La reforma laboral dispara los contratos fijos en Zamora

Las firmas de empleos iniciales indefinidos se multiplicaron por seis en 2023 respecto al último año anterior a la pandemia

Oficinas del servicio de empleo en Zamora. | E. F. (Archivo)

Oficinas del servicio de empleo en Zamora. | E. F. (Archivo) / A. B.

A. B.

La reforma laboral que entró en vigor en mayo de 2022 ha reducido en más de 10.000 los contratos anuales que se firman al año en la provincia de Zamora, en relación a los datos prepandemia, pero redujo drásticamente la temporalidad. Las cifras que maneja el Servio Público de Empleo Estatal (SEPE) constatan una reducción significativa de la contratación, con un aumento exponencial de los indefinidos y una merma sustancial de los temporales tras la eliminación del contrato por obra y servicio.

El SEPE indica en su base de datos, analizada por Ical, que el año pasado se suscribieron en la provincia zamorana 44.115 contratos iniciales frente a los 54.856 de 2019, lo que supone 10.741 menos, con una merma porcentual del 19,6%

El endurecimiento de la contratación temporal, con la eliminación de la modalidad por obra y servicio, está detrás de esta importante merma, que llega acompañada de un aumento de los contratos indefinidos, que se multiplican por seis en relación a 2019 (comparar con 2020 y 2021 no reflejaría la realidad por ser años atípicos en lo económico por la pandemia y en 2022 solo tiene efectos poco más de medio año la reforma).

En concreto, los contratos iniciales indefinidos suscritos el año pasado en la provincia de Zamora ascendieron a 11.895, frente a los 1.977 contratos del mismo tipo en 2019, lo que supone un incremento de 9.918 contratos iniciales indefinidos o, lo que es lo mismo, un 501,7% más.

En el conjunto de Castilla y León se suscribieron en 2023 662.685 contratos iniciales, frente a los 944.661 de 2019, lo que supone 281.976 menos, dicho de otro modo, una caída del 29,8% en la contratación. Sin embargo, los iniciales indefinidos ascendieron a 214.917, lo que representa 170.506 más que en el año prepandemia, con un alza del 383,9%. En concreto, el pasado año se firmaron 90.681 contratos fijos a tiempo completo, cuando en 2019, fueron 24.023; junto a 60.681 a jornada parcial, frente a los 15.544 de antes de la pandemia. Pero el mayor aumento se produjo por la apuesta por los fijos discontinuos, ya que se produjeron 63.555 contrataciones bajo esta modalidad, cuando en 2019 ascendieron a 4.844.

Zamora es la provincia de la comunidad autónoma que sale mejor parada de la última reforma laboral. El aumento de los contratos iniciales indefinidos es muy superior a la media regional, y de hecho esta es la provincia donde más creció este tipo de contratación, en términos porcentuales, en el año 2023 respecto al 2019.

Por provincias

El incremento del 501% (11.895 contratos iniciales indefinidos en 2023) es muy superior a la cifra porcentual de Soria, con un 467% (9.33); León (36.510), con un 427,6%; Burgos (32.491), un 424%; Ávila (12.949), un 405,8%; en Salamanca (28.558), un 380,9%; Segovia (16.904), con un 337,4%; Valladolid (56.667) un 337,3%; y a la cola está Palencia con 9.610 iniciales indefinidos, un aumento del 309,8% respecto a 2019.

Además, aunque la reforma ha mermado las nuevas contrataciones en Zamora, lo hace en menor medida que en otros lugares de Castilla y León. Los contratos iniciales descendieron en Segovia (50.679), un 37,9%; en Ávila (37.623) un 37,7%; en Valladolid (152.144) un 34,9%; en Soria (24.828), un 30,7%; en Palencia (64.806), un 29%; en Burgos (100.063), un 28,2%; en León (97.471), un 26,7%; en Salamanca (90.956), un 20,5%; y en Zamora (44.115), un 19,6%.

Despidos durante el periodo de prueba para "burlar" la ley

El secretario de Acción Sindical, Coordinación y Diálogo Social de UGT en Castilla y León, Raúl Santa Eufemia, indicó a Ical, que estos datos revelan cómo se empleaba la contratación temporal de forma "totalmente abusiva" antes de la reforma laboral, y puso de relieve que ahora la Inspección de Trabajo debería "centrarse en vigilar los despidos a personas que no pasan el periodo de prueba", ya que antes era algo "circunstancial" y ahora "es constante".

Santa Eufemia aseguró que tras la limitación de la contratación temporal, ahora el empresario "abusa" del despido en periodo de prueba, lo que llega acompañado además de "indemnización cero" para el trabajador.

El dirigente sindical también explicó que antes de la reforma los temporales "entraban y salían muchas veces de un puesto en el mismo mes" y la generación de empleo les correspondía a ellos, pero ahora les están convirtiendo en fijos discontinuos, y "no existen nuevos nichos" con un "paro estructural brutal".

Los que se vieron afectados por los ERTE durante la COVID volvieron a sus puestos, y los temporales, ahora son fijos discontinuos, dijo, pero "el que estaba parado, sigue en el desempleo", añade."No hay contratos nuevos porque el que estaba parado, sigue parado", dijo, para denunciar que la mayor parte de esos desempleados son mayores de 45 años, que "están invisibilizados".

"Seis de cada diez parados son mayor de 45 años, y el 60% de sos son mujeres; y un 65% están en el sector servios", precisó.

Santa Eufemia aseguró que tras la limitación de la contratación temporal, ahora el empresario "abusa" del despido en periodo de prueba, lo que llega acompañado además de "indemnización cero" para el trabajador.

El dirigente sindical también explicó que antes de la reforma los temporales "entraban y salían muchas veces de un puesto en el mismo mes" y la generación de empleo les correspondía a ellos, pero ahora les están convirtiendo en fijos discontinuos, y "no existen nuevos nichos" con un "paro estructural brutal".

Los que se vieron afectados por los ERTE durante la COVID volvieron a sus puestos, y los temporales, ahora son fijos discontinuos, dijo, pero "el que estaba parado, sigue en el desempleo", añade."No hay contratos nuevos porque el que estaba parado, sigue parado", dijo, para denunciar que la mayor parte de esos desempleados son mayores de 45 años, que "están invisibilizados".

"Seis de cada diez parados son mayor de 45 años, y el 60% de sos son mujeres; y un 65% están en el sector servios", precisó.