La Opinión de Zamora

Unos galardones que ensalzan la economía 

LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA entrega en los Jardines del Rey los primeros Premios Empresa del Año Banco Sabadell, para poner en valor el esfuerzo,   el crecimiento y la innovación de empresas en diferentes sectores de Castilla y León

Interior de la fábrica Quesos El Pastor, en Santa Cristina de la Polvorosa.

Interior de la fábrica Quesos El Pastor, en Santa Cristina de la Polvorosa.

Zamora acoge por primera vez los Premios Empresa del Año Banco Sabadell, gracias a LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA, en una ceremonia que tiene lugar en los Jardines del Rey (19.30 horas) del Hotel Rey Don Sancho, y que contará con la presencia del presidente de la Junta de Castilla y León, Alfonso Fernández Mañueco, Javier Moll, presidente de Prensa Ibérica, y representantes del Banco Sabadell, único patrocinador del evento. 

Aunque es la primera edición de estos Premios Empresa del Año Banco Sabadell en Castilla y León, la entidad financiera, con la colaboración del grupo editorial Prensa Ibérica -al que pertenece LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA- ya organiza este evento en otras ciudades de España como Málaga, Vigo, Valencia, Murcia, Mallorca, Oviedo y Zaragoza.

Fue el pasado 11 de junio cuando el jurado del Premio Empresa del Año Banco Sabadell se reunió en las oficinas de LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA para deliberar sobre los ganadores de las siete categorías que tenían que elegir, ya que hay una octava que se elegía por votación popular. El grupo estuvo presidido por Fernando Manuel Alonso Ruiz, director territorial en Zamora del Instituto para la Competitividad Empresarial de Castilla y León (ICECyL), por delegación del consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León; Pablo Junceda, director territorial de Banco Sabadell, que participó de manera telemática, al igual que Amparo Pérez, sales support manager de World2meet, de Úbico Corporate Mobility. 

Por parte de LA OPINIÓN-EL CORREO ZAMORA, participaron en la votación su gerente, Carlos Zardaín, y la directora del periódico, Begoña Galache. El resto del jurado lo conformaron Marian Hidalgo, secretaria general del Consejo de Cámaras de Comercio de Castilla y León; Ángel Hernández, secretario general de CEOE-Cepyme Zamora, en representación de CEOE-Cepyme Castilla y León y Luis Muñoz Pérez, director de estudios de la Asociación de Empresa Familia de Castilla y León. 

Ocho categorías

Son ochos las categorías de estos galardones. Las más importantes son el Premio Empresa del Año Banco Sabadell y Premio Empresario del Año Banco Sabadell, a los que se añaden los Premio Empresa Familiar, Premio Empresa + Sostenible, Premio Empresa + Innovadora, Premio Empresa + Internacional, Premio Empresa + Inclusiva y Premio Startup del Año, esta última elegida por votación popular. 

El Premio Empresa del Año Banco Sabadell es para Quesos El Pastor, empresa con más de medio siglo de trayectoria, que nació como una empresa familiar en la localidad de Santa Cristina de la Polvorosa, llegando a facturar en la actualidad más de 160 millones de euros al año, con cuatro fábricas en activo, vendiendo sus productos en más de 89 países. Su calidad está reconocida no solo por sus clientes a través de las ventas, sino con premios internacionales que cada año les reconocen como productos con los más altos estándares de calidad, con reconocimientos como los Global Cheese Awards, World Cheese Awards o Cincho, entre otros. 

Además, trabajan con la Fundación Asprosub -que ayuda a mejorar la calidad de vida de personas con discapacidad intelectual y sus familias-, fijan población en zonas rurales de la provincia con empleo directo a 350 personas y a más de 800 ganaderos y tienen una política respetuosa con el medio ambiente utilizando energías renovables y depurando el agua empleada.

El Premio Empresario del Año Banco Sabadell lo recibirá Alfonso Jiménez, presidente de Cascajares, empresa consolidada y en continuo crecimiento. Ha logrado diversificar su negocio y tiene diferentes líneas de acción: catering aéreo, alimentación organizada, hostelería profesional o elaboración de productos marca blanca. Además, han vuelto a recuperar la producción primaria, con la cría de animales en una granja de Salamanca para poder abastecerse de materia prima propia.

Una trabajadora de la empresa de alimentación Cascajares empaqueta uno de sus productos en la cadena de producción.

Una trabajadora de la empresa de alimentación Cascajares empaqueta uno de sus productos en la cadena de producción.

Fue tristemente famosa en enero de 2023, cuando la fábrica y la nave de Dueñas sufrieron un incendio, aunque en algo más de un mes lograron poner en marcha de nuevo la producción y recuperar a más de la mitad de la plantilla del ERTE en el que se habían visto obligados a incluir. Cascajares volvió a nacer. Han conseguido volver a levantar una nueva fábrica moderna, productiva y segura en un tiempo récord.

El Premio Empresa Familiar recae en Bodegas Fariña, con más de 80 años de historia, fundada en 1942. Es una de los artífices de la DO Toro, basa su filosofía en elaborar vinos de calidad combinando tradición, innovación y respeto por el producto. Sus más de 300 hectáreas de viñedo propio le permiten un control de producción integral y una óptima orientación de sus elaboraciones hacia la calidad y singularidad de sus vinos. Fariña exporta casi el 30% de su producción a países de todo el mundo.

El Premio Empresa + Sostenible se queda en el mismo sector, con Bodegas Familiares Matarromera. Desde su origen, se ha caracterizado por ser una empresa comprometida con la sostenibilidad y el medio ambiente. Un compromiso que ha sido reconocido con numerosos galardones, como el premio Europeo de Medio Ambiente de la Fundación Entorno o el Premio a la Mejor Pyme Medioambiental de España por el IESE. Su política de sostenibilidad se recoge en el programa «Matarromera Sostenible en Planeta Tierra», que incluye medidas prioritarias como la disminución de la dependencia energética y la reducción de emisiones, la producción ecológica o los proyectos de I+D medioambientales.

TecoZam recogerá el Premio Empresa + Innovadora. Su objetivo es convertirse en un grupo tecnológico de referencia del sector de la construcción global, con un enfoque integral y sostenible del proceso constructivo, desde el diseño y fabricación de los diferentes elementos de los encofrados hasta su desmontaje y reutilización. Desde esta firma, se garantiza tanto la viabilidad técnico-económica del proyecto como la seguridad y salud en el proceso de ejecución, utilizando tecnologías de vanguardia en su consecución. Es una empresa en constante crecimiento.

Otra compañía zamorana, Moralejo Selección, se lleva el Premio Empresa + Internacional, una cárnica que ha dado el salto a medio mundo, incluido exigentes mercados de Oriente Próximo y que ahora preparan su llegada a Estados Unidos. La empresa factura 85 millones de euros, vende en más de 40 países, genera 250 empleos directos y medio centenar de puestos indirectos y tiene como proveedores a unos 6.000 ganaderos de ovino españoles. 

Por último, el Premio Empresa + Inclusiva es para Serbatic, fundada en 2006 -estableciendo en Zamora su «delivery center» en 2019-, especializada en la prestación eficiente de servicios profesionales de tecnologías de la información y comunicaciones a grandes empresas, consultoras e integradores del sector tecnológico, tanto de forma presencial como a través de sus centros de producción, que también están en Valladolid, Cuenca y Albacete.

Fernando Manuel Alonso Ruiz

Director Territorial en Zamora del ICECYL por delegación del Consejero de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León


Pablo Junceda

Director general adjunto de Banco Sabadell y director territorial noroeste


Amparo Pérez

Sales Support Manager de World2meet. Úbico Corporate Mobility


Carlos M. Zardaín

Gerente de La Opinión-El Correo de Zamora


Begoña Galache

Directora de La Opinión-El Correo de Zamora


Marian Hidalgo

Secretaria General del consejo de Cámaras de Comercio de Castilla y León


Ángel Hernández

Secretario general de CEOE-CEPYME Zamora, en representación de CEOE-CEPYME Castilla y León


Luis Muñoz Pérez

Director de Estudios de la Asociación de Empresa Familiar de Castilla y León

Vista panorámica de la ciudad de Zamora.

La economía de Castilla y León crece con el apoyo de Banco Sabadell: poder elegir es el poder de los empresarios y las empresas

PABLO JUNCEDA MORENO. Director General Adjunto de Banco Sabadell – Director Territorial Noroeste

En el primer trimestre de 2024 la economía de Castilla y León ha registrado un crecimiento del 3% en el primer trimestre de 2024, superando la media nacional, situada en el 2,4%, y el promedio de la Unión Europea (0,5%). Un positivo desempeño fruto, en gran medida, de la contribución del sector agrario y de las exportaciones, ámbitos clave en el desarrollo de la comunidad.

De hecho, se exportaron productos por un valor de 4.908 millones de euros durante los tres primeros meses del año, un 11% más que en el mismo periodo de 2023. Se trata, sin duda, de un hito significativo para Castilla y León.

En este escenario de impulso de las exportaciones, Banco Sabadell en Castilla y León ha jugado un papel crucial en la financiación de las mismas, apoyando a las pymes y a las grandes empresas en su crecimiento en los mercados exteriores. La relevancia de Castilla y León para nuestra entidad es indiscutible, no sólo por su dinamismo económico, sino también por su rica diversidad empresarial.

Nuestro compromiso con esta comunidad se evidencia en los sólidos resultados obtenidos durante el primer trimestre de 2024 que reflejan que los empresarios y las empresas de la Comunidad tienen en sus manos la capacidad de poder elegir: elegir a quien está a su lado y comparte sus ilusiones y sus proyectos.

Hemos rozado los 8.000 millones euros en volumen de negocio, ampliando nuestra base de clientes con más de 1.300 nuevas empresas. De hecho, ya trabajamos con más de 31.000 empresas - autónomos, negocios, Pymes y Grandes Empresas-, alcanzando cuotas en pymes y grandes empresas superiores al 50% en línea con la tendencia de Banco Sabadell en el resto de España.

Además, nuestro saldo de la inversión al final de los tres primeros meses del año ha superado los 3.000 millones de euros, impulsado por la concesión de créditos y préstamos a empresas, así como préstamos hipotecarios a particulares, porque también queremos estar cerca de las familias. Los recursos han aumentado hasta alcanzar los 4.800 millones de euros, con incrementos superiores a 160 millones tanto en el segmento de particulares como en el de empresas. Del mismo modo, más de 6.000 clientes han utilizado los servicios de TPVs, alcanzando una facturación de 157 millones de euros, lo que resalta la importancia de facilitar soluciones eficientes y seguras para las transacciones comerciales diarias.

Estos datos ilustran que nuestra relación con el tejido productivo, especialmente con las pymes, los negocios y las familias se manifiesta de distintas formas. No sólo somos fuente de financiación en el mercado exterior e interior, sino que nuestra propuesta de valor se basa en ofrecer un acompañamiento integral, que abarca asesoramiento estratégico, soluciones innovadoras y un apoyo continuo que permite a las compañías enfrentar los retos y aprovechar las oportunidades. Sin duda, nos hemos convertido en un aliado esencial para la Comunidad Castellanoleonesa.

Como parte de ese apoyo y con la firme voluntad de reconocer el esfuerzo constante y la determinación de los empresarios y empresarias, desde Banco Sabadell, junto con Prensa Ibérica, impulsamos los Premios Empresa del Año, una iniciativa que destaca anualmente el esfuerzo y la dedicación de las organizaciones. Desde hace ya más de cuatro décadas, los galardones han honrado la excelencia empresarial y distinguen a las compañías por su papel protagonista en el fomento del progreso económico y social durante el último año.

En esta edición, hemos dado un paso más allá: hemos ampliado su alcance geográfico para que lleguen, por primera vez, a ciudades como Zamora. Este hito trascendental busca amplificar las oportunidades de participación y poner de relieve el talento en nuevas localidades, celebrando el mérito de aquellos que contribuyen al desarrollo económico en diversas regiones. Y Zamora no podía ser una excepción.

El tejido productivo zamorano tiene mucho que aportar. Distinguido por su solidez, destaca, en gran parte, gracias a la industria agroalimentaria y a la manufacturera. Esta robustez se refleja en la capacidad de las empresas locales para combinar innovación y tradición, particularmente en la producción de alimentos como el queso y el vino, donde se emplean métodos avanzados sin perder la calidad y autenticidad de los productos tradicionales. Además, la región se caracteriza por un fuerte espíritu emprendedor, con numerosos pequeños y medianos negocios que impulsan la economía local y crean empleo.

La alta calidad de los productos zamoranos ha potenciado su reconocimiento a nivel internacional y las empresas de la provincia también han demostrado una gran capacidad de adaptación frente a cambios en el mercado, manteniendo su competitividad y relevancia. A esto se suma la apuesta por la sostenibilidad, con muchas compañías adoptando prácticas responsables que contribuyen a la protección del medio ambiente y responden a las demandas de consumidores más conscientes.

Otro aspecto destacado es la consolidada red de apoyo empresarial zamorana, que incluye Cámaras de Comercio y asociaciones que facilitan la cooperación y la evolución de las organizaciones locales. Todos estos factores combinados hacen de su tejido productivo una fuerza significativa y un ejemplo de éxito a seguir.

Desde Banco Sabadell, nos enorgullece formar parte de esta historia de crecimiento. Nuestra presencia en la provincia y en Castilla y León se remonta a muchos años atrás, hecho que nos ha permitido conocer de primera mano el mercado local y entender las necesidades específicas de las empresas para proporcionar soluciones a medida. Esta proximidad y trato directo son fundamentales en un contexto donde cada organización enfrenta desafíos únicos.

La relación de confianza y apoyo mutuo que hemos construido con las compañías zamoranas y castellanoleonesas es la base sobre la cual seguiremos colaborando para impulsar el desarrollo económico y la innovación en la región. Nuestra misión es ayudarlas a alcanzar nuevas metas y enfrentar los retos del mañana con confianza y determinación.

Continuaremos explorando nuevas formas de apoyar el crecimiento, ya sea a través de la adopción de nuevas tecnologías o la oferta de servicios financieros personalizados. Pero también con iniciativas como los Premios Empresa del Año, porque es el momento de destacar el potencial empresarial que tenemos, razón por la cual este reconocimiento debía incluir, como no podía ser de otra manera, a ciudades tan significativas para Banco Sabadell como Zamora.

No tengan ninguna duda de nuestra firme vocación de continuar muchos años más liderando el apoyo a cuantos proyectos surjan en esta querida tierra, porque nos sentimos muy de aquí y porque con nuestra presencia reforzamos la capacidad de las familias, empresas y empresarios de poder elegir. Este es el poder más valioso que ofrecemos y seguiremos ofreciendo a Castilla y León y sus gentes.

Premio Empresa del Año Banco Sabadell

Quesos El Pastor

La quesería de pueblo que conquistó el mundo

Quesos El Pastor nace en 1967 como fábrica familiar en Santa Cristina de la Polvorosa y ahora sus productos están presentes en cerca de noventa países, con los más altos estándares de calidad reconocidos por numerosos premios internacionales

Marco Rodríguez, presidente de Quesos El Pastor y segunda generación de la empresa familiar vinculada al sector lácteo.

Marco Rodríguez, presidente de Quesos El Pastor y segunda generación de la empresa familiar vinculada al sector lácteo.

Global Cheese Awards, World Cheese Awards o Cincho son algunos de los prestigiosos premios que están en las vitrinas de Quesos El Pastor, elegido Premio Empresa del Año Banco Sabadell en esta primera edición. El jurado argumenta que se trata de una firma con más de medio siglo de trayectoria, que nació como pequeña empresa familiar en la localidad zamorana de Santa Cristina de la Polvorosa y que hoy llega a facturar más de 160 millones de euros al año, con cuatro fábricas en activo y ventas en más de ochenta países. «Su calidad está reconocida no solo por los clientes a través de las ventas, sino con premios internacionales que cada año les reconocen como productos con los más altos estándares de calidad», argumenta.

Lorenzo, Salvador y Domingo fueron los hermanos Rodríguez que, a mediados de los sesenta, pusieron en marcha esta pequeña empresa familiar, siempre inspirados en su padre, Salvador, quien había dado algunos pequeños pasos en el mundo del queso. En la actualidad es Marco Rodríguez, hijo de Lorenzo, quien dirige la fábrica, como segunda generación. «Tanto mis primos como yo estamos en el día a día de la empresa, cada uno en su área de responsabilidad, con las mismas ganas y empeño que pusieron nuestros padres en su día. Aquí todos arrimamos el hombro para sacar el trabajo adelante, manteniendo intacto el compromiso de una gran familia», expone.

La cartera de productos de Quesos El Pastor es muy diversa. «Abrimos un abanico de posibilidades muy amplio, desde los quesos más tradicionales hasta las especialidades vanguardistas, muy del gusto del consumidor actual», señala Rodríguez. De ahí que su eslogan sea «Un mundo lleno de sabores», frase que les define como empresa, contando además con el respaldo de diferentes sellos de calidad, como Denominación de Origen (DO), Indicación Geográfica Protegida (IGP) y otras marcas de garantía que avalan la excelencia de sus quesos.


«Como generadores de empleo directo e indirecto, contribuimos de forma efectiva a fijar población en la zona, así como generar riqueza»


Algunos de los que tienen más renombre son los queso de oveja «San Ruffino», con el amparo de Queso Castellano, o las mezclas, con familias como «Santtum» o «Pata Vieja», entre otros. «Contamos igualmente con la línea de quesos de cabra «Delicias» y «Pata de cabra», así como todo el catálogo de rulos, con fermentación láctica y quesos azules», añade el presidente de Quesos El Pastor. A esta larga lista se suman otras especialidades con sabores y alternativas de presentación y peso.

Sobre el mercado que abarca, Rodríguez subraya con orgullo que «nuestros quesos están presentes en prácticamente todo el mundo. Desde hace años, dimos el salto a la exportación y ahora mismo estos productos se comercializan en 89 países. Todo eso, sin olvidar el mercado nacional, donde tenemos presencia tanto en el pequeño comercio como en los lineales de grandes cadenas de distribución». 

Y es que la apuesta firme de Quesos El Pastor por el multicanal les permite acaparar prácticamente todos los canales de la distribución comercial: desde hipermercados hasta supermercados, mayoristas o cash&carry. «Nuestra amplia oferta de surtido y gran capacidad de producción nos posibilita llegar al consumidor final a través de multitud de opciones comerciales. Incluso tenemos nuestra propia tienda física... ¡y online!», argumenta.

Una de las líneas de producción de Quesos El Pastor, en Santa Cristina de la Polvorosa.

