30 de abril de 2009
30.04.2009

La forja de un líder

Francisco Sánchez Tamame, de Alfaraz de Sayago, se convirtió en un próspero empresario en Cuba, donde fue presidente del Centro Castellano

11.08.2008 | 02:00
El zamorano Francisco Sánchez Tamame, con el micrófono en mano, agradece una de las distinciones que le concedió el Gobierno cubano por su contribución social y económica

Hablar de Francisco Sánchez Tamame en Cuba es hablar de la emigración castellanoleonesa a la isla y de toda una institución. No en vano, el zamorano fue uno de los principales artífices de la puesta en marcha y consolidación de la asociación de emigrantes, un esfuerzo que en su día reconocieron tanto las autoridades cubanas como las españolas. Hoy, 114 años después de su nacimiento, una de sus bisnietas, Annia Marichal, rememora su figura a través de testimonios familiares y de la historia de la Casa de Castilla y León en Cuba. Su esfuerzo acaba de ser reconocido con una mención especial del jurado en el II Premio Memoria de la Emigración Castellano y Leonesa.

Aún a sus noventa años Francisco, como le llamaban en familia, «era bien parecido, corpulento y medía más de seis pies de estatura», recuerda su bisnieta Annia Marichal. «Para nosotros, los niños, era una especie de roble a cuya sombra se podía estar a gusto». Francisco Sánchez Tamame nació el 25 de enero de 1894 en Alfaraz de Sayago. El menor de los hijos del carpintero de la localidad aprendió el oficio siendo aún un niño, cuando sus padres se trasladaron a Almeida de Sayago y tuvo que ayudar en el taller. A los 17 años, cuenta Annia, estaba bien relacionado con la juventud del pueblo y se había enamorado de la hija de uno de los matrimonios más ricos, aunque no se atrevió a confesarlo. Es entonces cuando comienza a pensar en la idea de viajar a América y hacer fortuna para volver luego a casarse con ella. Tardó un año en convencer a sus padres. Antes de partir habla con la joven, Martina, que promete esperarle. Nunca se volverían a ver. El 15 de octubre de 1911 partía hacia La Habana en el Vapor Bavaria, en un viaje que duraría 14 días.
Ya en La Habana Francisco escribe a sus padres y a Martina para decirles que tiene trabajo y que gana mucho dinero, aunque lo cierto es que la fortuna no le acompaña en sus primeros empleos en talleres, donde el salario apenas le llega para poder comer. Durante el primer año lo que gana sólo le alcanza para cubrir sus necesidades más básicas. Su destino cambia cuando conoce al dueño de los talleres de la calle Gancedo, Juan Mesa, el primero en valorar sus habilidades. Gracias a ello pudo, en pocos meses, enviar a sus padres las quinientas pesetas que le dieron para el viaje. Pero no todos son alegrías. Recibe la noticia de que Martina ha muerto.
El zamorano acude a un establecimiento en el que se reunían los emigrantes de Almeida y donde entabla relación con Josefa Vicente, con quien se casa en 1914. Pronto nace el primer hijo y Francisco da vueltas a la idea de montar su propio taller. Finalmente se asocia con un amigo y juntos invierten todos sus ahorros en una nave que luego arrasaría el fuego, probablemente intencionado. Ambos comienzan de cero y reflotan el negocio que amplían luego con la compra de un establecimiento de muebles. Sánchez Tamame iniciaría a continuación una carrera profesional en solitario a pesar de las cargas económicas y monta "La Villa María". Fueron tres años de grandes esfuerzos y sacrificios, pero a partir de 1918 comienza el progreso, monta las primeras máquinas en el taller y comienza la importación de mercancía del extranjero. En los años veinte la crisis del azúcar que afecta a Cuba vuelve a dejar al zamorano prácticamente en la ruina. Con cuatro hijos decide poner en marcha otra fábrica de muebles y entabla contactos con el Centro Castellano, donde es elegido vocal de la junta directiva mientras prosiguen las penurias familiares y profesionales.
En diciembre de 1940 Francisco fue proclamado presidente del Centro Castellano de La Habana, sociedad a la cual venía prestando colaboración desde hacía muchos años. Durante los primeros años de su mandato se construyó un pozo para la Quinta Castellana, se pavimentó la calzada, se reparó el hospital y se compró una ambulancia. El zamorano fue también el promotor de un movimiento de apoyo a la construcción del pabellón de infectados, y en 1945 se inaugura el Pabellón Inocencio Blanco, dotado de muebles, camas, colchones, instrumental y todo lo necesario. Aunque intenta dejar la presidencia en varias ocasiones para volver a centrarse en sus negocios, sus paisanos no aceptan su renuncia y le ruegan que siga al frente de la organización, al tiempo que le nombran Presidente de Honor del colectivo, una distinción que le acompañaría hasta el final de sus días.

Adolfo Suárez le condecoró con el Título y la Medalla de Honor de la Emigración
Tras un viaje a España, en el año 1956, los asociados piden a Francisco Sánchez Tamame que se presente de nuevo a las elecciones a la presidencia de la organización. Aunque pugna con otro candidato, el zamorano arrasa en las urnas. «Aquel triunfo tan aplastante sólo se debía a que los asociados no habían olvidado todo lo que Francisco había hecho por la presidencia en años anteriores. La demostración de confianza de aquellas personas representaba para él un gran compromiso», relata su bisnieta. Uno de sus principales retos fue la construcción de otro pabellón, lo que consigue con las aportaciones de los "socios vitalicios", una nueva figura que permite abrir otras vías de ingresos. «Francisco desempeñó incansablemente sus labores sociales durante setenta y cinco años, muchas veces en perjuicio de su propia economía. Su tarea fue siempre ayudar a los hermanos castellanos y de otras regiones de España y defender sus intereses», subraya Annia Marichal en el relato que presentó al concurso.
El Gobierno español, como recompensa, le nombró Caballero de la Real Orden de Isabel La Católica. Además, el entonces presidente del Gobierno, Adolfo Suárez, le condecoró con el Título y la Medalla de Honor de la Emigración en un viaje que el responsable del Ejecutivo español realizó a la isla y en presencia de Fidel Castro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags