Las apariencias

El 96% del fraude a las eléctricas lo hacen empresas

12.08.2016 | 00:17
Las apariencias

Vivimos enganchados a la electricidad, al agua, a la tele, a las drogas legales o ilegales, al novio o a la novia, al café, al té, al gimnasio, al bicarbonato, a la lectura? El término "enganche" tiene un matiz peyorativo.

-Mis padres no se quieren, están enganchados.

-Mi hijo está enganchado a la música.

-El mío al Marlboro.

-Ese poblado chabolista está enganchado a la luz.

Pasaba un día en taxi por un punto de la M-40 de Madrid en el que se manifestó un conjunto de chabolas, cuando el taxista me explicó que se instalaban al borde de la vía de circunvalación porque allí era más fácil engancharse ilegalmente a la luz.

-Se juegan la vida -dijo-, por la alta tensión.

Se los imaginaba uno acercándose por la noche a la base de una farola, levantando sus cimientos hasta dar con los cables de alimentación a los que "enganchaban" los suyos, que luego distribuían por todo el poblado, para alumbrarse o ver la tele, pero también para combatir el frío del invierno o el calor del verano. A eso es a lo que llamamos estar "enganchados" a la luz: a la conciencia de que dependes de ella como de los jugos del hígado. Cuando puedes pagarla, ni siquiera haces el ejercicio de imaginar lo que pones en marcha al accionar el interruptor del cuarto de baño.

Teníamos, no sé por qué, la idea de que estos enganches suponían un quebranto para las compañías eléctricas. Y resulta que no, que según Endesa, que conoce el asunto, el 96% del fraude eléctrico es obra de empresas respetables y grandes consumidores; menos del 1%, a enganches ilegales de familias con bajos ingresos. Menos del 1%, quién lo iba a imaginar. Significa que toda nuestra percepción de la realidad está distorsionada. Resulta que esa compañía con la fachada iluminada con luces de neón, esa S.A. o esa S.L., de las que ni se te habría ocurrido imaginar que estaban enganchadas, estaban enganchadas.

-Ese hombre adora a su madre.

-En realidad no la ama, está enganchado a ella.

Las apariencias, ya se sabe.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine