Confidencias en el scriptorium (IV)

El Anticristo y el fin del primer milenio

Un caballo bermejo vagaba sin freno sobre la peste y la hambruna. La gente cuerda enloquecía y los prodigios se repetían

07.05.2016 | 01:59
Eduardo Ríos

El final del primer milenio es inseparable de un joven que entró en la corte cordobesa por su buena caligrafía y acabaría convirtiéndose, quién lo hubiera dicho de aquel musulmán, tan austero y delicado, en el más encarnizado enemigo de los cristianos. Se llamaba Mahomat Abenamir. Tenía una ambición ilimitada y sus repetidas victorias le valdrían el sobrenombre de Almanzor. Centros neurálgicos como Zamora, Tábara, Astorga, León o Sahagún, entre otros, supieron de su fuerza. Al paso de sus jinetes, los pueblos quedaban arrasados, los monasterios derruidos, las haciendas y alquerías incendiadas. Todo, a merced de Satán. Del invasor. El fin del mundo parecía cerca. Urgía formar un frente común capaz de frenar al Anticristo que anunciara el profeta Juan.

Se acercaba el final del primer milenio y un caballo bermejo, ese al que fue dado desterrar la paz de la tierra, vagaba sin freno sobre la peste y la hambruna. La gente cuerda enloquecía y un sinnúmero de prodigios nunca vistos aparecía por doquier.

Una noche, varios peregrinos llegaron al monasterio diciendo haber visto a la luna volverse de un color rojo como de sangre derramada y al sol tornarse negro como pelo de cabra. Contaban, sobrecogidos, cómo habían sobrevivido a lluvias de granizo y fuego y alguno juró haber contemplado astros que caían del cielo ardiendo como teas.

No nos toca a nosotros averiguar los momentos del Padre, pero parece llegado el final. Sí, porque de un tiempo acá las convicciones más firmes se derrumban. La circuncisión comienza a ser práctica habitual entre los cristianos. Algunos abominan del cerdo en las comidas y practican la poligamia con descaro. Otros reniegan de las costumbres de sus padres y se entregan a los vicios orientales olvidando la lectura de los libros santos. El mundo está a merced de Satán, del invasor. Urge frenar al islam.

Sabedores de que aún puede evitarse el desastre, nuestros clérigos truenan desde los púlpitos alertando sobre el Anticristo y las nefastas consecuencias que su victoria tendría para la cristiandad. Es la suya, una llamada contra el mal. Una furibunda diatriba en pos de la unión de un pueblo desorientado ante la división de sus pastores y la creciente aparición de herejías. Todo obedece a un plan diseñado en las sacristías que busca un frente común capaz de detener el fulminante avance del califato.

Hace un par de siglos que el maligno entró en Hispania por el sur de la península y, sin apenas resistencia, llega ahora a los Campos Góticos. Esa «tierra de nadie» talada junto al Duero y convertida en guarida de lobos entre el califato y los reinos astures.

Cuenta el abad de San Martín de Castañeda que la lista del martirologio no deja de crecer en Córdoba desde que el joven Perfecto fuera degollado a las puertas del Alcázar y su sangre pisoteada por una muchedumbre fanática. Pasó hace poco por aquí con sus monjes y, de ser cierto lo que dijo, en cualquier momento veremos a las puertas mismas del monasterio espadas muy diferentes a las cristianas. Jura que, de un solo tajo, separan la cabeza del tronco y que no pararán hasta llegar a Compostela y profanar la tumba del apóstol.

Es por esto que acepté el encargo del señor abad cuando me propuso ilustrar el beato. Quería prevenir a mis hermanos de los horrores a los que estaban abocados recordándoles los horrores anunciados en el Apocalipsis por el profeta Juan.

Pensaba que, con la ayuda de Dios nuestro Señor Jesucristo, mis ilustraciones a los comentarios del libro de las Revelaciones contribuirían a detener el avance del califato creando un frente común en torno a los reyes cristianos. Lo que nunca imaginé es que la puta Babilona, con el tiempo, pudiera levantar tal revuelo en el cenobio.

Solo es un dibujo, sin relieves ni bultos de fémina, pero comprendo el sofoco de los monjes. ¿Cómo no habría de entenderlo? ... ¡Son tantos los placeres que esconde! ¡Es tal su colorido! ¡Tanta su perfección!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine