El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, ha recordado, al cumplirse un año de la disolución de las Cortes y la convocatoria adelantada de elecciones, que tomó aquella decisión “pensando en el interés de las personas de Castilla y León” y buscando “la estabilidad política” y ha apuntado que el tiempo le ha dado la razón.

Así lo ha aseverado Fernández Mañueco, en declaraciones a los medios de comunicación, en un acto celebrado en Valladolid donde ha presentado el quinto libro del humorista gráfico e ilustrador José María Nieto que recopila una serie de viñetas publicadas en un periódico de Castilla y León.

“Hace un año, pensando en el interés de todas de personas de Castilla y León tuve que convocar elecciones, buscaba la estabilidad política porque es lo que permite la generación de oportunidades, la creación de empleo. Y desde luego el tiempo me ha dado la razón”, ha aseverado Fernández Mañueco.

Y es que, para el presidente de la Junta, Castilla y León “hoy está mejor que hace un año” y en un día se aprobarán los Presupuestos Generales de la Comunidad para 2023, un instrumento que va a “permitir la protección de los mayores, ayudar a las familias, al sector productivo y al sector privado, que es muy importante”, ha apuntado Fernández Mañueco, quien se ha referido además a que la comunidad tendrá los impuestos más bajos de la historia.

“Por lo que ha ocurrido este año hace que pensemos que estamos mejor que hace un año, y el año que viene será mejor que este año”, ha subrayado el presidente del Gobierno regional.

Sobre la posibilidad de volver a adelantar las elecciones autonómicas, Alfonso Fernández Mañueco, ha apuntado que a diferencia de Pedro Sánchez “que traiciona sus principios, por votos, pensando en su interés particular”, él piensa “en el interés general”, por lo que “lo volvería a hacer hoy pensando en el interés de las personas”.

García-Gallardo espera que los presupuestos se aprueben “tal y como están”

El vicepresidente de la Junta de Castilla y León, Juan García-Gallardo, se mostró ayer esperanzado en que los Presupuestos Generales de la Comunidad para 2023 se aprueben “tal y como estaban previstos, inicialmente”. “Hemos estudiado todas las iniciativas que han presentado los grupos parlamentarios pero ya habíamos elaborado ese proyecto de presupuesto después de unos meses de negociación entre las dos formaciones que conforman el Gobierno autonómico como el Partido Popular y Vox”, aseveró.

Antes de presidir el evento solidario de Tierra de Sabor para formalizar la entrega de una subvención de 225.000 euros para la adquisición de productos de la marca de garantía al Banco de Alimentos, Cáritas y Cruz Roja, García-Gallardo consideró que los próximos presupuestos, que se debaten hoy en las Cortes serán los del “cambio de rumbo”, a favor de las familias y la superación del invierno demográfico, además de ayudar al campo y los trabajadores. También, destacó que son las cuentas más sociales de la historia de Castilla y León y que asumen el reto de la reducción del gasto público “prescindible” y “superfluo” así como de la deuda pública. Añadió que son unas cuentas “responsables” y a la altura de las circunstancias.