ÚLTIMA HORA
Prisión para los tres jugadores de la Arandina acusados de una agresión sexual a una menor

Del taparrabos al bastón de mando

Sin duda, algo de lo que hizo IU en Zamora fue mejor de lo que se hizo en otras partes

11.08.2015 | 00:13
Del taparrabos al bastón de mando

Cuando en 1984 entro en el PCE no existe IU. En él estaban Amable García y muchos más camaradas de los que no menciono a ninguno para no olvidar a ninguno. Amable fue el candidato del PCE a la Alcaldía de Zamora en 1984. No consigue entrar porque en 1979 un error burocrático impidió que el partido tuviera concejales y en Zamora estaba pues en desventaja.

Luego en 1986 se crean las Mesas Pro Referéndum contra la OTAN, y en ella conozco a Gabriel Guijosa, que sería una pieza fundamental en Izquierda Unida de Zamora, cuando esta formación política nace al año siguiente.

En aquella época, 1984, CC OO es denominado como el Sindicato Comunista, y aunque nadie me lo pide y soy poco sindicalista ideológicamente, me afilio.

En 1987 soy el candidato de IU al Ayuntamiento y no entramos por menos de 50 votos.

En 1987 hay elecciones sindicales en el mundo de la enseñanza. Hay que hacer una lista de 21 y solo somos 3 afiliados. Entonces Santiago Fernández Vecilla convence a Laura Rivera para que encabece la candidatura. Es cuando la conozco y surge una importante amistad.

Como consecuencia de esas charlas, ella que tiene una raíz anarquista pero con matiz práctico, ve interesante la estructura de IU, y decide incorporarse al movimiento.

Le acompaña su marido, Paco Guarido, que tenía un gran prestigio y apoyo entre el personal laboral de Ministerio de Educación del cual es delegado de CC OO.

En 1990 Izquierda Unida se convierte en la mecha de la toma del cuartel (Gabriel Guijosa ha tenido la genial idea de verificar a quién pertenece y descubre que era de la ciudad y solo estaba cedido al Ejército si se dedicaba a lo que era, luego no se podía vender a constructoras).

Como consecuencia de ello, al año siguiente IU consigue su primer concejal y único, soy yo.

Partidario de las rotaciones para que todos podamos disfrutar de ese orgullo me niego a ir de uno en 1995, siéndolo Gabriel Guijosa. En ese año IU está liderada por Julio Anguita. El éxito es tremendo e incluso entramos en la Diputación sin esperarlo.

Desde que existe IU, la de Zamora es la formación que peores resultados saca de toda Castilla y León, desconcertando a nuestros jefes la frescura de nuestras campañas (poníamos coronas de muertos donde metían la pata los gobernantes, primeras piedras donde había que hacer lo que no se hacía, empapelamos la Cruz de los Caídos de San Martín simbolizando su traslado, promovimos la campaña "Zamora: Patrimonio de la Humanidad Sí, Patrimonio de la Risa no").

Cada ocurrencia se ponía en marcha, la imaginación de todos y la frescura de Guijosa impulsaba estas iniciativas que algunos tildaban de frívolas o no serias.

En 1999 Anguita ha sufrido un infarto, y cercado él e IU por un acoso sin precedentes de la casta y el poder económico, van a llegar unas elecciones que serán una debacle.

El número uno esta vez es Paco Guarido (Laura, de la que yo he declarado hace años en una entrevista que será la primera alcaldesa de Zamora, no puede ser concejal por ser dirigente de CC OO).

Braulio Llamero (hoy dirigente político) que entonces era periodista y opinador político, en encuentro casual, me indica que es una locura que yo, que he sido ocho años concejal y cuatro diputado provincial, y por tanto el más conocido, no vaya de uno.

Pero la rotación me parecía mejor y se hizo. Y en esas elecciones, dentro de nuestras ingeniosas campañas nos bañamos en el río Guarido, Laura, Guijosa, su hijo David, José Bodego, el compa de Morales del Vino, y yo.

Paco (Guarido), que suele usar taparrabos, parece Tarzán y los demás, salvo Laura que está de muy buen ver, un poema.

En aquellas elecciones municipales la debacle para IU fue de aúpa, en muchas capitales de provincia de Castilla y León nos quedamos fuera de los ayuntamientos.

Pero en Zamora, por unos 40 votos, conseguimos mantener un concejal. Es Paco Guarido.

Eso indica que, sin duda, algo de lo que se hizo en Zamora fue mejor de lo que se hizo en otras partes.

En la reunión semanal de los lunes (que se celebra desde 1986) al comienzo del siglo hay días en que solo nos vemos Amable, Laura, Guarido, Guijosa y yo.

En el 2001 muere Gabriel con 63 años, la desolación es total.

Aún así mantenemos la Cena de los Inocentes de la que él es artífice.

Y de repente el concejal de IU, Paco Guarido, denuncia que con Fondos Europeos se están pagando cursos de formación a los presidentes de la Cámara de Comercio, de la CEOE y no recuerdo a quién más.

El PP lo niega, pero era verdad. El escándalo es monumental y el avión (Guarido y por tanto IU de Zamora) empieza a despegar.

Paco Guarido ahora cogerá el bastón de mando que le da la ciudad por su gran trabajo y mérito, cimentado en una Izquierda Unida, como han visto, muy especial.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine