Un veintena de empleados de la ONCE protesta en Madrid por los recortes

Los zamoranos, parte de los 50.000 discapacitados que salieron a la calle

 01:21  
Los zamoranos asistentes a la manifestación de Madrid posan en plena protesta por los derechos de los discapacitados.
Los zamoranos asistentes a la manifestación de Madrid posan en plena protesta por los derechos de los discapacitados. Foto cedida por los manifestantes

JUDIT CALVO La manifestación convocada el pasado domingo en Madrid por el Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI) bajo el lema SOS Discapacidad, reunió también a un grupo de trabajadores de la ONCE de la capital, que no quisieron perderse la oportunidad de defender sus derechos y protestar contra los recortes sociales en primera persona.


La comitiva zamorana formó parte de los más de 50.000 discapacitados que tomaron las calles, «ante la inquietante situación por la que atraviesan las personas con discapacidad y sus familias, agravada por la crisis y las decisiones políticas, en todos los ámbitos y planos, de regresión de derechos y de debilitamiento del precario nivel de cohesión y protección sociales alcanzado por España», se pronuncian los convocantes.


Los zamoranos que secundaron la protesta fletaron un autobús para asistir a la manifestación, a la que estaban convocadas personas con discapacidad de toda España, un transporte al que se sumaron también los manifestantes de Medina del Campo, que una vez juntos tomaron rumbo a la capital de España.


«Dentro de la ONCE no se notan mucho los recortes, pero fuera el impacto es total, muchos discapacitados que no pueden trabajar han perdido la ayuda de 400 euros y el Gobierno se está olvidando de nuestros derechos y nuestras necesidades, sobre todo de los más necesitados», explica José Luis Linares, miembro del consejo territorial de la ONCE y vendedor en Zamora. Junto a sus compañeros recorrió el trazado de la manifestación con una sensación «muy positiva», al constatar que «toda la discapacidad de España está unida», se pronuncia Linares, que mantiene la esperanza en que la protesta logre «que el Gobierno no se olvide de nuestra presencia y reivindicaciones», subraya.


El CERMI reúne las inquietudes del colectivo, que lamenta que la crisis económica «incida de forma más virulenta en los sectores sociales en situación de mayor vulnerabilidad. El impacto de la crisis económica y de empleo, evidente en toda la sociedad, es mucho mayor en las personas con discapacidad y en sus familias», afirman los convocantes.


Las protestas tienen lugar dentro del «Programa de contestación activa y movilizaciones sociales» que el CERMI aprobó llevar a cabo el pasado 27 de septiembre con el fin de «contrarrestar con medidas de toma de conciencia y acciones directas la deriva de retrocesos a lo que nos estamos viendo abocados».

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 
Enlaces recomendados: Premios Cine