Una de las líneas de producción de Quesos El Pastor, en Santa Cristina de la Polvorosa.

Todo esto no sería posible sin el respaldo humano, que se traduce en una plantilla de más de 350 trabajadores con muy diferentes perfiles en función del puesto que desempeñan. «Eso sí, todos con un denominador común: la pertenencia no solo a esta gran familia que es Quesos El Pastor, sino también al territorio donde nos asentamos», subraya el presidente de la empresa. «Como generadores de empleo directo e indirecto, contribuimos de forma efectiva a fijar población en la zona, así como generar riqueza», añade.

El que la comarca tenga una empresa como Quesos El Pastor es un claro motor económico de primer orden, «por generación de empleo directo e indirecto, por fijar población o por dar visibilidad internacional a un territorio humilde», enumera el presidente de la compañía. «También resulta un gran atractivo para la gente joven, que ve en nosotros la posibilidad de desarrollar su carrera profesional y personal, sin tener que abandonar su casa», estima. 

Se trata de una respuesta que, como el propio Rodríguez confiesa, hace con la cabeza. «Si respondo con el corazón, tengo que reconocer que siento que esta empresa es un orgullo para su gente. Quesos El Pastor es embajadora de Zamora por el mundo, llevando en su bandera nuestros valores de trabajo, honestidad, lealtad y capacidad de sacrificio», apunta.

Por otra parte, para atender a las necesidades del mercado, la capacidad productiva de la compañía se ha duplicado, con inversiones que permiten mantener un importante tejido laboral y social en el entorno rural. «A día de hoy, Quesos El Pastor produce más de 17 millones de kilos al año y genera un volumen de negocio que supera los 160 millones de euros», resume.

Una de las líneas de producción de Quesos El Pastor.

Una de las líneas de producción de Quesos El Pastor.

A estos datos de 2023 se pueden añadir otros como la cifra de exportación, que supera los treinta millones de euros, «la superficie de nuestras instalaciones, que ronda los 50.000 metros cuadrados -como una decena de campos de fútbol- y la colaboración estrecha con más de ochocientos ganaderos a los que compramos más de 115 millones de litros de leche al año», detalla el presidente.

En ningún momentos estos datos hacen que Quesos El Pastor pierda el espíritu humilde de quesería familiar. «Es lo que, hoy por hoy, nos ha permitido convertirnos en referente en la elaboración de queso, por la calidad de nuestros productos, nuestro extenso catálogo y nuestro volumen de producción», destaca.

Quesos El Pastor ha alcanzado un reconocimiento que es todavía más loable en el sector en el que se mueve, el lácteo, tremendamente competitivo. «Tanto dentro como fuera de nuestras fronteras, los productores buscamos «meter cuña» y hacernos fuertes, porque somos conocedores de la dificultad de ganar mercado», reconoce. Una ardua labor que, lejos de asustar a esta empresa zamorana, «nos motiva aún más para dar lo mejor de nosotros cada día. Sabemos que tenemos un gran productos y que debemos posicionarlo a su altura para que genere valor de marca y ventas», explica.

Sobre la diferencia de los productos de Quesos El Pastor ante sus competidores, Rodríguez apunta que, aunque el sector está muy igualado, «nuestros principales valores radican en la amplia diversificación de surtido, la sólida distribución en distintos canales y la siempre creciente presencia internacional de nuestra marca y producto», destaca.


«A día de hoy, Quesos El Pastor produce más de 17 millones de kilos al año y genera un volumen de negocio que supera los 160 millones de euros»


En los últimos años, se han realizado importantes inversiones en ampliación y modernización de las instalaciones de Santa Cristina de la Polvorosa. Allí es donde se elaboran los quesos tradiciones con pasta prensada y los quesos con fermentación láctica, conocidos popularmente como «rulos». La compañía también ha dedicado tiempo y dinero a la planta donde está la línea de producto de queso azul, que se elabora en la localidad leonesa de Posada de Valdeón, en el corazón de los Picos de Europa.

«El queso es un producto netamente tradicional y no queremos perder esa esencia. No obstante, esto no está reñido con la innovación y la sofisticación de los procesos productivos, que nos permiten incluso superar los estándares de calidad marcados por los organismos auditores», explica Rodríguez.

Empresa con fuertes raíces en el pasado, que le han aupado hasta donde se encuentra hoy, también tiene por delante perspectivas de futuro. «En el corto plazo, pretendemos mantener el plan establecido, el cual ha mostrado ser muy efectivo hasta ahora», reconoce el presidente. «Me gustaría que la empresa continuara creciendo de manera natural y orgánica, manteniendo el orgullo que todos los trabajadores sienten por formar parte de esta gran familia. También deseo que sigamos disfrutando del reconocimiento del sector, donde la marca Quesos El Pastor goza de gran prestigio. Todo esto no solo es trabajo de presente, sino también de futuro», finaliza.

Premio Empresario del Año Banco Sabadell

Alfonso Jiménez, presidente de Cascajares

Resurgir de las cenizas para seguir creciendo

Alfonso Jiménez, presidente de Cascajares, comparte el relato del devastador incendio que acabó con su empresa en Dueñas para lanzar un mensaje de optimismo y esperanza, señas de identidad de la marca de platos preparados

Alfonso Jiménez, fundador de Cascajares, conversa con el rey Felipe VI, junto a Alfonso Fernández Mañueco, en la inauguración de la nueva planta.

Alfonso Jiménez, fundador de Cascajares, conversa con el rey Felipe VI, junto a Alfonso Fernández Mañueco, en la inauguración de la nueva planta.

Normalmente, un empresario tiene guardada en su memoria la fecha en la que puso en marcha su negocio. En el caso de Alfonso Jiménez, fundador de Cascajares, nunca olvidará aquel 26 de enero de 2023, cuando, casi tres décadas después de iniciar este maravilloso sueño con su amigo y socio, Francisco Iglesias, veía cómo las llamas devoraban la fábrica en Dueñas (Palencia). 

Conocida como productora de platos preparados tan emblemáticos como el capón de Cascajares, la pularda trufada, el pavo asado o el cochinillo, las imágenes del fuego dieron la vuelta al mundo y permanecieron en la retina de Jiménez durante mucho tiempo. Pero ello no le impidió ponerse inmediatamente manos a la obra para volver a levantar ese pequeño gran imperio que con tanta ilusión había levantado.

«Cuando se quemó la fábrica, estábamos en nuestro mejor momento. 2022 había sido un buen año para Cascajares, con doce millones de euros de facturación. A pesar del precio de la energía y del incremento de costes de las materias primas, vivíamos un momento histórico. Y 2023 iba ser un gran año también, si tenemos en cuenta los contratos firmados. Ya recuperados de la crisis del COVID, teníamos previsto alcanzar los 20 millones de facturación», resume Jiménez, natural de la localidad zamorana de Villardeciervos. «El incendio fue una gran cura de humildad, de esas que llegan cuando te empiezas a creer alguien», considera.

La planta de Cascajares, devorada por las llamas.

La planta de Cascajares, devorada por las llamas.

Echando la vista atrás, reconoce que no es la primera vez que Cascajares se enfrenta a una situación complicada. «Somos una empresa valiente y muy resiliente, acostumbrada a sacar partido de las dificultades desde sus orígenes», apunta. Y es que nació en 1994, en medio de una gran crisis económica, sin nada que perder, con veinte años y 160.000 pesetas cada uno de los dos socios en sus bolsillos. Su ahínco hizo que aquella pequeña empresa de cría de capones creciera y convenciera al banco para concederles un crédito de treinta millones de pesetas, con el que levantaron su primera fábrica en Villamuriel del Cerrato. «Poco a poco, los beneficios empezaron a superar a los gastos y comenzamos a vender por toda España», señala.

Llegó 2008 y Cascajares no fue ajeno a la crisis financiera, que provocó una caída muy importante de los platos preparados. «A nosotros nos cogió en muy mal momento, porque estábamos abriendo Canadá, donde necesitaban recursos que aquí no estábamos generando. Apoyándonos en la marca y la gente, conseguimos salir de aquel «siniestro», porque nosotros así lo consideramos», asegura. 

En 2019 las cosas parecían ir viento en popa, con diez millones de facturación, siendo en España un referente en platos preparados. «Pero llegó el COVID y lo perdimos todo», sentencia. Ventas negativas en marzo de 2020. «No es que no vendiéramos, es que los clientes nos devolvían los pedidos y los teníamos que aceptar, incluso productos que habíamos hecho a medida, conscientes de que no se iban a poder utilizar», lamenta.


«Cuando se quemó la fábrica, era nuestro mejor momento, con doce millones de facturación»


Volvieron a rearmarse y cerrar 2022 con un 30% de beneficios más que en ese 2019, pero el fuego arrasó esa subida. Por eso, Jiménez tiene claro que «todo es cíclico, nada es para toda la vida, ni lo bueno, ni lo malo», pensamiento de un empresario atípico, que se guía por el corazón. «Soy muy pasional. Lo era antes y, tras el fuego, lo soy mucho más. Lo estoy haciendo todo desde el corazón», aseguraba durante los momentos más duros de esa última crisis, donde su mayor obsesión era no perder a su equipo. De hecho, estando en ERTE renovó el contrato a personas que trabajaban en la fábrica como eventuales y confeccionó una lista de difusión de WhatsApp con todos sus empleados para enviarles mensajes cada día y seguir en contacto. «Quería mantener vivo el sentimiento de pertenencia, para que nadie se sintiera solo u olvidado y se fuera a otros proyectos», justifica. 

No es la primera vez que el presidente de Cascajares cuenta la historia de este incendio que le cambió la vida y le ayudó a rehacerse y avanzar. «Necesitaba contarle al mundo lo que había pasado, mi relato de superación tenía que llegar a la sociedad», considera. De hecho, ha realizado numerosas charlas en colegios «para que los niños entiendan lo que es la superación de la frustración y la gestión de la adversidad», también en universidades y empresas «para que la gente entienda que ante un gran fracaso hay una gran solución. Y quiero que nuestra historia de superación llegue también a toda la sociedad a través de un producto que hemos llamado El Ave Fénix de Cascajares», una pularda -el producto más vendido de la marca- con la que transmiten su historia de superación, «el relato de un grupo humano de 74 personas que, de repente, lo pierde todo y durante unos minutos se queda noqueado en el suelo. Pero es un equipo resiliente, capaz de levantarse y seguir vendiendo y generando negocio», valora.

Ese «Ave Fénix» se ha convertido también en un producto solidario, pensando en otros colectivos que han sufrido las consecuencias del fuego y que además, le toca muy de cerca, puesto que es natural de la zona. Se trata de los vecinos de la Sierra de la Culebra. «En Cascajares conocemos bien las heridas que infringe el fuego y queremos contribuir a que esa zona recupere su diversidad. Y nuestros producto será el vehículo para ello, porque se destinarán tres euros de cada venta para replantar treinta hectáreas de la Sierra de la Culebra con encinas, robles, castaños, pinos y cerezos, para que ese espacio de biodiversidad vuelva a dar alimento y cobijo a la fauna de la zona», anunciaba cuando presentó ese proyecto.

Alfonso Jiménez Rodríguez Vila.

Alfonso Jiménez Rodríguez Vila.

El primer año vendieron 20.000 ejemplares y la previsión del siguiente ascendía a las 40.000 unidades. «Queremos que las familias que comen ese producto durante la cena puedan ver un vídeo de lo que pasó y de cómo nuestra empresa ha luchado por resurgir entre las cenizas, y sepan que gracias a ellos crecerá un nuevo árbol en la Sierra de la Culebra», ansiaba. Este proyecto solidario, además, cuenta con el apadrinamiento del chef José Andrés, quien ya apoyó el desembarco del pavo de Cascajares en Estados Unidos. «La solidaridad de José Andrés es de todos conocida. Allí donde hay un problema, está él con su cocina. De hecho, en los incendios de La Culebra estuvo dando de comer a los bomberos que luchaban contra las llamas», agradece.

Entre las lecciones aprendidas tras superar el duro bache, el presidente de Cascajares destaca algunas tan prácticas como la revisión de las pólizas de seguro cada cierto tiempo o disponer de la información de la empresa en la nube, así como contar con una gabinete de crisis. «Las empresa deberían tener decidido quiénes deben formar parte de ellos en caso de incendio, de alerta alimentaria u otras circunstancias, y quién tiene que hacer qué», considera. Una buena relación con los medios, confiar en la gente y en su capacidad de hacer o tomar decisiones rápidas también ayudan en el largo proceso de recuperación. Y, en un plano más personal, Jiménez apuesta por mantenerse humilde, trabajar para ser una marca y empresa querida, y devolver a la sociedad todo lo que le da.

Se basa en lecciones aprendidas que, generosamente, comparte con otros compañeros empresarios para que tengan una guía en cualquier situación de crisis.

Premio Empresa + Sostenible

Bodegas Familiares Matarromera

Cómo hacer de la pasión por el vino una forma de vida presente en todas las denominaciones

La compañía familiar ha sabido diversificar su producto y unir a los caldos de calidad toda una oferta de alternativas sin alcohol e incluso una gama cosmética

Carlos Moro, en uno de los viñedos de Matarromera.

Carlos Moro, en uno de los viñedos de Matarromera.

Carlos Moro es el alma de Bodegas Familiares Matarromera. Apasionado de la viña y de la tierra, fundó esta empresa que ahora preside, convirtiéndola en una de las firmas vitivinícolas más exitosas y prestigiosas de España por sus vinos premium, con presencia en nada menos que siete Denominaciones de Origen gracias a las once bodegas que recorren parte de los ríos de España. Y es que sus antecedentes familiares siempre han estado vinculados a la viña y al vino, desde hace más de 800 años.

Así que su destino estaba casi escrito, por lo que este vallisoletano de la añada del 53 estudió Ingeniería Agrónoma y desde siempre se ha declarado un «enamorado» del vino español. Su formación continuó con estudios de Enología y Viticultura por la Universidad Politécnica de Madrid, siendo además diplomado en Economía de la PYME por la Universidad Complutense de Madrid, en Economía de Empresa por la Politécnica de Madrid y con un máster en Tecnologías de la Información y las Comunicaciones. Además, pertenece al Cuerpo Superior de Administradores Civiles del Estado y al Cuerpo Superior de Sistemas y Tecnologías de la Información. 

Con esta amplia formación y especialización, Moro apuesta por el vino y funda en 1988 Bodega Matarromera, en Valbuena de Duero, en pleno corazón de la Ribera del Duero. Esta sería la primera de una larga lista que se extienden por diferentes DO. Así, la empresa cuenta con Valdelosfrailes, en el mismo año, dentro de la Denominación de Origen Cigales: o Rento, ya con el cambio de siglo, una pequeña bodega de culto, ubicada a las orillas del Duero, en Olivares de Duero, de la DO Ribera del Duero. Fue en 2005 cuando nación la Bodega Emina Ribera del Duero, una auténtica revolución en el programa vitivinícola nacional, ya que además de una espectacular bodega con una arquitectura vanguardista, incluye un Museo del Vino y un complejo enoturístico que catapultó a Emina como el «gran referente» del vino en Castilla y León y de la Ribera del Duero en este sector. 

La creación de la Bodega Emina Rueda, en Medina del Campo -en el corazón de la DO Rueda- o la llegada de Bodega Cyan, en la DO Toro, completan el abanico de bodegas en Castilla y León.

Bodegas Familiares Matarromera sigue creciendo, no solo a nivel bodeguero, y en 2011 se crea la Fundación Carlos Moro de Matarromera, cuyos pilares se asientan en la realización de buenas prácticas, en la formación de ética responsable y valores humanos como base del talento y el emprendimiento para generar valor de sociedad. 

Un paso más en la trayectoria vitivinícola de la empresa se dio en 2014, con la constitución de Bodega CM de Matarromera, en San Vicente de la Sonsierra (La Rioja), lo que se tradujo en su introducción en una nueva Denominación de Origen, una de las más prestigiosas, además. A principios de 2017 salieron los primeros vinos de la DO Rioja de esta bodega, bajo los nombres de CM y Oinoz. El tercer caldo que se unió en esta familia fue Garu, en 2021.

Imagen panorámica de Bodegas Matarromera.

Imagen panorámica de Bodegas Matarromera.

Con el Duero y Rioja ya conquistados, en 2019 la compañía aterriza en otra prestigiosa Denominación de Origen española, con la puesta en marcha de la Bodega Casar de Vide, en Castrelo de Miño (Galicia), dentro de la DO Ribeiro. Allí se encontraron con variedades de uva únicas, como la Treixadura, Godello, Torrontés y Albariño.

Creciendo y asentándose, en 2021 Carlos Moro lidera una presentación sin precedentes en la renovada Bodega Matarromera, bajo el nombre de «Esencia Matarromera». Se trata de un proyecto único, que define el futuro de la emblemática bodega que él fundó hace más de tres décadas para encarar los nuevos horizontes con la mayor tecnología, sostenibilidad e historia, pero siendo fieles a su esencia original.

Galicia vuelve a ponerse en el punto de mira de la empresa y en 2022 empresario refuerza su presencia en dos de sus Denominaciones de Origen más importantes, como son Ribeiro, con la inserción de Bodega Sanclodio, y Rías Baixas.

En relación con el Premio Empresa + Sostenible, otorgado por los Premios Sabadell Castilla y León, el grupo Matarromera siempre ha estado vinculado a la investigación, el desarrollo y la innovación, a través de la empresa Abrobiotec S. L., puesta en marcha por el empresario para que se centrara en la biotecnología, especialmente la aplicada al sector alimentario, parafarmacéutico y cosmético. En esta línea también dispone de la empresa Esdor Cosméticos, dedicada a la investigación, desarrollo y producción de cosméticos naturales de alta gama. 

Además, en 2011 puso en marcha la mayor planta de deconstrucción molecular de Europa para la elaboración de los vinos sin alcohol, Bodegas Win, que se comercializa con las marcas Win y Sonríe, y que en la actualidad está presidida por su hija Beatriz Moro.

Todo el trabajo de décadas se ha visto reconocido con numerosos galardones y quizá uno de los más entrañables para la compañía sea el que se le otorgó en 2017 por parte del Gobierno de España. En manos del rey Felipe VI, recibieron el Premio Nacional de Innovación, en la categoría Trayectoria Innovadora, que reconoce el trabajo de toda una carrera dedicada a la investigación par seguir creciendo y mejorando como profesional. También tiene varios premios Alimentos de España o la Medalla de Oro al Turismo.

Como faceta menos conocida de Carlos Moro está su pasión por los quesos, cuya investigación sobre ellos le ha hecho publicar dos libros, bajo los títulos de «Guía práctica de los quesos de España» y «Lo quesos de Valladolid».


Implicación directa en el sector, al frente de varias agrupaciones

Carlos Moro es presidente de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) de Castilla y León y también está al frente de la Plataforma Tecnológica del Vino, formando parte de la Comisión Ejecutiva de la Federación Española del Vino, de la Fundación Riojana para la Innovación y miembro del Comité Ético de la Investigación de la Universidad de Valladolid. Además, ha sido presidente de Vitartis, Asociación Empresarial de Biotecnología Alimentaria y del sector agroalimentario en Castilla y León. Presidente de la Ruta del Vino de Rueda y miembro del Patronato de la Fundación Princesa de Girona son otros de sus cargos. En su apretado currículo también hay espacio para ser miembro de la Junta Directiva de la Cámara Hispano-alemana y es vocal del Consejo Social de la Universidad de Valladolid.

Lo que también cabe en su trayectoria profesional son numerosos reconocimientos, como el Premio Alimentos de España (2012 y 2023), Premio Europeo de Medio Ambiente (2012), Medalla de Oro al Turismo (2015), Premio al Mérito Ecoturístico (2020) o Premio Empresa Familiar Castilla y León 2023. 

Premio Empresa Familiar

Bodegas Fariña

La bodega que logró que todo el mundo hablara de la DO Toro

Manuel Fariña ha sabido modernizar el pequeño negocio que iniciaron sus padres y ahora su hijo Manu continúa añadiendo prestigio a la marca

Manuel Fariña y su hijo Manu Fariña, director técnico y adjunto a la dirección general de Bodegas Fariña.

Manuel Fariña y su hijo Manu Fariña, director técnico y adjunto a la dirección general de Bodegas Fariña.

Con una trayectoria que supera las ocho décadas, Bodegas Fariña se erige como un emblema indiscutible en la narrativa vinícola de la moderna Denominación de Origen Toro. Bajo la dirección de Manu Fariña, perteneciente a la tercera generación de la familia, la bodega continúa honrando y actualizando el legado vitivinícola heredado, diversificando su producción con nuevas gamas a lo largo del río Duero, desde la Tierra del Vino -donde comenzó a elaborar vino su abuelo-, a Toro, población en la que su padre, Manuel Fariña, transformó radicalmente los métodos de elaboración, la personalidad y el carácter de sus vinos, sin olvidar los Arribes del Duero.

Hay que remontarse hasta 1942 para situarse en el contexto económico de postguerra -y plena Guerra Mundial- cuando un matrimonio zamoranos, Salvador Fariña y Tomasa López, abandonaron Porto de Sanabria para establecerse en Casaseca de las Chanas en busca de un futuro mejor. Allí, a treinta kilómetros de Toro, en plena Tierra del Vino, empiezan una nueva vida con un proyecto arriesgado: elaborar vino en una rudimentaria bodega excavada en piedra calcárea. Así nace Bodegas Porto, en honor a su pueblo.

Su hijo Manuel estuvo vinculado desde su infancia al negocio familiar y tras completar sus estudios de Enología en la localidad valenciana de Requena con gran éxito, ya que fue el número uno de su promoción, en 1968, con sus conocimientos, se propuso modernizar y ampliar la bodega familiar. Con el arranque de la década de los setenta se empieza a elaborar los primeros Colegiata, cuando todavía Toro no tenía Denominación de Origen. Con menos cuerpo y menor graduación alcohólica, pero una buena crianza en madera, su etiqueta estaba inspirada en el monumento que lleva su nombre, monumento insigne de Toro.

Museo de Bodegas Fariña.

Museo de Bodegas Fariña.

Con esas botellas en el maletero de su coche, el joven Manuel -junto a su amigo José Antonio Mijares- recorrieron Europa dando a conocer el producto y cosechando gran aceptación internacional.

El negocio familiar pasa a denominarse Bodegas Fariña en 1986 y Manuel se convierte en uno de los grandes impulsores de la DO Toro, siendo el primer presidente de su Consejo Regulador. Ese mismo año se construye una nueva bodega y la zona encuentra su lugar en el mapa vitivinícola mundial.

Empieza a finales de los ochenta a acumular numerosos premios, con el Gran Colegiata y otros vinos de la bodega que destacan en una cata a ciegas en Suiza, lo que pone el foco en el potencial de los vinos de Toro. Esa sería la semilla que despertara el interés por esta DO entre enólogos y bodegueros. «La añada de 1982 marcó historia en nuestra boda y esos primeros premios y reconocimientos internacionales obtenidos con nuestro Gran Colegiata supusieron un antes y un después no solo para la bodega, sino también para la región», aseguran desde la empresa. 


Hoy, Bodegas Fariña se posiciona a la vanguardia de la innovación en Toro, produciendo vinos que se caracterizan por su frescura, frutalidad y elegancia


Desde entonces, continúan creciendo y mejorando, llevando el nombre de Toro por el mundo y con el Gran Colegiata por bandera, vino que ha sabido evolucionar con el tiempo para adaptarse a los nuevos gustos de los consumidores. Se trata de un caldo clave en la evolución de los vinos de Toro, destacándose por su influencia en la modernización de las prácticas vitivinícolas de la región y por su papel en la transformación de la imagen de los vinos toresanos, especialmente tras obtener importantísimos reconocimientos internacionales en la década de los ochenta. Hoy sigue siendo un referente icónico y uno de los mejores embajadores de su tierra. Elaborado con la variedad autóctona, la tinta de Toro, procedente de viñedos viejos y una crianza de 18 meses en barricas de roble americano, es un tinto estructurado y amable, que continúa recibiendo premios internacionales, siendo uno de los valores más destacados de los vinos de Toro.

Manu Fariña.

Manu Fariña.

Hoy, Bodegas Fariña se posiciona a la vanguardia de la innovación en Toro, produciendo vinos que se caracterizan por su frescura, frutalidad y elegancia, consolidando su presencia en más de cuarenta países alrededor del mundo. Estos vinos, arraigados en la tradición y en el meticuloso cuidado de las viñas, son el fruto de 300 hectáreas de viñedo propio, en el que se incluyen parcelas centenarias, y de una colaboración continua con viticultores locales, quienes aportan uvas de viñas mayoritariamente prefiloxéricas. Este viñedo viejo representa el verdadero tesoro de la región de Toro y son la base sobre la cual Fariña elabora algunos de sus vinos más emblemáticos.

Fariña es hoy también una bodega abierta a compartir experiencias inolvidables en torno al vino, con una variada oferta enoturística reconocida recientemente con el Premio Traveller’s Choice de Tridavisor. El visitante puede recorrer los originales rincones de su Museo Fariña, admirar su colección de pintura abstracta, conocer a fondo el proceso de elaboración de sus vinos y también la historia de la familia y del vino de Toro.

Premio Empresa + Internacional

Moralejo Selección

El empeño de unos hermanos por poner al cordero de Zamora en lo más alto de sector cárnico 

Moralejo Selección, con dos plantas en Arcenillas y Coreses, tiene una capacidad productiva de 30.000 toneladas anuales para responder a la demanda mundial

Enrique y Mario Oliveira, al frente de Moralejo Selección.

Enrique y Mario Oliveira, al frente de Moralejo Selección.

Nada menos que tres generaciones avalan a la empresa zamorana Moralejo Selección. La última, liderada por Enrique y Mario Oliveira Moralejo, se ha especializado en el despiece de las tres edades del ovino. Para ello, la firma cuenta con unas de las instalaciones más modernas de Europa, pero guardando la esencia con la que nacieron, sin olvidar sus raíces. Por ello, las dos plantas que tienen están ubicadas en el corazón de la Zamora rural, concretamente en Arcenillas y Coreses. 

Estas plantas se extienden en 20.000 metros cuadrados, con una capacidad productiva de 30.000 toneladas por año, cifras que le permiten hacer frente a la alta demanda de sus productos, requeridos en más de cuarenta países alrededor de todo el mundo.

Entre todos estos territorios donde se puede disfrutar en la mesa de los corderos de Moralejo Selección, destacan países como Israel o Japón, además de los principales estados de Oriente Medio o Singapur. De esta manera, la empresa lleva el nombre de Zamora por todo el mundo.


El afamado cocinero con doce Estrellas Michelín, Martín Berasategui, confía en estos productos para sus restaurantes 


 Y es que, desde el primer momento, los hermanos Oliveira Moralejo tenían claro que querían apostar por su tierra. Con el ahínco que les caracteriza, han conseguido llevar los inicios de su familia en un pequeño puesto del Mercado de Abastos de la capital zamorana, allá por los años sesenta, a convertir el negocio de sus abuelos y padres en una empresa que se puede considerar el mayor productor de cordero de España.

Todo esto es fruto de un intenso trabajo y también de una apuesta por la innovación y la tecnología -herramientas indispensables para avanzar en cualquier iniciativa empresarial en la actualidad-, con el objetivo de garantizar la dotación de valor al producto. Además, detrás está la labor que se realiza desde toda la cadena involucrada en el proceso para obtener la mejor carne de cordero Moralejo Selección, en sus distintos cortes.

Precisamente la innovación es la que logra esos cortes para los mercados y clientes más exigentes de todo el mundo, lo que genera un gran esfuerzo de transformación y de producción en un sector tan dinámico como es el cárnico. De hecho, de las instalaciones de Moralejo Selección han salido productos tan novedosos como ASADOFÁCIL, que es la estrella en Navidad, ya que se puede obtener un asado clásico de pierna, paletilla o costillar de lechazo en tan solo 50 minutos, sin ensuciar ni cocinar nada, quedando sabroso, crujiente y listo para hincarle el diente. 

Variedad de productos de la gama ASADOFÁCIL, de la empresa zamorana.

Variedad de productos de la gama ASADOFÁCIL, de la empresa zamorana.

A mayores de esta innovación, se llevan a cabo, paralelamente, rigurosos controles de calidad y de trazabilidad, siempre avalados por los máximos estándares de calidad internacional, como el IFS (International Featured Standards).

Esta exigencia y persecución de la calidad en su día a día ha hecho que referentes internacionales de la cocina se fijen en esta empresa zamorana, como es el caso que ha llevado al reconocido cocinero con nada menos que doce Estrellas Michelín, Martín Berasategui, a confiar en sus productos para sus restaurantes y ser prescriptor de la marca zamorana.

El compromiso de Moralejo Selección con revalorizar el cordero pasa por destacar y hacer hincapié a la sociedad de todos los beneficios y bondades que tiene el consumo de esta sabrosa carne: desde su perfecta composición nutricional hasta su alto contenido en proteínas e incluso vitaminas, como la B3, B6 y B12, además de minerales como el potasio, fósforo, zinc y selenio, esenciales para el correcto funcionamiento del organismo, como reflejan varios estudios al respecto.

Por otra parte, el consumo de esta carne contribuye a cuidar el medio ambiente, beneficia a la sociedad ayudando a las áreas rurales más despobladas, previniendo incendios con los rebaños o fomentando la biodiversidad con el traslado de las ovejas, que a su paso capturan carbono, el causante del calentamiento global.

Visa aérea de la fábrica de Moralejo Selección.

Visa aérea de la fábrica de Moralejo Selección.

En definitiva, todos estos beneficios hacen que la carne de cordero sea una perfecta elección para cuidar el planeta a la vez que a sus habitantes, como se defiende y se traslada desde Moralejo Selección.

La visión y enfoque de esta empresa cárnica zamorana permite poder disfrutar de una amplia colección de cortes de cordero Moralejo Selección con una calidad extraordinaria, elegidos por los mejores chefs del planeta para sus restaurantes y por los hogares, que pueden así disfrutar de la cocina gourmet en familia.

Gracias a contar con unas instalaciones pioneras y de las más innovadoras de Europa en la transformación y el despiece de las tres edades del ovino en la provincia de Zamora, pueden seguir dando valor a un producto tan tradicional como es el cordero y convertirlo en un referente gastronómico a nivel mundial.

Esto no sería posible sin los más 6.000 ganaderos y ganaderas de toda España con los que colaboran, que aportan a la ecuación uno de los mejores productos gastronómicos de país y del mundo entero.

Premio Empresa + Innovadora

Tecozam

Líderes en el sector  de la construcción

TecoZam es referente en obras de gran envergadura, desde Reino Unido hasta Oriente Próximo o Noruega 

IMG 1738

IMG 1738

Grupo TecoZam es un grupo tecnológico del sector de la construcción que nace en Zamora para implementar soluciones de alto valor tecnológico para sus clientes y partes interesadas externas e internas, poniendo el foco de sus actuaciones en el alto retorno que presentan sus soluciones constructivas a los accionistas y a la sociedad en su conjunto.

«Innovando para unir caminos» es el concepto de marca que la compañía desarrolla junto con su identidad corporativa y que refleja la visión y misión de esta, que es «fomentar la mejora de las condiciones de comunicación y de vida en las sociedades donde operamos», detallan desde la empresa. 

En la actualidad TecoZam opera en más de cuatro países de forma permanente, habiendo tenido presencia en Europa, América y Oriente Próximo, empleando unas 800 personas, con una facturación cercana a los 120 millones de euros.

Instalaciones de la empresa en el polígono de Los Llanos.

Instalaciones de la empresa en el polígono de Los Llanos.

También dispone de más de 50 millones de euros en recursos propios de material, parque de maquinaria e instalaciones y han colaborado e impulsado en más de 50 proyectos de I+D+i de alto impacto en su sector.

La gran expansión realizada en estos veinte años de andadura viene reflejada por los valores inculcados por su comité de dirección y en concreto por su grupo de accionistas, los hermanos Gómez Rojo, cuyo compromiso con la innovación, seguridad, eficiencia y la excelencia está demostrada en su actitud y trabajo cotidiano, así como el respeto y el compromiso. «Todos son los valores corporativos que representan a la compañía y a quienes forman parte de ella», aseguran.

«Durante todos estos años hemos visto los mercados exteriores como potenciales nichos de crecimiento en las soluciones tecnológicas que realiza la compañía en el ámbito de la construcción. Por ello hemos pasado de que un porcentaje de proyectos internacionales en 2021 de un 13 % a un 28% en el año 2022. Presentando un incremento de un 15 % anual», apuntan con satisfacción. En este ámbito, los mercados internacionales más importante han sido Reino Unido y Portugal.

Obras del viaducto Sota Bridge, en Noruega.

Obras del viaducto Sota Bridge, en Noruega.

Este recorrido no está, ni mucho menos, cerrado, puesto que se prevé que, en cuanto a apertura de nuevos mercados, en este próximo año 2025 siga creciendo el mercado británico con proyectos muy complejos como Silvertown, un túnel bajo el río Támesis, y Stonehegde, otro túnel sobre el emblemático espacio arqueológico, además de la línea de alta velocidad entre Birmingham y Londres HS2. A estos grandes proyectos hay que sumar la incorporación de nuevos mercados como los escandinavos de consolidación en Suecia, con proyectos en curso, y en Noruega, con el proyecto de construcción del mayor viaducto del país, Sotra Connection, diseñando los medios auxiliares y la construcción de un puente colgante sobre el fiordo de Knarreviksundet, con un ancho variable entre 30 metros y 40 metros y una longitud de 900 metros. «Los dos pilonos sobre los que colgará el tablero tendrán una altura de 145 metros, siendo éste un proyecto innovador para la compañía, al diseñar y desarrollar una tecnología disruptiva que permita poder dar un salto tecnológico en el sector de la obra civil europea», destacan desde la empresa zamorana.

TecoZam cuenta además con una cartera de quince patentes -españolas, europeas, PCT mundiales y patentes USA-, que vienen a ejemplificar el potencial innovador de las soluciones tecnológicas de la firma. «En los últimos años, desde el 2019 al 2022, hemos invertido en proyectos de I+D+i unos 33 millones de euros, que permiten a la organización seguir innovando en los proyectos que tiene en cartera en la actualidad en España, Noruega, Reino Unido y Portugal», enumeran. 

La apuesta por la innovación en TecoZam es constante y va creciendo en el tiempo. «En la actualidad, estamos inmersos en dos proyectos de ampliación en los que la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación están muy presentes», aseguran.

Una imagen del taller de ferralla, en Zamora.

Una imagen del taller de ferralla, en Zamora.

Una de estas actuaciones es el proyecto de IDI REBARTEC, que consiste en el establecimiento de un nuevo paradigma en la fabricación de ferrallas con un proceso automatizado y robotizado autónomo que vendrá a cambiar la industria española de elaboración de ferralla. «Para ello, se construirá una nave al lado de la existente, para poder albergar este nuevo centro de producción en Zamora», adelantan.

Otro proyecto de innovación a destacar es la construcción de una nave para la fabricación de encofrados especiales, también en el polígono de Los Llanos en Zamora, donde tienen sus instalaciones, con una fuerte apuesta por la I+D+I en procesos industriales con la digitalización de los procesos y la manufactura digital con el establecimiento de un sistema MES (Manufacturing Execution System), «entroncado en nuestra apuesta por la implantación de la metodología BIM (Building Information Modelling) en la organización», explican desde una compañía que, lejos de conformarse con todo lo que ya han conseguido, continúan apostando por la innovación para conquistar nuevos territorios con su calidad.

Premio Empresa + Inclusiva

Serbatic

Una empresa joven que basa su éxito en el talento 

Serbatic ofrece servicios profesionales de tecnologías de la información y comunicaciones y ayuda a sus clientes en la transformación digital

Robin Piñel y Álvaro González.

Robin Piñel y Álvaro González.

Perteneciente a la multinacional VASS, Serbatic está en el mercado desde el año 2006, especializada en la prestación eficiente de servicios profesionales de tecnologías de la información y comunicaciones a grandes empresas, consultoras e integradores del sector tecnológico, tanto de forma presencial como a través de sus centros de producción. «Resolvemos los problemas que tienen nuestros clientes con la digitalización a través del aporte de valor», resume el zamorano Álvaro González Martín, director de operaciones de la compañía. 

El de Zamora fue el segundo «delivery center» que se abrió -tras el de Cuenca- y después han llegado los de Albacete y Valladolid. «Elegir este tipo de ciudades se debe a que nos dimos cuenta de que había una gran escasez de profesionales en el sector y queríamos llevar el negocio donde hubiera esos focos de talento, aportando la posibilidad de trabajar desde lugares donde se tiene un gran arraigo y cerca de universidades e institutos», explica. En Zamora arrancaron en 2019, extrapolando el modelo de éxito conseguido en Cuenca, alcanzando casi el centenar de trabajadores. «Con el viento de cola a favor, el negocio fue creciendo y ahora mismo tenemos alrededor de 450 empleados repartidos entre Cuenca, Zamora, Madrid, Barcelona, Valladolid y Albacete», enumera.

«Ofrecemos un stack tecnológico tremendamente diversificado, nos movemos a todos los niveles en transformación digital que hay en el mercado y con equipos consolidados en plataformas de transformación de última hornada», asegura. Eso les abre las puertas de grandes clientes del IBEX 35, tanto de banca, como de telecomunicaciones o el sector servicios. «Nuestra especialización, aparte de hacer proyectos cerrados y cualquier tipo de colaboración a nivel de transformación digital, es el mantenimiento», apunta.

Las oficinas de Serbatic en Zamora.

Las oficinas de Serbatic en Zamora.

Para esto último, disponen de un equipo tremendamente profesionalizado que en la actualidad está evolucionando aprovechando la inteligencia artificial. «Estamos en plena transición, como si fuera la quinta revolución industrial, y nos estamos volcando en que la compañía sea más flexible en este sentido, con un plan de formación. Es una visión holística de la IA, desde la planificación hasta la ejecución, pasando por el despliegue en producción de las aplicaciones», detalla. Este intenso trabajo les asegura estar en ventaja frente a sus competidores. «Somos siempre los primeros en intentar adaptarnos a lo que viene y estudiarlo, porque aquí la formación de los trabajadores es muy importante», destaca González, quien considera que actuar así es «primordial» en este sector. 

De hecho, cualquier nuevo trabajador de Serbatic -venga de un aprendizaje académico universitario o de ciclos superiores- recibe una formación inicial en nuevas tecnologías. «También aprenden sobre el mundo empresarial», señala Robin Piñel, responsable del delivery center de Zamora. Esta formación es intensa durante siete u ocho semanas, seis horas diarias. «Desde nuevas tecnologías hasta las soft skills, queremos que los chicos y chicas están preparados para poder empezar una carrera profesional. Además, en una empresa como la nuestra intentamos escoger a gente que tiene un talento y hacer que ese talento se masifique», reconoce.

La formación no solo se centra en sus trabajadores, sino que Serbatic tiene un compromiso de empresa por la que también externaliza esta ayuda a centros de la ciudad, como el IES Claudio Moyano o la Escuela Politécnica Superior del Campus Viriato de Zamora, donde se imparten ciclos y grados vinculados al sector en el que trabajan. «Tememos lo que se denomina el Aula Serbatic e impartimos talleres de manera anual relacionados con la inteligencia artificial, el desarrollo de microservicios o la automatización de procesos, par que los estudiantes vean en lo que se está trabajando y que salgan de su formación más tradicional», argumenta Piñel. «Sobre todo, que cojan motivación y que vean qué posibilidades de futuro tienen y por dónde va el mercado», añade el director de operaciones.

Un trabajador de Serbatic.

Un trabajador de Serbatic.

Además del Claudio Moyano y la Politécnica -con quienes trabajan más intensamente-, Serbatic colabora con el IES Los Sauces de Benavente y realiza «mentoring» en otros institutos zamoranos para motivar a los alumnos a que estudien Tecnología. Todo ello luego se traduce en la elección de gente de Zamora para incorporarla a su plantilla. De hecho, la gran mayoría procede de la zona. «Se prima que la gente esté a gusto en la localidad, porque no hay que olvidar que uno de nuestros principales objetivos es evitar esa rotación que se producía en ciudades como Madrid y, además, en Castilla y León hay mucho talento», subraya González.

Por otra parte, Serbatic mantiene una colaboración muy interesantes con la Fundación para la Excelencia Empresarial de Castilla y León (EXECyL), perteneciendo a su junta directiva y participando en varias comisiones, como la de Digitalización o la de la Mujer. «Estamos colaborando muy activamente con la sociedad empresarial y con su tejido en Castilla y León, porque confiamos en tener una sociedad mejor y más eficiente», defiende.

Agradecen este Premio Empresa + Inclusiva del Banco Sabadell asegurando la discriminación no está en el vocabulario de esta empresa. «Mientras encajes en la personalidad y el ADN de Serbatic, serás bienvenido. Es una máxima que, afortunadamente, estamos consiguiendo replicar en todos nuestros centros, poniendo el de Zamora, por ser el más grande, siempre como ejemplo», afirma. Y es que, como se señala desde la propia compañía, Serbatic basa su éxito en el talento. «Lo que marca la diferencia en una empresa de servicios es el equipo, el talento de su gente, y es ahí donde reside nuestro valor fundamental».

Finalistas Premio Startup del Año

BeonX, AGM Global y Gamez Studio

Pequeñas empresas con grandes ideas

Tres entidades de diferentes sectores están en liza para conseguir el galardón que se elige por votación popular

Varios compañeros trabajan en una startup.

Varios compañeros trabajan en una startup.

Tres son las candidatas que optan al Premio Startup del Año, un reconocimiento muy especial, puesto que no han sido los miembros del jurado de los Premios Empresa del Año Banco Sabadell los que han decidido quién se lo lleva, sino que se ha realizado mediante votación popular y se trata de una elección de los lectores de LA OPINIÓN-EL CORREO DE ZAMORA, quienes han votado a la empresa que creen que merece esta recompensa popular.

AGM Global

La primera de ella s es AGM Global, situada en el Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid), con un proyecto de ingeniería que brinda soluciones en el ámbito tecnológico a las necesidades del mundo real. Esta empresa ofrece un sistema de control para técnicas de riego, que permite controlar la producción, el consumo de recursos hídricos y energéticos. 

Gracias a este método de control se obtiene un registro de los consumos y de las variables que afectan al sistema, que serán la base de un RDI (Regulated Deficit Irrigation), gracias al cual el agricultor dispone de la base de planes, basados en los registros para el desempeño de distintas estrategias. El objetivo último es optimizar su plantación, a través de unos sensores únicos en el mercado, que aportan la información sobre cuándo y cuánto regar.

«Queremos poner nuestra experiencia a su disposición, para ayudarles a analizar su situación actual, asesorarles en sus proyectos de futuro y diseñar soluciones a medida», apuntan desde la compañía, que diseña proyectos a medida de sus clientes, analizando cada una de sus necesidades.

El 5G es una de las tecnologías que utilizan. «Va a permitir que las redes de telecomunicaciones se usen para más aplicaciones y procesos que hasta ahora», aseguran. 

AGM Global dispone de una amplia experiencia en soluciones de ingeniería para el desarrollo de las tecnologías móviles, con monitorización y proyectos de campo electromagnéticos, estudios técnicos de red de dispersión, diseño de redes de distribución y supervisión y dirección de obra, entre otros. También oferta servicios de ingeniería e infraestructuras, con auditorías y supervisión de emplazamientos, dirección facultativa de obra, coordinación de seguridad y salud o proyectos técnicos. 

BEONx

Dedicados a la tecnología de inteligencia artificial en el sector hotelero, BEONx es una empresa ubicada en el Parque Tecnológico USAL, de Salamanca y presumen de su compromiso en ofrecer soluciones tecnológicas hoteleras de primera clase «que impulsan la rentabilidad sostenible, simplifican la gestión de datos, mejoran la eficiencia operativa y brindan las mejores experiencias de calidad para los huéspedes», resumen.

La historia de BEONx es una historia de transformación. Comenzaron en Salamanca hace ya doce años, tras descubrir que muchos gerentes de ingresos de hoteles seguían utilizando procesos manuales que ya no eran adecuados para la era digital.

Los fundadores, Emilio Galán y Rubén Sánchez, vieron una oportunidad para aplicar sus antecedentes en astrofísica e ingeniería informática para simplificar la gestión de ingresos, hacerla más eficiente y mucho más poderosa. «Nuestro objetivo es simple: queremos desbloquear el potencial de la sostenibilidad holística para impulsar la rentabilidad de nuestros clientes. Estamos utilizando nuestra tecnología de inteligencia artificial para evaluar vastos conjuntos de datos complejos que ofrecen una visión holística de la experiencia del huésped, ofreciendo soluciones innovadoras que integran las corrientes de ingresos y establecen un vínculo claro entre los principios ESG y la creación de valor», explican.

Y a todo este conjunto lo denominan rentabilidad sostenible, permitiendo a los hoteles descubrir perspectivas completamente nuevas sobre la forma en que gestionan los ingresos y las ganancias sostenibles.

Gamez Studio

Cierra este grupo de candidatos la empresa zamorana Gamez Studio, dedicada al mundo de los videojuegos y la más joven de todas, puesto que arrancó el pasado año. «Queríamos iniciar esta aventura en nuestra ciudad, con la esperanza de aportar un soplo de aire fresco y ofrecer nuevas oportunidades para que se mantenga viva», subrayan sus fundadores. Un objetivo, el de permanecer en Zamora, que lo quieren mantener pase lo que pase.

La empresa cuenta con un equipo multidisciplinar de artistas locales apasionados por el mundo del diseño, el modelado 3D, la animación y la programación. «Somos jóvenes, pero buscamos expandir nuestros horizontes y cumplir nuestros grandes objetivos. Valoramos la creatividad y la colaboración. Trabajamos juntos para crear juegos que sean auténticos y que resuenen con nuestro público objetivo. Nos encanta involucrar a nuestra comunidad en el proceso de desarrollo, recibiendo comentarios y sugerencias para asegurarnos de que estamos en la dirección correcta», afirman. 


