Kiosko La Opinión de Zamora

La Opinión de Zamora

La Gran Ruta de los Molinos y Laneiros une Calabor con la aldea lusa de Varge

Todos los pueblos implicados en el proyecto transfronterizo recuperarán elementos de su patrimonio natural y arquitectónico

Lagar de Santa Cruz de Abranes, uno de los elementos arquitectónicos que forman parte de la ruta. | A. S.

Con una inexplicable ausencia de representantes de las instituciones españolas, se presentó en Calabor “La Gran Ruta Trasfronteriza de los Molinos y Lameiros”, un importante trabajo de cooperación entre los pueblos limítrofes de España y Portugal. Un proyecto de importancia estratégica para el municipio de Pedralba de la Pradería, pero fundamental para Portugal.

El alcalde de Pedralba, Francisco Guerra, abría el acto agradeciendo las presencia de autoridades, muy significativa por parte de la delegación de Portugal encabezada por la secretaria de Estado de Desarrollo Regional, Isabel Ferreira; junto con el embajador de Portugal en España Joao Mira Gomes; el presidente de la Cámara de Braganza, Hernani Dias; el presidente de la Junta de Freguesia, Mario Francisco Gómes; y una representación española encabezada por la corporación de Pedralba y el diputado sanabrés, Ramiro Silva.

Isabel Ferreira subrayaba el compromiso con estos proyectos y el desarrollo de trasmontano y la frontera, en especial con esta ruta. Precisó que el Gobierno de Portugal avanza en la cooperación en materia sanitaria, a través el INEM de Portugal y su homóloga española.

La secretaria de Estado de Valorización del Interior portuguesa interviene en la presentación de la ruta, en la localidad sanabresa de Calabor. | A. S. Araceli Saavedra

El diputado Ramiro Silva subrayó su compromiso con el Ayuntamiento y “el que más propuestas en materia de turismo ha hecho la Diputación”. Reconoció la relevancia de los pueblos de la frontera “que conservan tradiciones que ya casi no se ven, no se ven molinos, hornos o lagares”. Animó a seguir con este proyecto “para fijar población, crear puestos de trabajo y sobre todo preservar el patrimonio etnográfico y cultural” con el respaldo de la Diputación, que, ya contribuyó a reparar el molino de Rihonor sede de la oficina de turismo.

El embajador luso recalcó que es un proyecto “muy importante para ambos países, para Portugal y España, y para las aldeas que atraerá más gente al territorio”, un proyecto que se ha materializado tras año y medio de colaboración.

Intervención de Ramiro Silva en el acto de Calabor. A. S.

El teniente de alcalde de Pedralba, Jesús García, subrayó la trascendencia “enorme en unos territorios como los nuestros, acuciados por tantos problemas que también son comunes, problemas que no saben de fronteras: la despoblación, una sangría que no acabará si no conseguimos que nuestros jóvenes sean capaces de labrarse un destino en estas tierras”. Reclamó de “nuestras administraciones –ausentes casi todas las españolas en el acto- que se acuerden de la frontera, de la Raya y de las personas que todavía vivimos aquí”. Reclamó un convenio internacional para sanidad, educación y una línea de transporte desde Puebla a Braganza.

El teniente de alcalde evitó afear el desplante de las instituciones, pero el presidente de la Cámara Municipal de Braganza Hernani Dias no tuvo ese problema para afear la nula representación institucional española. Dias subrayó la presencia de “otras autoridades invitadas” las del conocimiento, la tradición, de la tierra” que han posibilitado este proyecto. Se remitió a la última cumbre hispanolusa donde “se habló de la cooperación transfronteriza” pero “los que marcan la diferencia son los proyectos como estos”.

Las delegaciones presenciaron la presentación institucional de la Ruta trasfronteriza discurre por unos 40 kilómetros, de los que 20 pertenecen a los pueblos de Calabor, Rihonor y Santa Cruz de Abranes, que se señalizarán con balizas, mesas interpretativas y paneles a la entrada de las poblaciones, además de estar georeferenciada y con puntos de conexión bluetooth para ampliar y complementar información. El tramo portugués está terminado, mientras que el español sufrió un retraso “por las elecciones autonómicas”.

Interior del lagar de Santa Cruz de Abranes. Araceli Saavedra

Cada pueblo tendrá un conjunto de actuaciones como la Casa de la Frontera, como centro de interpretación, y reconocer la labor de las fuerzas del orden de los dos países en la frontera. El concejal Santos Sebastián recalcaba la importancia del proyecto “que solo en Calabor hubo 9 molinos de agua en funcionamiento. Algo que las generaciones nuevas no conocen, que es necesario poner en conocimiento y explotar”. El molino de la Lameiras y Arraixada se usarán como refugio, la presa, la iglesia, la playa y el Castro El Castillo un vestigio arqueológico de la Edad del Hierro totalmente desconocido.

En Santa Cruz se recuperará la casa de La Frontera, el nacimiento del río Varge, fuente, merendero, la “campanica” del concejo, la iglesia, el centro de estacionamiento de caravanas, molinos, miradores, y el castañar centenarios forman parte de ese recorrido. Rihonor de Castilla “joya en sí misma” cuenta con la oficina de turismo en un molino restaurado, las singulares “potrancas” de paso sobre el río, la iglesia, el área de descanso.

Compartir el artículo

stats