Desde los Tres Árboles

De romerías y sensaciones

La ermita de San Mamés surge como una prolongación de la tierra en la que se asienta

18.04.2017 | 00:11
Romeros de la villa tabaresa durante la jornada festiva en la que se honra a San Blas y San Mamés.

Como una prolongación de la tierra en la que se asienta. Humilde. Sin estridencias. Así surge la ermita de San Mamés en lo alto del cerro, con la naturalidad del brezo o los robles que la circundan y es tan pequeña que la mayor parte de los lugareños tiene que quedarse fuera mientras el señor cura dice la misa.

Los sillares son de piedra. La cubierta, de teja roja. Junto a la entrada una cruz y en la parte sur un ventanuco. Nada más. El resto monotonía. Ni galerías, ni gárgolas, ni tímpanos, ni arcadas. Ni una columnilla por sencilla que fuese. Nada. Ni tan siquiera una campana. La austeridad es brutal, sin embargo, desprende un magnetismo que cautiva.

Fue levantada a toque de concejo cuando los vecinos compartían sueños y carretas y supuso para la Tierra Vieja de Tábara la culminación de un logro colectivo. Hoy poco queda de aquel pasado. Su silueta, si acaso, emergiendo con un no sé qué, entre mágico y balsámico, de un robledal que muda la hojarasca a medida que el sol avanza.

Del hechizo forma, también, parte el aislamiento. La inmensa soledad que, de común, la invade se presta a las pasiones más ardientes o inconfesables y bien que lo saben los amantes furtivos, sin embargo, ahora está desconocida. Velas encendidas, flores, ofrendas votivas, un par de hachones y tras el altar San Mamés y San Blas, los patrones. Cariacontecidos y mohínos desde que salieran de la gubia del señor Luis, hoy parecen sonreír. Es Lunes de Pascua, día de romería, y la ermita resplandece. Está de gala.

Justo en este momento la procesión serpea en su derredor desorganizada y bullanguera. Unos charlan. Otros miran. Quizás alguien rece. En la parte delantera las muchachas cantan y, a su paso, los mozos no quitan ojo a sus piernas morenas. Mientras, los lugareños se acomodan en la pradera por familias y juegan a la calva y al marro. Huele el valle a carne asada.

A continuación se subasta el ramo, un bastidor en el que las mujeres colgaron rosquillas a primera hora de la mañana. Comienza la puja. "?¡Cincuenta a la una!...¡Cincuen?, cincuen, ...cincuenta a la una!...". El subastador se ha encaramado a un tocón de encina y desde allí desgrana su salmodia, un monólogo sabiamente estructurado que se transmite de padres a hijos. De vez en cuando alguien levanta la mano y se lleva el lote. Recuerdo al señor Gabriel, el panadero. Tenía el horno en el pueblo, junto a la fuente de los Caños, y yo era un niño entonces. . "..¡Cincuen?, cincuen?, cincuenta a la una!?", decía el buen hombre con idéntico soniquete.

Una de los atracciones más esperadas es la danza. Primitiva. Simbólica. Arcana. Estremece pensar que el enigmático paloteo de los danzantes aquí, en esta tierra de lobos difícil y fronteriza, quizás sea el de nuestros ancestros en las majadas donde procreaban. Los mismos saltos, los mismos juegos. Tal vez iguales sueños y desencantos. Su significado es incierto y a punto estuvo de desaparecer con la llegada de nuevas formas de expresión pero, afortunadamente, el maestro Carlos lo impidió con dedicación y talento.

Se trata de una coreografía en la que los participantes golpean entre sí unos palos al ritmo de dulzaina y tamboril. El "Señor mío Jesucristo", "La Pasión", "El veinticinco". Uno tras otro los lazos se ejecutan con precisión milimétrica y cuando finaliza "Las calles de Roma", el más esperado, se incrementan los aplausos.

A media tarde comienza el baile. Un ritual. La expresión popular, en estos pagos, del cortejo. Se establecen relaciones. Se inician romances. Con las primeras sombras los mozos pierden la timidez y algunas parejas abandonan la pradera cogidas de la mano al tiempo que un runrún como de enaguas y sedas movidas apresuradamente se extiende por el valle. Presiento a la naturaleza en estado puro y, de pronto, tengo la extraña sensación de que los jóvenes cuerpos son un canto a la vida. Una celebración los forcejeos. Una sinfonía, esa ineludible llamada de la sangre, difícilmente superable.

Es noche cerrada cuando la orquestina deja de tocar. La romería acaba. Con la marcha de los romeros las hogueras se fueron apagando y, en lo alto del cerro, San Mamés y San Blas descansan. El silencio ha vuelto a la braña. La sierra de La Culebra duerme. Es hora de regresar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Edición Local

El Castillo cobra vida
Vista general de la primera edición de La Ventana, en la Fundación Rei Afonso Henriques.

El Castillo cobra vida

La segunda edición del mercado de tendencias La Ventana elige los jardines de la construcción del...

El barrio de Pantoja hace disfrutar a sus vecinos más pequeños

El barrio de Pantoja hace disfrutar a sus vecinos más pequeños

Los más pequeños se erigieron en principales protagonistas de la jornada de ayer...

Días de radio y tradición

Días de radio y tradición

El podcast "La escóbula de la brújula" viaja hasta el Etnográfico para bucear en los secretos del...

La deuda tributaria de los zamoranos con la Junta supera los 1,6 millones

La deuda tributaria de los zamoranos con la Junta supera los 1,6 millones

La morosidad en la provincia con la administración regional se ha duplicado durante el último...

José Luis Gómez urge el traslado del vertedero de residuos sólidos urbanos

El concejal no adscrito a grupo municipal, José Luis Gómez, solicitará ante...

La Policía Municipal registra 125 casos de absentismo escolar durante un año

La Policía Municipal registra 125 casos de absentismo escolar durante un año

Los agentes identifican en las calles de la ciudad a un 15% más de menores de edad que estaban...

Una labor en la que se implica a toda la comunidad educativa

El Programa Provincial de Prevención y Control del Absentismo Escolar de Zamora pone en...

Enlaces recomendados: Premios Cine