No pueden ser más diferentes las tres empresas que en esta jornada sabrán quién es la elegida para el galardón Premio Startup del Año. Desde Valladolid, Salamanca y Zamora, se dedican a sectores totalmente distintos. El sector de los videojuegos es en el que ya se está haciendo un hueco Gámez Studio, que incluso ha llegado a organizar un evento de grandes proporciones en la capital, participando además en las ferias nacionales más destacadas. Soluciones para el riego totalmente automatizado es lo que ofrece AGM Global desde el Parque Tecnológico de Boecillo, poniendo la ingeniería al servicio de los agricultores. Y, por último, BEONx ofrece soluciones muy interesantes al sector hotelero.


ANÁLISIS

Ecomomía en Castilla y León: los números hablan por sí solos

Los últimos datos sitúan a la Comunidad con muy buenas perspectivas de crecimiento en este 2024, con una cifra de negocio que se dispara 

Obras del metro de Londres,  donde ha participado la empresa zamorana TecoZam.

Obras del metro de Londres, donde ha participado la empresa zamorana TecoZam.

Castilla y León está en crecimiento y así lo atestiguan los últimos informes que avalan que la Comunidad va por el buen camino en el plano económico. Gran parte de este empuje es debido a las ventas al exterior de los productos que se elaboran y fabrican aquí, con unas materias primas de excepcional calidad, sobre todo en el ámbito alimentario. También el fuerte aumento previsto de la inversión por la bajada de los tipos de interés y la recuperación de las comprar por parte de mercados extranjeros aúpan ese crecimiento esperanzador para este territorio.

Desde el Instituto Nacional de Estadística (INE), el índice de cifra de negocio en la industria de Castilla y León se ha disparado durante el pasado mes de abril un 13% en la variación interanual. Por destino económico de los bienes, tres de los cinco sectores presentaron tasas mensuales positivas, salvo la energía, que descendió un 0,6%, y los bienes intermedios, con una caída del 0,3%. En el lado de los incrementos están los bienes de consumo no duradero (3,3%), los bienes de equipo (2,2%) y los intermedios (1,2%). También subió la cifra de negocios del sector servicios de mercado, nada menos que un 8,2%.

Con respecto al valor de las ventas de productos de la industria manufacturera, creció un 3% en el pasado 2023, con 41.601 millones de euros, lo que significa un 7,2% del total nacional, teniendo además en cuenta que España disminuyó un 0,4%. La alimentación es, con diferencia, la actividad que lidera las ventas -un 30% en Castilla y León-, por lo que uno de cada tres euros de la industria manufacturera de Castilla y León corresponde a alimentación, siendo además el 10,3% de la producción nacional del sector procedente de esta Comunidad. No es nada desdeñable además la actividad de vehículos de motor, con 8.959 millones de euros en Castilla y León, es decir, el 13,8% del global nacional, situación muy similar a 2022.

Empleados de Serbatic en el «delivery center» que hay en Zamora.

Empleados de Serbatic en el «delivery center» que hay en Zamora.

El tercer puesto es para los productos metálicos, con 3.302 millones, el 8,1% del total nacional. Le sigue en la lista el caucho y el plástico -2.836 millones-, continuando con la madera y el corcho.

Por su parte, el sector de las bebidas alcanzó cotas similares a las del año anterior en Castilla y León, con 1.605 millones de euros. También en cifras similares se encuentran los productos minerales no metálicos (1.514 millones), la industria química (1.443 millones), los productos de primera transformación y fundición de metales (1.278 millones), el sector del papel (1.191 millones) y la maquinaria de equipo (1.003 millones).

Como se ha señalado, el mercado exterior está en expansión y en este primer cuatrimestre del año Castilla y León exportó productos por valor de 6.600 millones de euros, por lo que se incrementa un 12,6% con respecto al año anterior. La automoción ha sido el sector que se coloca en primer lugar en estas ventas, con el peso de las exportaciones de material de transporte (30,7% del total), seguido por la sección de máquinas, aparatos y material eléctrico (18,7%). Solo las manufacturas de piedra, yeso y cemento bajaron en las ventas al extranjero.

Respecto a las importaciones, también el material de transporte está a la cabeza, con el de máquinas, aparatos y material eléctrico. Los mayores aumentos se registraron en las secciones arancelarias de manufacturas de piedra, yeso y cemento y también en productos de industrias químicas y conexas. Aquí en descenso se notó en pastas de madera u otras materias de celulosa.

Bodegas Fariña.

Bodegas Fariña.

En cuanto a los países con estrechas relaciones comerciales con Castilla y León, Francia sigue en el primer lugar, donde se destinan el 24,4% del total de las mercancías exportadas -con 1.610 millones de euros y el 24,4% del total- y del que procede el 20% de los productos importados. 

A pesar de los buenos resultados que se han estado registrando y las buenas perspectivas futuras, Castilla y León también cuenta con diferentes ayudas económicas que empujan hacia el éxito a los empresarios y trabajadores. Ejemplo de ello son los Fondos de Cohesión Territorial, que este 2024 repartirá en la Comunidad 4,5 millones de euros -una cuarta parte de la cifra nacional-, según el reparto que se aprobó en la Conferencia Sectorial para el Reto Demográfico el pasado mes.

Este importe, que asciende a un total de 20,2 millones de euros para todo el territorio nacional, se reparte atendiendo a criterios de densidad de población, situación económica y social. Se destinará para financiar proyectos que generen oportunidades de desarrollo. 

«Con la aprobación del reparto del Fondo, lo que hacemos es dar continuidad al trabajo que se ha venido realizando, con un espíritu de colaboración muy importante, entre los distintos niveles de la administración», señalaba, en declaraciones a Ical, la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, quien celebró que «se consoliden los fondos destinados a incentivar proyectos innovadores que buscan nuevas maneras de resolver algunos problemas que no encajan en las políticas y las competencias tradicionales de las comunidades autónomas y que están sirviendo para aprender y poner en valor muchas de las iniciativas enormemente innovadoras que se están desarrollando en los territorios», defendió.

Y es que este fondo se configura como una «herramienta fundamental» para articular de manera transversal una política de cohesión socio territorial, centrada en el reequilibrio de derechos y oportunidades de la ciudadanía. Así pues, el objetivo es «impulsar un modelo territorial policéntrico, fomentando un desarrollo local social, económico y medioambiental, integrado e inclusivo, que se desarrolle de forma prevalente en pequeñas y medianas localidades y ciudades a partir de sus propias potencialidades».

Con este fin, las acciones e iniciativas seleccionadas por las comunidades autónomas deberán cumplir, simultáneamente, varios objetivos, entre ellos, promover medidas de ordenación del territorio que favorezcan un nuevo modelo productivo territorial, más integrado, equitativo e inclusivo; abordar los desequilibrios territoriales en lo referente al acceso de la ciudadanía a los servicios públicos -sanitarios, educativos, habitacionales o relativos a la movilidad y la conectividad territorial-; promover medidas de ordenación del territorio con el fin de incentivar la actividad económica en zonas en situación de declive demográfico; y garantizar el desarrollo sostenible y el bienestar de los habitantes de su área de influencia.

Vista aérea de la empresa Moralejo Selección.

Vista aérea de la empresa Moralejo Selección.

Este Fondo de Cohesión podrá beneficiar a más de nueve millones de españoles residentes en 6.724 municipios -muchos de ellos en Castilla y León- con lo que se busca «mantener y mejorar» las condiciones de calidad de vida, reduciendo la brecha territorial con la financiación de proyectos que fomentan el desarrollo económico y social en municipios de menos de 2.000 habitantes.

También la Junta apoya con ayudas a las empresas y una de las últimas partidas, de 1.669 millones de euros, será para impulsar 11.236 proyectos de empresas, que busca alcanzar la creación o mantenimiento de 32.472 empleos desde el inicio de la legislatura, enmarcados dentro de las líneas de apoyo que el Instituto para la Competitividad Empresarial de Castilla y León ofrece a los empresarios para continuar impulsando el desarrollo económico de la Comunidad.

Estas medidas de apoyo empresarial tienen como objetivo mejorar la competitividad de las empresas a través de una treintena de opciones, dirigidas a fomentar la inversión; a impulsar la innovación; al incremento de las exportaciones de las empresas de la Comunidad; al apoyo a la financiación a través de distintos productos como préstamos avalados y capital riesgo; y por último, a promover el desarrollo del suelo empresarial.

Por su parte, la Consejería de Industria, Comercio y Empleo ha puesto en marcha cinco programas de apoyo a los autónomos de Castilla y León. Con un crédito de hasta diez millones de euros, los trabajadores autónomos podrán acogerse a unas subvenciones destinadas a sus primeros pasos, consolidar su negocio e instalarse en el territorio.

Se tata de «Autes», para fomentar el autoempleo desde sus inicios, que se incentiva con una cuantía general de 5.000 euros; «Autegres», destinado a fomentar que jóvenes graduados se puedan convertir en autónomos o «Tarifa Cero Total: Segunda Oportunidad», para el pago de cuotas a la Seguridad Social a aquellos empleados por cuenta propia que hayan iniciado recientemente su actividad. Un cuarto programa busca dar facilidades a aquellos autónomos que quieran instalarse en Castilla y León y se finaliza con otro para financiar el fomento de la contratación indefinida del primer trabajador por parte de autónomos.

stats