29 de diciembre de 2017
29.12.2017

¿De dónde vienen algunas de las expresiones populares españolas?

Cortar el bacalao, irse a freír espárragos... te desvelamos el origen de estas frases hechas

31.12.2017 | 17:22
El origen de ´freír espárragos´.

Intentar traducir a otros idiomas frases hechas españolas tan populares como ponerse las botas, a palo seco, o montar un pollo supone para la mayoría de personas meterse en camisa de once varas. Pero todas estas expresiones cobran nuevo sentido después de conocer su origen.

Éstas son algunas de las historias más curiosas detrás de las expresiones españolas:

Irse a freír espárragos


La expresión anda a freír espárragos aparece en documentos del siglo XIX como forma de evitar a una persona molesta. Por entonces, se usaba en oposición al proverbio latín Citius quam asparagi coquantur (En lo que tardan en cocerse los espárragos) para mantener a alguien ocupado el mayor tiempo posible. Dado que la cocción de los espárragos exige poco tiempo, la mejor manera de mantener a alguien entretenido no es que los cueza, sino que los fría.

Ponerse las botas


La frase ponerse las botas surge en paralelo al nacimiento de este tipo de calzado, que comenzó siendo exclusivo de las clases más altas. Quienes calzaban botas, llevaban sus pies bien resguardados del frío y disfrutaban de mejores condiciones sociales que el resto, por lo que se asoció el hecho de ponerse las botas con disfrutar de recursos en abundancia, según cuenta José María Iribarren en 'El porqué de los dichos'.

Ponerse las botas era una frase exclusiva de las clases más altas. Foto: EP

Meterse en camisa de once varas


Durante el medievo, los lienzos con que se manufacturaba la ropa se medían en varas, una unidad que equivale a 0,835 metros. Una tela de once varas --poco más de 9 metros-- se percibía como muy larga, de tal manera que meterse en camisa de once varas figuraba vestir una prenda exageradamente holgada, tal y como apunta el escritor Arturo Ortega en su artículo Historias de palabras y expresiones castellanas.

Una tela de once varas se percibía como muy larga. Foto: EP

Ortega añade que la ceremonia de adopción que se celebraba en Castilla durante la Edad Media consistía en simular un parto introduciendo la cabeza del niño adoptado por una manga muy ancha de una camisa. Meterse en camisa de once varas suponía entonces adoptar a alguien, con los problemas que esto implicaba, por decisión propia y no por necesidad.

A buenas horas, mangas verdes


La frase a buenas horas, mangas verdes tiene su origen en el siglo XV, cuando Isabel la Católica creó el primer cuerpo policial de España, la Santa Hermandad, cuyos integrantes --uniformados de verde-- se ganaron la mala reputación de llegar siempre tarde a la hora de realizar sus diligencias, según cuenta el académico de la RAE Juan Gil en su libro 'La ocasión la pintan calva'.

La Santa Hermandad llevaba las mangas verdes. Foto: EP

Otro gallo cantaría


La Biblia cuenta que en las últimas horas de vida de Jesucristo, éste predijo que Pedro negaría conocerle hasta en tres ocasiones "antes que el gallo cante dos veces". De ahí que la expresión otro gallo cantaría se aplique para dar a entender que, si una determinada situación se hubiera planteado de otra manera, las consecuencias habrían resultado diferentes, de acuerdo al libro 'Fraseologismos oracionales'.

La expresión otro gallo cantaría viene de la Biblia. Foto: EP

De pe a pa


La locución de pe a pa, utilizada para decir que algo se ha contado o memorizado con detalle, aparece ya en La Celestina, tragicomedia escrita por Fernando de Rojas en 1499: "Yo te juro por el santo martirologio de pe a pa...". Aunque su origen no está claro, el escritor Arturo Ortega apunta que podría haber surgido en los tiempos en que no existía la imprenta y se recurría a copistas o escribanos que, para dar fe de que habían hecho una transcripción fiel, agregaban la frase de palabra a palabra, abreviada más tarde como de P. a P.

La expresión de pe a pe ya aparecía en 'La Celestina'. Foto: EP

El quinto pino


Decir que algo está en el quinto pino sirve para expresar que un lugar se sitúa muy lejos. Para encontrar el origen de esta expresión hay que remontarse al Madrid de principios del siglo XVII, según el escritor Alfred López, que explica que durante el reinado de Felipe V fueron replantados cinco frondosos pinos a lo largo del paseo de Recoletos. El primer pino se encontraba en la parte más baja del paseo y el quinto en la más alejada, en las inmediaciones del actual Paseo de la Castellana, a la altura de Nuevos Ministerios.

El origen de la expresión quinto pino se remonta a al madrid del siglo XVII. Foto: EP

Montar un pollo


López también cuenta en su libro 'Ya está el listo que todo lo sabe' que, durante el siglo XIX, se hicieron muy populares unas tribunas portátiles conocidas como 'poyo' (con 'i griega') que algunos oradores utilizaban para lanzar consignas políticas y organizar debates. A partir de entonces, cuando dos personas entablaban una discusión solía decirse que montaban un poyo o tribuna. Actualmente, el Diccionario de la RAE admite la utilización de la palabra 'pollo' con 'elle' para esta locución.

En el siglo XIX se hicieron muy populares unas tribunas portátiles conocidas como 'poyo'. Foto: EP

Estar en Babia


Babia es una comarca situada en la provincia de León que la realeza de la Edad Media solía frecuentar como lugar para evadirse de los problemas de la Corte y practicar la caza. Muchas fueron las ocasiones en las que los cortesanos necesitaban consultar a los monarcas algún asunto de vital importancia, pero no podían ser atendidos debido a que se encontraban en Babia. Quevedo fue de los primeros en dejar constancia por escrito de la expresión estar en Babia, según el Diccionario de la Lengua Castellana de 1822.

Babia es una comarca de León. Foto: EP

La ocasión la pintan calva


El origen de esta expresión tiene su origen en la mitología grecorromana, que representaba a la diosa Ocasión como una mujer que sólo tenía pelo en la parte delantera de su cabeza. De esa forma, se buscaba simbolizar que si las oportunidades que llegan de frente no se aprovechan, éstas no vuelven, de acuerdo al Instituto Cervantes. También se alude a la diosa Ocasión en la locución adverbial por los pelos.

La diosa Ocasión sólo tenía pelo en la parte delantera de su cabeza. Foto: EP

Cortar el bacalao


El origen de esta expresión, que sirve para designar a la persona que ostenta el mando en una determinada situación, se remonta al siglo XVI, cuando comenzó a popularizarse el consumo de bacalao al salazón en España. En las colonias del imperio español, este pescado desecado servía para alimentar a los esclavos y el capataz era quien repartía los trozos y decidía a quien correspondían los más grandes y los más pequeños.

El bacalao servía para alimentar a los esclavos y el capataz era quien repartía los trozos. Foto: EP
Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine