora (30%). En esta fase se incluyeron el abastecimiento de agua (pozo de sondeo y redes), saneamiento, alumbrado, viales, aceras y el cercado del recinto.

Aparte se afrontaron obras complementarias, como los accesos, construidos en 2008 con un coste de 128.351,89 euros, ejecutados por Alisdouro y finaciados por la Junta de Castilla y León.

El polígono industrial “Alto la Quinta” de Alcañices debería ofrecer, –ese era su objetivo y sigue siéndolo–, alrededor de 39.000 metros cuadrados de suelo industrial, distribuidos en 18 parcelas, sobre una superficie que cuenta con 330 metros de largo por 120 de ancho.

El 27 de septiembre de 2017 el entonces presidente de Sodeza José Luis Prieto Calderón rubricaba un acuerdo con el Ayuntamiento de Alcañices para desbloquear la incongruente situación y así poder iniciar la cesión de parcelas. Entonces había hasta cinco empresas interesadas en instalarse en el: cuatro de España y una de Portugal. La idea entonces era que 9 parcelas fueran gestionadas por Sodeza (mediante venta) y 9 por el ayuntamiento (a través de alquiler).

Un acuerdo baldío pues seis años después la situación nada ha avanzado y se sigue en el mismo punto de partida.

Entre los interesados siempre se ha mostrado un mayor interés por la venta frente a la renta, en parte, según ellos, para tener más garantías sobre sus inversiones a corto, medio y largo plazo.

Durante la pasada legislatura ya se le trasmitió a la Diputación Provincial de Zamora, siendo presidente José Francisco Requejo, lo que se consideraba más viable: que las 18 parcelas sean cedidas para su gestión directa mediante venta o arriendo al Ayuntamiento de Alcañices.

La Diputación de Zamora realizaba en 2019 una actuación colateral destinando 843.669,34 euros a la adecuación y mejora de la carretera fronteriza ZA-L-2440 (Tres Marras) en todo su recorrido de 4.100 en todo su recorrido por la Sierra de Bruñosinos, pues a través de ella tiene su salida natural el polígono industrial bien hacia la carretera Nacional 122 o en su caso también hacia Portugal (concelhos de Vimioso y Miranda de Douro).

Tras veinte años de historia la puesta en marcha del Polígono Industrial Alto la Quinta de Alcañices se ha convertido en uno de los mayores sueños y deseos para los últimos tres alcaldes diferentes, Tomás Carrión Carrión, Jesús María Lorenzo Más y David Carrión Gallardo y para las Corporaciones Municipales que han presidido que, eso nadie lo puede poner en duda, han trabajado en ello, pero sin conseguirlo pues no dependía directamente de ellos sino de Sodeza.

La única solución y a la vez la más factible pasa ahora por culminar la liquidación de Sodeza y una vez se cumpla esta premisa proceder al cambio registral del polígono de Alcañices registrado ahora a nombre de Sodeza y que pasará a la Diputación de Zamora. Es entonces cuando la Institución Provincial se sentaría con el Ayuntamiento de Alcañices para realizar gestionar los trámites necesarios y pertinentes.

Javier Faúndez Domínguez, presidente de la Diputación Provincial de Zamora, se muestra esperanzado, no sin reconocer la compleja situación creada: “Estamos trabajando sin pausa para poder dar lo antes posible una solución viable tanto al polígono industrial de Alcalices como a los de los municipiso de Tábara y Bermillo de Sayago para que todos ellos puedan cumplir los objetivos para los que en su día fueron creados".

La reconversión en autovía de la carretera Nacional 122 no influirá negativamente en la puesta en marcha del polígono industrial dado que la variante de Alcañices, que partirá desde Monte de Sahú, discurrirá por la parte trasera del colegio Virgen de la Salud, con un viaducto entre el Alto la Atalaya y el Alto la Quinta, donde la autovía pasará junto al suelo industrial que quedará a su izquierda. La conexión más cercana del polígono industrial a la Autovía del Duero quedaría entorno a un kilómetro en el acceso norte, que está previsto habilitar en el cruce de Alcorcillo.