Kiosko

La Opinión de Zamora

Este pueblo de Zamora vuelve a quedarse sin agua en plena ola de calor

Junquera de Tera se ve obligada a paralizar el abastecimiento desde La Milla y ahora tiene que reducir el suministro a dos horas al día

Una cuba de agua para abastecer al pueblo de Junquera. | E. P.

Se había buscado una solución pero no ha sido posible llevarla a cabo. De nuevo llega el mes de agosto y en Junquera de Tera los vecinos se quedan sin agua. En este pueblo de la provincia de Zamora llevan varios días con el suministro reducido, según la alcaldesa, Tamara Fuentes, a dos horas al día. Aún así hay algunos vecinos, los que están situados en la parte alta del pueblo que aseguran que, ni siquiera en ese tiempo, el agua llega a sus casas.

El problema viene de largo. Y desde la Alcaldía se ha explicado en varias ocasiones que “no hay agua”.

Ayer reconocía la alcaldesa que en el pueblo llevan varios días sin agua y aseguraba que desde el Ayuntamiento de Vega se está haciendo todo lo posible por dar una solución para los vecinos. “Con el poco agua que hay lo que hacemos son cortes de suministro para lograr que se llene el depósito. Abrimos a horas puntuales. Por la mañana para que la gente pueda lavar; a mediodía para que puedan comer y fregar; y por la noche. Pero en total son dos horas diarias. No podemos de momento abrir más”.

Quejas vecinales

El problema está, dicen algunos vecinos, que ni siquiera en esas horas puntuales en que se abre el suministro, llega el agua a sus casas. “Abres el grifo y salen unas gotas no da ni para medio litro de agua”; “parecía que había agua de madrugada y mi madre se levantó a las seis de la madrugada para ducharse y nada; anoche estuvo hasta las dos de la mañana y tampoco, ni a las cinco de la madrugada, ni a las seis. El servicio de agua es básico y ahora mismo no lo tenemos”, lamentaba una vecina. “Lo que pedimos es que el agua que haya se reparta de modo equitativo para los vecinos”, añadía.

Las quejas llegan, sobre todo, de los vecinos de la parte alta del pueblo. Explica la alcaldesa que “el depósito está por debajo del nivel del pueblo. Tenemos una bomba de presión que, con la poca agua que hay, no tira, no tiene fuerza para garantizar el suministro. Estamos haciendo los cortes para que la bomba pueda llevar el agua a todos los vecinos. No es algo que elijamos que el agua vaya para una parte del pueblo y la otra no, el pozo está mal hecho y estamos intentando solucionar este problema”.

Cubas de agua desde la Diputación

De momento desde el Ayuntamiento se ha solicitado a Diputación Provincial ayuda para garantizar el abastecimiento a todos los vecinos y “hasta ahora han venido ya tres cubas de agua con las que vamos llenando el depósito para que el agua clore y tenga una salida normal”. Y asegura que también está previsto abastecer a los vecinos desde Diputación Provincial con garrafas de agua, tal y como se ha hecho otros veranos.

Además se ha iniciado ya la tramitación para realizar un nuevo sondeo. Lamenta la alcaldesa que en esta ocasión “se había buscado una solución y ha quedado paralizada”. Se refiere al proyecto iniciado y que contaba con financiación de Diputación para abastecer desde La Milla de Tera a los vecinos de Junquera.

Desacuerdo con La Milla de Tera

Las obras llegaron a comenzar pero se han visto paralizadas por las quejas vecinales de La Milla. Según los vecinos de La Milla el proyecto no había contado con ellos, asegurando que no se había llegado a aprobar en el pleno municipal y poniendo en duda su legalidad. También decían que se iba a destinar la mayoría del agua de La Milla al pueblo vecino.

La alcaldesa de Vega de Tera, ayuntamiento al que pertenecen las dos pedanías de Junquera y La Milla, asegura que sí explicó a los vecinos de La Milla el proyecto de abastecimiento y que se llegó a alcanzar un acuerdo entre los pueblos “con presencia de la alcaldesa pedánea”. Asegura Tamara que esa cesión de agua a Junquera “no era gratuita”.

En este sentido explica que “La Milla se comprometía a ceder a Junquera agua los dos meses que hacen falta y había dos tuberías, una para cada pueblo pedáneo". Por parte de Junquera, y siempre según la alcaldesa, estos eran los compromisos:

  • Por un lado, "nos comprometimos a cambiar contadores para que todo el mundo pague el agua que consume. Y en Junquera se pusieron contadores digitales y salió a la luz que había 70 altas de acometidas cuando en realidad eran 140 y otras que tapamos”.
  • Otro de los compromisos, explica, era hacer un pozo de sondeo para el riego, del que no dispone ahora La Milla de Tera.
  • También estaba el compromiso de “pasar cartillas médicas de Junquera a La Milla donde al no tener 50 cartillas no tienen asistencia médica en el pueblo y el médico es el mismo para los dos pueblos. al lograr esas 50 cartillas médicas, podían tener el médico en el pueblo".

Lo que parecía un acuerdo favorable para las dos partes no se ha llevado a cabo. Los vecinos de La Milla recogieron 140 firmas en contra del proyecto que se había iniciado y del que, aunque la alcaldesa asegura lo contrario, dicen que no tenían información. Anunciaron denuncias y protestas, según explica la alcaldesa que optó por paralizar las obras. "Cuando planteamos el proyecto estaban de acuerdo pero no podemos cogerles el agua si no quieren", señaló la alcaldesa.

Compartir el artículo

stats