Kiosko

La Opinión de Zamora

La ambulancia deja 13 horas esperando a una mujer de 100 años para volver a casa

La centenaria se recupera de una cirugía y necesitaba ser trasladada en camilla | El caso, denunciado en Sanidad y ante la Guardia Civil

Una ambulancia frente al hospital Virgen de la Concha. | J. L. Fernández

13 horas de espera: es la pesadilla que vivieron una centenaria alistana tras recibir el alta hospitalaria en el Virgen de la Concha y su hijo, que la acompañaba, hasta que hubo una ambulancia disponible para devolver a la paciente a su lugar de residencia, el centro de la tercera edad “Virgen de la Salud”, en Alcañices.

La mujer, que cumplió 100 años el pasado 25 de junio, se rompió la cadera pocos día después de su cumpleaños y fue operada en este hospital de Zamora. A los pocos días de recibir el primer alta volvió a ingresar por una infección nosocomial, de la que recibió el alta hospitalaria el 21 de julio a las 11.50 horas, cuando estaba con ella su hijo Modesto Ramajo. A esa misma hora desde la planta del hospital Virgen de la Concha se solicitó una ambulancia para su traslado a Alcañices. Pero pasó la hora de comer, la tarde, lanoche... y la ambulancia no llegó hasta las 0.50 horas del 22 de julio, exactamente 13 horas después.

La centenaria aún se está recuperando de la cirugía en su cadera, por lo que necesariamente tenía que viajar tumbada en una camilla, por eso su hijo no podía acercarla en su propio coche hasta Alcañices y tenía que ver frustrado como pasaban las horas sin que hubiera noticias de la ambulancia para su madre. “Estamos tan acostumbrados a esperar tres o cuatro horas por una ambulancia que ya nos parece algo normal, cuando no debería de ser así, pero tener a un día entero a una persona esperando sí que no es de recibo”, expresa enfadado Modesto Ramajo, hijo de la centenaria, que ha denunciado el caso con una queja formal ante la Gerencia de Sanidad y también mediante una denuncia en la Guardia Civil.

Ramajo también destaca el buen trato y la profesionalidad de todos los sanitarios que atendieron a su madre en el hospital Virgen de la Concha, algo que no tiene que ver con las deficiencias en el servicio de ambulancias, que presta el Sacyl a través de la empresa concesionaria Ambuibérica.

Este no es el primer caso –aunque con 13 horas, sí es uno de los más destacables– en que una ambulancia deja esperando demasiado tiempo a una persona mayor para trasladarla del hospital a casa. “Estas cosas hay que denunciarlas siempre con una queja escrita para que los que llegue a quienes gestionan la Sanidad y pongan más recursos”, afirma Ramajo.

En este caso, la espera de 13 horas la sufría una mujer de 100 años y con una discapacidad reconocida del 75%. Al menos, pudo esperar dentro de la habitación y recibió comida, merienda y cena del hospital, a petición de su hijo. Este periódico se ha hecho eco en el pasado de otros casos de personas que han permanecido durante horas sentados en una sala de espera por la demora de las ambulancias.

Compartir el artículo

stats