La campaña "En Mi Pueblo No Hay Silencio" ha llegado a 25 municipios del oeste de Zamora y Salamanca, una iniciativa en contra de la violencia de género en el mundo rural que ha llegado de la mano de la AECT Duero Douro y que se ha materializado en bancos morados que desde ahora salpican los pueblos.

Los municipios de la AECT Duero-Douro que se han adherido a la última acción de la campaña son Abezames, Alcañices, Almeida de Sayago, Castroverde de Campos, Ferreruela de Tábara, Fonfría, Herguijuela de Ciudad Rodrigo, Hermisende, Lubián, Manzanal de Arriba, Mayalde, Melgar de Tera, Mieza, Molacillos, Mombuey, Morales de Rey, Peñaparda, Pereña de la Ribera, Pias, Porto, Robleda, Santa Croya de Tera, Villamayor de Campos, Villardeciervos y Villaseco del Pan. 

Más mobiliario urbano

La acción tiene una doble vía: dar más servicios a nivel urbano y demostrar a través de estos elementos "el férreo compromiso que el municipio tiene con la igualdad de oportunidades y la lucha contra la violencia de género", ha destacado la AECT en un comunicado. 

Esta campaña se ha realizado gracias a los fondos procedentes del Pacto de Estado contra la violencia de género, cuando la AECT Duero-Douro apostó por llevar a cabo una campaña en la que dejar claro "que en los pueblos de la AECT Duero-Douro no tiene cabida el silencio para las desigualdades y las violencias de género". Un mensaje éste que no conoce de fronteras y por ello esta campaña también se llevó a cabo en Portugal.

El pódcast como altavoz de la mujer rural 

"En Mi Pueblo No Hay Silencio" es también el nombre del pódcast que desarrolla la entidad y que trata la realidad de las mujeres en los pueblos de La Raya. En 2023 han lanzado ya cinco capítulos de "La Raya con voz de mujer" donde se han hablado con mujeres presentes en los pueblos de Zamora y con temáticas como el trabajo de la Guardia Civil en el territorio, el emprendimiento rural y casos reales de mujeres, la preservación de la cultura y las tradiciones, las mujeres y el teletrabajo y la música y las compositoras olvidadas.