30 de noviembre de 2017
30.11.2017

Groucho mató a Nixon

La detención de un joven por tuits injuriosos al fiscal Maza

30.11.2017 | 00:26
Groucho mató a Nixon

L a imprescindible detención de un joven de 19 años por tuits injuriosos al fallecido fiscal Maza, un delito de tal gravedad que interrumpió la agenda del ministro del Interior, obliga quizás a alguna consideración sobre una enfermedad felizmente erradicada. Se llamaba libertad de expresión. En uno de sus ejemplos más viciosos, Groucho Marx declaró en una entrevista con una revista estadounidense que "la única esperanza que tiene este país es el asesinato de Nixon". En la distancia, resulta inconcebible que el periodista no disparara en el acto al humorista, aunque cabe la disculpa de que el exterminador Zoido no se encontraba operativo en aquel 1971. En lugar de encarcelar a Groucho, el abogado de la Casa Blanca dictaminó en un escrito no exento de ironía que "una cosa es decir que 'mataremos a Nixon' cuando eres el líder de una organización dedicada a matar gente, y otra completamente diferente cuando esas palabras son atribuidas al señor Marx, presunto humorista". Con esta incitación al libertinaje, no puede sorprender el declive de Estados Unidos. El ministro Zoido no tardaría un segundo en detener al letrado del gobierno estadounidense que firmara tamaño sacrilegio. Ojalá Maza estuviera vivo, para escuchar que su labor de fiscal general reprobado fue desastrosa en Cataluña, y que el Gobierno lleva un mes intentando recomponerla. Sus comentarios vejatorios sobre "catalanes abducidos" y su soberbia al declarar que "hemos tenido mucha paciencia" complementan a la perfección su querella irrisoria, en la que no se olvidaba de reseñar la complicidad culpable de Yoko Ono y el PIB con el independentismo. Si cuarenta años atrás se hubiera anunciado que la democracia en embrión impediría los chistes sobre Carrero Blanco, con lo difícil que resulta hablar del almirante sin hacer un mal chiste, hubiéramos preferido quedarnos en el postfranquismo que sí autorizaba estas expansiones hoy criminales. Ya solo queda calcular cuántos millones de euros se han evadido, mientras Zoido se entretiene en el apacible esparcimiento de leer tuits.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine