Bendición con protagonismo canino en Zamora

Una treintena de perros, un solo gato llamado ‘Morito’ y un búho de peluche reciben la consagración divina tras la procesión de San Antón por las calles del barrio de La Lana

"Cheis" y "Cuca", dos cachorros de Border collie de tres meses, no quisieron perderse su primera procesión de San Antón. Tampoco "Rex", el veterano perro de quince años que les acompañaba junto a su dueña, Mariam Muñoz, que confiesa que todos los años acude a la cita.

Este año, a la procesión por las calles del barrio de La Lana y la posterior bendición de animales en San Antolín asistieron, sobre todo perros, hasta una treintena de ellos, junto a un único gato –llamado ‘Morito’ y trasladado en su correspondiente transportín para estar a resguardo de los canes– y un inofensivo búho de peluche que llevó a la celebración una niña.

El párroco Miguel Ángel Hernández, durante la bendición. | Ana Burrieza

El párroco Miguel Ángel Hernández, durante la bendición. | Ana Burrieza / Alberto Ferreras

La procesión, una tradición que la cofradía de San Antonio Abad remonta a hace 433 años, ha concluido con esa consagración de animales, una subasta de productos de la tierra y enseres de todo tipo y una sanantonada, la contundente cena típica de estas fechas a base de alubias y productos cárnicos de porcino.

Algunas de las mascotas también disfrutaron de su particular festín, como "Luna", un labrador de once años al que su dueño, Juan Carlos López, dio una hamburguesa este sábado para celebrar la festividad. Como la fecha real del patrón es el miércoles, ese día le preparará langostinos y mejillones. No solo de carne vive el perro.