EL ESPEJO DE TINTA

Injusta Justicia

06.04.2008 | 02:00

Vivimos fechas especialmente polémicas para nuestra Justicia. Afloran las lagunas y vacíos de nuestro ordenamiento jurídico y de su sistema de aplicación. Son momentos en los que escuchamos con inasumible frecuencia, hablar de "fallos del sistema". El desgarrador caso de Mari Luz, la niña de Huelva, ha sacado a la palestra de manera dramática el mal funcionamiento de la Justicia en España. Junto a este asunto, en el que se trasluce una nítida responsabilidad del Estado, afloran otros no menos incomprensibles para los administrados. Un Grapo, asesino de un policía, resulta absuelto porque negligentemente no se ha localizado a la principal testigo del caso. Era agosto, nos dicen. ¿Y qué?, ahora es abril. Un violador que vuelve a violar, uno de tantos, que se ve favorecido por la enfermiza lentitud de la administración de justicia, por la laxitud con la que se trata a los peores criminales y porque, en un sistema tan garantista como el nuestro, lo que debería ser en beneficio del pueblo se vuelve en su contra. Agresores de género que reinciden una y cien veces hasta que ya no hay remedio?
¿No será que en nuestra democracia hemos ido poniendo el arado por delante de los bueyes? Hemos tenido una transición democrática ejemplar, aunque al surgir de un proceso de reforma y no de ruptura con el antiguo régimen, generó un alto grado de complejo en el imaginario colectivo. Para compensar excesos penales de la dictadura, se diseñó un sistema que pone el acento en los derechos del acusado, no en los de la sociedad contra la que aquél ha atentado. Arriesgado, cuando esa aplicación de la norma parte de la previsión de funcionamiento burocrático óptimo (cumplimiento de plazos, procesales, entre otros aspectos, que nunca se ha conseguido). El Código Penal de Belloch incidió aún más en esta línea y agravó los problemas. El buenismo nos lleva a pensar que cualquier criminal es recuperable, reinsertable en la sociedad de manera automática. ¿No será ésta, una de las grandes falacias de nuestro tiempo? Los sectores más "progresistas" consideran al delincuente como una víctima de la sociedad y lo eximen de toda responsabilidad. La idea es simétrica de otra, igual de absurda que defendió en el siglo XIX el penalista Lombroso. El delito -propugnaba- es resultado de tendencias innatas. La cualidad "criminal" va implícita en determinados códigos genéticos -decía-. Llegó incluso Lombroso a indagar en ciertos rasgos fisonómicos de los delincuentes habituales (la forma del cráneo, sobre todo) tratando de encontrar puntos en común que mostraran esa predisposición genética hacia el delito.
Dejó dicho Heráclito, antes de que Sócrates naciera, que "ha de luchar el pueblo por su ley igual que por su muralla". El paso de los siglos ha contribuido a convencernos de que la ley es de los tecnócratas y no del pueblo, que vive plácidamente adormecido. Excepcional el comportamiento del padre de la niña Mari Luz.

www.angel-macias.blogspot.com

Edición Local

Guarido pide el respaldo social de Zamora 10 y los sindicatos

El Ayuntamiento de la capital solicita apoyo público al proyecto con el ánimo de...

La aceptación o rechazo de la demanda municipal, antes de febrero

Seis meses. Es el plazo máximo del que dispone el Ministerio de Fomento del Gobierno...

Un antes y un después para la joya de Viloria

Un antes y un después para la joya de Viloria

El proyecto contempla la eliminación de los aparcamientos anejos y adaptar los solares colindantes...

Más que un icono

Más que un icono

El viejo viaducto recuperará el tablero y el antiguo pretil con o sin ayuda estatal

"Después del placer de asombrarse no hay ninguno mayor que el de sorprenderse"

"Después del placer de asombrarse no hay ninguno mayor que el de sorprenderse"

"La magia en realidad ocurre en la cabeza del espectador, se basa en la perfección y cuanta más...

"Zamora cercada", nueva obra para Capitonis

"Zamora cercada", nueva obra para Capitonis

El músico Víctor Argüello compone una marcha para los gigantes de la asociación cultural que se...

Enlaces recomendados: Premios Cine