16 de octubre de 2016
16.10.2016
Zona Oeste

La muerte (siempre) tenía un precio

La fauna no puede ni debe convertir nuestras carreteras en un atajo hacia el cementerio

16.10.2016 | 04:00
La muerte (siempre) tenía un precio

Sin carreteras no hay progreso. Lo tenemos claro hasta los que, -a mucho orgullo-, somos de pueblo. El desarrollo social y económico, incluso cultural y más humano, pasan por una buenas vías de comunicación. Sabemos, somos muy conscientes de ello, que el paso de los caminos "de herradura" y rodera" a las capas de rodadura de aglomerado, de las caballerías a los coches, facilita la marcha tanto como el regreso, la vida como la muerte. Son precios que por desgracia hay que pagar. Otra cosa son los efectos o defectos colaterales, que son evitables y que hay que hay evitar.

Nadie como Aliste, Tábara y Alba y sus gentes han colaborado para mantener un ecosistema para disfrute de las nuevas generaciones, incluida la fauna y flora. Y así seguirá siendo.

Lo que no puede ni deber ser es anteponer la vida y la supervivencia de la fauna a la de las personas. Alistanos, tabareses y albarinos apoyan, cómo no, la vida silvestre de lobos, zorros, jabalíes, corzos o ciervos. Eso nadie lo debe poner en duda, pero dentro de una lógica razonada y razonable. Lo que no puede ser es que en una casa donde cabe una familia de 5 personas meter cincuenta. Eso no se le ocurriría ni al que asó la manteca.

La cosa, lejos de mejorar, cada vez va a peor. No hay un día en que en la N-122 y la N- 631y carreteras secundarias registren algún accidente. Ya no hace falta ir a la sierra de la Culebra a avistar la fauna y disfrutar de la berrea. En Villarino cada verano los vecinos corren los sanfermines calle arriba y calle a bajo con un ciervo que se ha dado cuenta que es más fácil alimentarse en los huertos urbanos de berzas y lechugas que en la serranía de madroños. Zorros que cruzan calles a media tarde a la caza de gallinas y jabalíes arando castañares a la solana de la casa del cura. Viñas arrasadas, sin una sola uva, en una sola noche.

Esta claro que personas y fauna debemos convivir y sobrevivir, pero juntos, nunca revueltos. Salir a la carretera lleva un grave peligro, más para alistanos, tabareses, albarinos, carballeses y sanabreses, obligados a transitar por ellas. Más costes en accidentes y llegará el día que nadie querrá asegurar nuestros vehículos. No es normal ir por una carretera y que se te crucen manadas de 15 a 20 jabalíes o ciervos, con un choque inevitable, porque evitarlos es imposible.

Quienes trabajan y viven en lujosos despachos de ordenar el territorio tienen la obligación de buscar soluciones justas. Nuestras carreteras ni pueden ni deben ser en la vida, -necesaria de caminos, personas y fauna-, un atajo hacia el cementerio. La vida eterna, en estos casos, sí debe esperar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Promociones

GRATIS cada sábado Mascaradas de invierno en la provincia de Zamora Ver Promoción
Todos sábados la revista Lecturas El sábado por solo 0,50€ + el periódico del día Ver Promoción

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine