Localizan en el subsuelo la posible conexión entre el Palacio Episcopal y la Catedral

La prospección geofísica corrobora la existencia de "mucha construcción subterránea" medieval en los metros que separan los dos inmuebles

Turistas observan el trabajo del equipo de técnicos durante la pasada primavera. | N. S.

Turistas observan el trabajo del equipo de técnicos durante la pasada primavera. | N. S. / Natalia Sánchez

Natalia Sánchez

Natalia Sánchez

La Zamora más medieval podría estar todavía por descubrir y podría encontrarse oculta en el subsuelo que circunda a la Catedral, a tenor de las conclusiones extraídas de los análisis realizados la pasada primavera por un equipo de profesionales con un georradar, un magnetófono de protones, un penetrómetro y un dron en las inmediaciones del primer templo diocesano, en el Palacio Episcopal de Zamora y en la iglesia de San Ildefonso.

Las pruebas han corroborado las sospechas sobre la existencia de "mucha construcción subterránea" desde la puerta cegada de la Catedral hasta el Palacio Episcopal. "Se trata de una zona muy rica arqueológicamente porque posiblemente el Palacio Episcopal románico estaría conectado en esa zona con la Catedral" sostiene el delegado diocesano de Patrimonio, Miguel Ángel Hernández.

Una técnico con el georradar pasa por la zona donde se estima que están las construcciones

Una técnico con el georradar pasa por la zona donde se estima que están las construcciones / N. S.

El historiado también menciona que desde el Palacio a la denominada "puerta chica", que era por la que el obispo accedía a su edificio, que corresponde actualmente con el espacio que ocupa la nueva capilla de la Piedad, "existen una serie de construcciones aledañas", una conclusión extraída tras realizar un minucioso barrido por toda las inmediaciones de la Puerta del Obispo y en los metros que separan el primer templo diocesano del Palacio Episcopal una vez localizados documentación que recoge la presencia de casas episcopales y otras viviendas en los metros que actualmente separa los dos inmuebles que forman parte del patrimonio eclesial.

Ante estos indicios impulsar una excavación "sí tendría su interés" para documental el Palacio Episcopal medieval, por "conocer cómo se construía y qué dimensiones tenía" remarca el sacerdote a quien le gustaría llevarla a cabo, un planteamiento que han comunicado al Ayuntamiento de Zamora para embarcarse de manera conjunta dado que el terreno donde se han localizado los posibles restos son de titularidad municipal.

Interior del Palacio Episcopal

Los profesionales también inspeccionaron el interior del Palacio Episcopal donde han descubierto la existencia de varias galerías subterráneas, tal y como sospechaban. Una de ellas está localizada debajo de la actual sala de investigadores y otra estancia está situada en la zona que da al río, pero "lo que no sabemos si realmente es una galería o bien sea un hueco que existe desde la propia peña a donde se ha construido el muro", puntualiza el sacerdote Miguel Ángel Hernández, quien estima que "puede que al bajar sea un espacio que han cimentado o puede que sea una estancia con valor artístico".

Así las cosas, antes de hacer una proyección arqueológica, regresarán a Zamora los técnicos para revisar "in situ" los datos obtenidos.

Los técnicos con el georradar por la Puerta del Obispo

Los técnicos con el georradar por la Puerta del Obispo / N. S.

Una silueta que podría ser de un templo prerrománico

El empleo en los análisis de un dron ha permitido ubicar una silueta de una construcción en las inmediaciones de la Catedral de Zamora, en un espacio entre el primer templo diocesano y los Jardines de Baltasar Lobo. "Se aprecia la silueta marcada de un edificio" pormenoriza el delegado diocesano de Patrimonio, Miguel Ángel Hernández.

El sacerdote estima que "podría corresponder a alguna de las iglesias" que hubo alrededor del primer templo, dado que no hay que olvidar que la seo sufrió ampliaciones, de la que existe constancia documental.

En este sentido el investigador Florián Ferrero, que ha analizado la configuración de Zamora durante la época románica, apunta que la Catedral tuvo muy próxima "dos iglesias" bajo el título de San Martín, "una situada en la plaza de Antonio del Águila y tengo detectada por la zona de San Martín Eremum", que estaba localizada en las cercanías del primer templo diocesano en dirección al Castillo, que "sería posiblemente una iglesia visigoda o mozárabe".

Una mujer pasea por la zona por la que se ha localizado la silueta que podría corresponder a la iglesia de San Martín El viejo o San Martín Eremum. | Ana Burrieza

Una mujer pasea por la zona por la que se ha localizado la silueta que podría corresponder a la iglesia de San Martín El viejo o San Martín Eremum. | Ana Burrieza / Natalia Sánchez

De este templo denominado también San Martín El Viejo existe constancia documental "en 1156" y desde 1187 se denomina San Martín Eremum, cuyo nombre "hace referencia a su estado de abandono". "Cuando se dice que es una iglesia muy antigua solo puede ser prerrománica, si se tratara de un templo visigodo sería anterior al año 712, o bien mozárabe que sería del siglo XI o del X", certifica Florián Ferrero.

En su opinión "es un espacio para ser estudiado" porque "puede que lo que se haya visto sean unos muros o puede ser una estructura más moderna" aunque los indicios existentes "hacen pensar que pueda ser la iglesia de San Martín Eremum", pero "hay que hacer más pruebas más específicas", enfatiza el archivero.

El investigador, que forma parte del equipo de profesionales implicados en interpretar los resultados de los análisis efectuados con las últimas tecnologías, puntualiza que "si pudiéramos confirmar si es San Martín Eremum sería muy bueno para Zamora y se podría hacer una excavación para añadir un elemento más en la historia de la ciudad".

Los terrenos donde se ha apreciado los restos no son de titularidad eclesial por lo que los responsables diocesanos han traslado el resultado del análisis al Ayuntamiento de Zamora.

San Ildefonso

En cuanto a los resultados del paso de los medios técnicos de última tecnología por el exterior y el interior de la iglesia de San Ildefonso, el rastreo con el georradar ha permitido descubrir algunas estructuras "posiblemente de la torre original" que ayudarán a conocer mejor la historia del edificio, tras las excavaciones que se hicieron en su momento cuando se arregló la iglesia y las que se hicieron en la cabecera con la instalación de la calefacción en el templo.