Arranca la campaña de riesgo alto de incendios en Zamora un año después del fuego de La Culebra

El dispositivo se moviliza para sofocar un conato provocado por un rayo en el término de San Pedro de las Herrerías, en la Culebra

Un helicóptero de la Junta sofoca un incendio en la provincia de Zamora. | Emilio Fraile

Un helicóptero de la Junta sofoca un incendio en la provincia de Zamora. | Emilio Fraile / Alejandro Bermúdez

La Junta de Castilla y León ha adelantado el inicio de la campaña de riesgo alto de incendios en toda la comunidad a diferencia de la mayoría de años cuando se esperaba al mes de julio, o los días previos, para declarar el riesgo alto y activar todo el dispositivo. Ha arrancado en las últimas horas, en concreto, ayer lunes.

Medio Ambiente ha tomado esta decisión tras un año hidrológico de escasas precipitaciones que mantiene el monte muy seco, aunque en concreto en los últimos días el riesgo de incendios no es alto debido a que las temperaturas se mantienen por debajo de los 25 grados centígrados, así como a las precipitaciones que vienen cayendo en los últimos días de forma generalizada en todo el territorio de la comunidad.

La Consejería ya ha anunciado que en 2023 la campaña de riesgo alto durará «al menos cuatro meses», de lo que se deduce que se prolongará hasta, al menos, mediados del mes de octubre.

Además, el operativo de extinción está reforzado desde el 1 de enero y se ha incrementado el presupuesto con una inversión de 143 millones de euros en diferentes partidas.

Primer día de campaña

El primer día de la campaña de riesgo alto ha sido relativamente tranquilo para los medios de extinción, que solo se tuvieron que movilizar para sofocar dos fuegos, que se quedaron en conatos de incendio, en las provincias de Segovia y Zamora, respectivamente. A última hora de la tarde del domingo hubo otro en Soria.

En el caso de Zamora, el fuego se declaró a las 18.10 horas en el término de San Pedro de las Herrerías (municipio de Mahíde), en el corazón de la Sierra de la Culebra, y a las 18.59 horas ya estaba controlado. El conato fue provocado por rayos.

Casi un año desde la tragedia

Precisamente, los rayos también prendieron varios focos de incendio hace casi un año, el 15 de junio de 2022, en Sarracín de Aliste y Ferreras de Arriba, que darían lugar al primer gran incendio de la Sierra de la Culebra, que acabó quemando más de 25.000 hectáreas, en su mayoría de terreno forestal.

En aquella ocasión, la Consejería de Medio Ambiente no había declarado la campaña de riesgo alto de incendios en Zamora, y mantenía la de riesgo medio, en una semana con unas condiciones meteorológicas más desfavorables que las actuales: se registraron temperaturas superiores a los 40 grados centígrados, a lo que el 17 de junio se unieron rachas de viento que alcanzaban los 40 kilómetros por hora.

Los medios de extinción no lograron apagar los focos originados por una tormenta seca en la tarde del 15 de junio, ni ese día ni el 16, y en la madrugada del 17 de junio el incendio se descontroló, obligando a desalojar varias localidades de la zona.

En esta ocasión, la Junta de Castilla y León parece que quiere ser más prudente y ha adelantado –respecto a años anteriores– el inicio de la campaña, que afrontan con mayor «tranquilidad», en palabras del consejero de Medio Ambiente, Juan Carlos Suáez-Quiñones, gracias a «una época de lluvias que todavía no ha terminado» frente al mes de junio del año pasado, cuando «por estas épocas ya se había producido la primera ola de calor y el incendio de Sierra de Culebra», declaraba ayer el responsable autonómico.

Se espera que las lluvias de las últimas semanas, tras un largo periodo de sequía, permitan a la vegetación reverdecer y por lo tanto volverse algo más resistente al fuego de cara al verano.