Cinco pueblos zamoranos se suman al programa “Rehabitare"

La Junta recuperará en la provincia 74 viviendas para alquiler social destinadas a familias vulnerables

La inversión prevista por la Administración regional hasta el final del mandato superará los 4,3 millones

Pardo, tercera por la izquierda, con alcaldes y la delegada de la Junta posan junto a la casa restaurada

Pardo, tercera por la izquierda, con alcaldes y la delegada de la Junta posan junto a la casa restaurada / M. J. C.

Cinco municipios de la provincia se han incorporado al programa “Rehabitare” de la Junta, que ofrece a familias vulnerables la posibilidad de acceder a una vivienda rehabilitada por la que abona un alquiler social en el medio rural.

La directora general de Vivienda, Arquitectura, Ordenación del Territorio y Urbanismo, María Pardo, ha asistido este martes en Venialbo a la firma del convenio con los Ayuntamientos de Belver de los Montes, Camarzana de Tera, Riofrío de Aliste, Cerecinos de Carrizal y Pumarejo de Tera. Recordó Pardo que “Rehabitare” es un programa impulsado por la Junta en 2016, con la idea de recuperar viviendas de titularidad municipal que se ponen a disposición de familias con escasos recursos, entre las que tienen prioridad las formadas por jóvenes. En este sentido, recalcó que uno de los objetivos prioritarios del programa es incrementar la población en los municipios adheridos, mejorar sus dotaciones y reactivar su economía, ya que empresas locales se encargan de las obras de reforma.

Pardo, cuarta por la izquierda, posa con alcaldes tras la firma del convenio

Pardo, cuarta por la izquierda, posa con alcaldes tras la firma del convenio / M. J. C.

Por otra parte, precisó que al margen de las viviendas de titularidad municipal, otras incluidas en el programa pertenecían a médicos, maestros o párrocos que se ponen a disposición de la Junta y que, una vez recuperadas, se devuelven a sus respectivos Ayuntamientos, que se encargan de realizar la selección de las familias vulnerables que cumplan los requisitos y a las que se ofrecen con un alquiler “asequible”.

Desde la puesta en marcha de “Rehabitare”, en la provincia de Zamora se han rehabilitado 45 viviendas ocupadas por familias vulnerables que han fijado su residencia en el medio rural y la inversión realizada rebasa los dos millones de euros. Aseguró Pardo que, hasta el final del mandato, la Junta tiene previsto rehabilitar otras 29 viviendas en la provincia y la inversión final rondará los 4,3 millones de euros.

Por otra parte, la directora general, destacó que desde hace dos años las Diputaciones colaboran en el programa y está previsto incorporar como “socios” a los obispados de las diferentes provincias de la región. En el caso de Zamora, como apuntó Pardo, la diócesis ha planteado la posibilidad de incorporar tres viviendas más al programa para destinarlas a alquiler social.

La directora general también se refirió a otro plan de construcción de viviendas, con un descuento del 20% del precio de adquisición para que los jóvenes puedan beneficiarse de una rebaja. En la provincia, 15 viviendas están en fase de ejecución en Santa Cristina de la Polvorosa y, con la “misma idea” está previsto recuperar 36 viviendas de Camineros en la capital, a las que podrán acceder familias jóvenes son escasos recursos. Además, anunció que en Zamora está previsto iniciar la construcción de “viviendas colaborativas” destinadas a parejas jóvenes.

Con las diferentes iniciativas expuestas, según Pardo, hasta el final del mandato la Junta ampliará en la provincia el parque público en más de 120 viviendas, con una inversión que ronda los 12 millones de euros. Además, la directora general recordó la nueva convocatoria de ayudas al alquiler y precisó que, para jóvenes que residen en el medio rural, la subvención puede alcanzar el 75% de la renta de alquiler. Pardo también anunció la puesta en marcha de una nueva línea de avales de hipotecas para jóvenes menores de 36 años que pretenden adquirir una vivienda.

Autoridades visitan una casa rehabilitada en Venialbo

Autoridades visitan una casa rehabilitada en Venialbo / M. J. C.

Por su parte, el alcalde de Venialbo, Jesús Vara, destacó la importancia del programa, ya que además de recuperar “viviendas abandonadas” permite ayudar a familias con limitados recursos y luchar contra la despoblación en el medio rural. Además, resaltó que es preciso aumentar la oferta de viviendas en los pueblos, ya que si fuera más amplia “la despoblación no sería tan importante” y, por este motivo, animó a la Junta a que habilite más ayudas para restaurar viviendas en los pueblos.