Adiós a medio siglo del obrador de San Isidro

Vicente Hernando, conocido panadero del barrio de San Isidro, se jubila y cierra el negocio que ha regentado junto a su mujer durante casi medio siglo

08.01.2016 | 08:32
Vicente Hernando, conocido panadero del barrio de San Isidro, junto a las bandejas vacías en las que durante cuarenta y ocho años horneó pan y dulces.

Vicente Hernando Fernández (Benavente, 1944), conocido panadero del barrio San Isidro, dedica sus mañanas a leer la prensa provincial y deportiva y tomar un vino antes de comer "para ponerse al día de lo que pasa en la provincia" y aunque no esperaba protagonizar una de sus páginas, su trayectoria profesional le ha llevado a convertirse en noticia.

Hernando, como todo el mundo le conoce en Benavente, se ha jubilado y cerrado el negocio, una de las panaderías más famosas de la ciudad, que ha supuesto el negocio de él y su mujer durante casi medio siglo.

Llevaba cuatro meses casado con Dominga Domínguez Morillas y él ya conocía el oficio de panadero, en el que se inició desde niño. "Mi mujer aprendió y hacía las pastas y los dulces, ella tiene mucha mano para eso", explica el panadero, que fue pionero en la elaboración de las barras rústicas y el reparto de donuts, dos de sus productos más famosos. Empanadas, magdalenas y pastas fueron degustadas en muchos sitios de la comarca y en colectivos locales como las peñas más antiguas, pero también supieron adaptarse a la demanda de nuevos dulces que surgían en el mercado, basándose en recetas tradicionales.

Ha cambiado también la herramienta que utiliza, como explica el propio dueño: "cuando yo empecé se utilizaban el breguín de mano, luego se evolucionó a un horno de puchero, se pasó después al giratorio y luego los hornos de pisos, que es lo que se sigue estilando".

Sobre el sector panadero augura la desaparición en la próxima década, a consecuencia de las cadenas de pan congelado que se vende en los supermercados. Reclama que haya más panaderos formados y recuerda con cariño el trato con el público, que dejó de recibir los pedidos apenado por su jubilación.

Hernando ha trabajado de cuatro de la mañana a dos de la tarde (doblando a veces turno por la tarde) durante cuarenta y ocho años y es por eso que aún ahora, ya jubilado, se despierta de madrugada y no logra dormir. "Le cuesta a uno adaptarse", afirma Hernando, que sigue bajando cada mañana junto a hornos y bandejas para leer el periódico LA OPINIÓN DE ZAMORA y disfrutar de su mujer, sus cuatro hijos y sus siete nietos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GUÍA DE VINOS DE ZAMORA

Descubre los mejores productos enológicos de la provincia

Foto

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Enlaces recomendados: Premios Cine