Foto de familia del encuentro. | Ical

Varios de los ediles durante la cita en Valladolid. | Ical

El presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, se ha comprometido delante de los alcaldes de los principales municipios de la región a presentar “un plan B” que incluirá cómo cerrar colegios afectados por el COVID, así como la contratación de “varios centenares de docentes”. Sobre el procedimiento que seguirá la Consejería de Educación cuando se produzca algún brote en algún colegio, el alcalde de Valladolid accidental, Manuel Saravia, ha detallado que la Junta ha detallado que será en los próximos días cuando se detalle la manera en que se podrá “restringir la movilidad, confinar o cerrar algún colegio”.

El anuncio se ha producido tras la reunión que el líder regional mantuvo ayer con los alcaldes de los municipios de más de 20.000 habitantes de la región, a los que pidió que “aporten en la lucha contra el virus” y movilicen los medios necesarios para el control y sanción de los comportamientos que ponen en riesgo la salud de todos.

Durante la cita, que tuvo lugar en el Colegio de la Asunción de Valladoli, y que se desarrolló en un ambiente de cordialidad, el presidente autonómico trasladó a los regidores que el incremento de los contagios exige a todas las administraciones dar respuestas “claras y acertadas”, con medidas como las acordadas por unanimidad en el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud. En este sentido, recordó que la coordinación y la seguridad jurídica son elementos “esenciales” para contener a un virus que no entiende de fronteras administrativas. Desde hace semanas, según añadió, la Junta venía demandando herramientas para dar homogeneidad a las diversas actuaciones ante el aumento de casos. Fernández Mañueco indicó que Castilla y León ha sido una de las primeras comunidades en hacer efectiva, en su territorio, la aplicación de estas medidas.

El responsable del Ejecutivo regional defendió el municipalismo y el papel “trascendental” de las entidades locales, a las que la Junta de Castilla y León está apoyando con casi 93 millones de euros en fondos extraordinarios para hacer frente al coronavirus. Al primer fondo extraordinario, de 10,7 millones de euros, se están sumando ya los 80 millones acordados en el Pacto para la Recuperación Económica, el Empleo y la Cohesión Social.