Aniversario

Cuatro años de la muerte de Steve Jobs, el genio de Apple

Un cáncer de páncreas se llevó a un visionario que fue capaz con sus ideas de revolucionar la tecnología

05.10.2015 | 12:11
Steve Jobs revolucionó la tecnología con sus ideas.

Los grandes inventos de Steve Jobs

  • APPLE II. Se presentó al público en 1977, convirtiéndose en el canon de lo que debía ser a partir de entonces una computadora personal. Fue el primer gran éxito de Jobs, que lo desarrolló junto a Steve Wozniak. Precio: 1.298 dólares
  • MACINTOSH. Se presentó en 1984. Era ra más rápido: 8 Mhz y un monitor blanco y negro y la posibilidad de usar disquetes de 3,5. Tenía 128 Kb de RAM y popularizó la interfaz gráfica con iconos, ventanas y un cursor controlado por mouse. Precio: 2.495 dólares
  • IMAC. El primer producto de la segunda etapa de Jobs salió a la venta en 1998. Puso fin a la era del disquete. Su lanzamiento supuso una revolución, ya que integraba el monitor y la CPU en un único aparato. Precio: Desde 1.174 euros
  • iPOD. En 2001 Apple lanzó un dispositivo que revolucionó el negocio de la música. Además, supuso la primera incursión de Apple en el mercado de la música digital. Para muhcos, el iPod fue al MP3 lo que el walkman de Sony al casete. Precio: Desde 49 euros
  • iTUNES y APP STORE. Las tiendas en Internet de Apple. La primera es un reproductor de medios y tienda de contenidos multimedia desarrollado por Apple con el fin de reproducir, organizar y sincronizar iPods, iPhones, iPads y comprar música. La segunda, permite comprar aplicaciones.
  • iPHONE. Apple entra el mercado de los teléfonos móviles en el año 2007. Lo hace de forma revolucionaria, incorporando en un mismo dispositivo unl teléfono móvil con pantalla táctil, reproductor multimedia e Internet.
  • iPAD. Estrenado en 2010, el último gran invento de Jobs quiere poner fin a la hegemonía de los ordenadores portátiles. Su éxito ha sido tal que muchas otras empresas han creado sus propias tabletas. Precio: desde 410 euros

Este lunes se cumplen cuatro años de la muerte de Steve Jobs. Con tan solo 56 años, el hombre ya convertido en mito que consiguió democratizar la tecnología y acercarla al gran público, se marchó el 5 de octubre de 2011. Desde el campus de Apple en Cupertino –California– hasta las tiendas que la compañía tiene repartidas por todo el planeta, los millones de usuarios y admiradores del mito y de la empresa que creó lloraron la desaparición de un genio que fue capaz con sus ideas de revolucionar el mundo tecnológico.

Jobs, el visionario que consiguió popularizar la informática doméstica, acercar la música a las masas, revolucionar desde sus cimientos la industria de la telefonía móvil y reinventar con el iPad el formato papel para dar una segunda oportunidad en internet al negocio editorial era definido como "un trabajador incansable", aunque para otros no dejaba de ser un "adorable tirano". Pero entre todos los que pudieron conocerle y trabajar con él codo a codo, hay un adjetivo que se repite continuamente, y ese apelativo es el de genio.

Jobs soñó allá por 1974 con hacer una máquina amiga; una máquina para cuyo manejo no fuesen necesarios conocimientos de informática, ni haber oído nunca hablar de lenguajes de programación.

Su unión con Steve Wozniak, la otra mitad de la primitiva Apple, redondeó el proyecto. Jobs imaginaba cosas imposibles y Wozniak conseguía hacer que funcionasen.

En 1976 en un garaje -¿que hubiera sido de la innovación americana si no hubiesen existido los garajes?- nació Apple I, que no era mas que un teclado con un procesador conectados a un monitor.

Y soñó que ese aparato no necesitase libro de instrucciones y, poco a poco, en cada nuevo paso, fue simplificando el funcionamiento, haciéndolo mas próximo al usuario, mas humano. Parecía esconder la tecnología, a base de crear nueva tecnología. Era de esas personas que cree todo lo que se imagina puede hacerse, lo difícil es imaginarlo.

Cuando los Steves consiguieron convertir en sueño en un negocio, comenzaron los problemas. En 1983 Apple Computer facturaba 2.000 millones de dólares y los tiburones financieros vieron que la locura de aquellos dos muchachos era un negocio.

La salida del Macintosh aumentó el negocio y multiplicó las ventas. Un nuevo artilugio era la base del invento, el ratón, instrumento que ya habían probado en el 81 en el Apple Lisa, pero que ahora se convertía en una herramienta mágica, capaz de traducir las ordenes del usuario a partir de un movimiento con el dedo.

Pero los sueños se ahogaban en el negocio y Jobs salió de la compañía para soñar en nuevas aventuras. Le compró a George Lucas la división de animación y sobre ella creo los estudios Pixar, que revolucionarían las películas de "dibujos".

El mundo del arte le reconoció el mérito y el 1989 el cortometraje de Pixar "Tin Toy" se llevó el Oscar al mejor corto de animación y en 1996 llegó el segundo con "Toy Story". Pero su "hijo" era Apple y a finales de 1996 volvió a la empresa y a partir de ahí, la explosión.

Se convirtió en el presidente peor pagado del mundo. Su sueldo era de un dólar y su oficio, nuevamente, imaginar. De su cabeza salió el iMac donde además de tecnología y sencillez nació otra de las que habían ser la seña de identidad de la compañía: el diseño, lo bonito.

Apple empezó a hacer las cosas bonitas, deseables y comenzó la leyenda. Nacieron los "maqueros" caracterizados por pertenecer a una secta que estaba reñida con los "peceros" y con todo lo que sonase a "ventanas".

Pero la leyenda no había hecho mas que empezar. En el 2001 aparece una pequeña cajita blanca con una rueda como todo accesorio y que solamente servía para escuchar música. La llamaron iPod y no se parecía a nada de lo existente. No tenia botones. No se sabia cómo podía funcionar aquello. Solo los miembros de la secta podían hacer la magia de que sonase.

Pero la magia sólo requería un dedo y una vez revelado el secreto todos accedían a ella. A la música le siguió la imagen y el iPod se convirtió en un signo: llevar unos auriculares blancos era la señal que distinguía a los seguidores.

Pero la "secta" se hizo masiva. En menos de nueve años mas de 220 millones de aparatos blancos estaban en el mercado. Al blanco se unió el negro; la caja original varió de tamaño; las pantallas se llenaron de color y era hora de pensar en el siguiente escalón. A todo ello se le unió un teléfono: nació el Iphone, el teléfono mas sorprendente en su momento y mas deseado.

Una característica fundamental descolocó a los competidores: se manejaba con un dedo y la pantalla cobro vida, se hizo táctil.

Y su ultimo sueño fue convertir el teléfono en un ordenador sin teclado, sin ratón, que no pesa y que está en conexión permanente a internet en cualquier lugar. Había nacido el iPAD. En tres meses vendió mas de tres millones de aparatos y nuevamente todos los competidores a correr detrás.

Pero el páncreas venció a la imaginación y desde enero del 2009 su salud se quebró. Volvió al trabajo, pero dos años después tuvo que volver a despedirse.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
anteriorsiguiente
Enlaces recomendados: Premios Cine