29 de agosto de 2017
29.08.2017
0/9
Zamoreando

Terrorismo forestal

La provincia de Zamora no puede permitirse perder pulmón natural

29.08.2017 | 00:37
Terrorismo forestal

Estoy muy triste con lo que pasa en los Arribes. Se están quemando. Fermoselle una tristeza. Esto es nuestro pulmón, nuestro corazón. Mira que yo soy de Madrid y estoy enamorada de los Arribes, de toda esta zona maravillosa, pero es que se lo están cargando. Nos estamos quemando, es que es increíble, Que malo puede llegar a ser el ser humano. Me parece imposible que lo sean quienes prenden la mecha. No valoramos las cosas, la vida, el aire, el sol. Habrá que empezar de cero. Estoy muy cerca del fuego y me quema la indignación. Pero no permanezco pasiva. ¿Qué pretenden los que queman y destruyen? Es tremendo. Que dolor y que pena. Hay que seguir luchando y empezar de nuevo. Hacer ruido y que las administraciones hagan caso. La gente en Fermoselle, en Pinilla, en Fornillos, donde tengo tantos amigos, esta triste, muy triste. No podemos desfallecer?"

En estos términos se expresaba, a través de un mensaje de audio, Nuria Martín, Numa en el mundo del arte. Una ceramista extraordinaria, madrileña de pura cepa, que un buen día visitó la zona, se enamoró y volvió para quedarse, para iniciar un proyecto de vida, para realizar su trabajo, para compartirlo a través de sus clases que son un auténtico master. Ese dolor y esa tristeza de Nuria son las mías y las de la práctica totalidad de zamoranos que contemplamos horrorizados el mapa del fuego que se extiende por esa zona hermosa y única de los Arribes zamoranos. Lo que está sucediendo en España y en Zamora con el fuego es terrorismo forestal puro y duro. No se puede calificar de otra manera.

La provincia de Zamora no puede permitirse perder pulmón natural, perder masa forestal, perder belleza calcinada por el fuego. La provincia de Zamora, y en ello estamos en la obligación de implicarnos todos, debe permanecer alerta y a la mínima sospecha denunciar. Da la sensación de que cuesta mucho levantar el teléfono y alertar. Unas veces el fuego es sobrevenido, pero lo que se quema aquí, se prende también aquí. Hay que pillar a los pirómanos, hay que ponerles a buen recaudo y aplicarles la ley antiterrorista. ¿Qué son los pirómanos?: terroristas forestales.

Me conmueve tanto dolor, tanta tristeza, tanta pena, tanta indignación y a la vez tanta resignación entre los nuestros, entre nuestras gentes de Fermoselle, tan castigada y a cuyo dolor me uno pero no me resigno. Y las de Pinilla y las de Fornillos a las que estamos en la obligación de demostrar nuestra solidaridad y nuestro cariño. ¡Dios mío, cientos de hectáreas de la reserva de la Biosfera, en Arribes y en Sanabria, calcinadas, quemadas en vida! Gentes evacuadas de sus casas, en el peor desarraigo posible, en el peor escenario. Residencias de ancianos viviendo el pánico cercano del horror insufrible de las llamas. ¿Hasta cuándo vamos a soportar esta situación?

Este verano en llamas está abrasando sueños, ilusiones, proyectos y está llenando de tristeza y también de indignación a las víctimas que son todos los vecinos que viven en alerta, que sufren al tener que abandonar sus domicilios, que lloran en silencio. Respeto y agradecimiento a los que combaten el fuego, a los que cambian destrucción por esperanza. Apoyo más que de palabra, solidaridad y cariño hacia los afectados que son los nuestros. Nuria querida, yo también estoy enamorada de esa zona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine