Pulverizadores y portabolsas en la guerra contra los orines y las heces de perros en Zamora

El Ayuntamiento inicia una campaña de concienciación y el reparto de material de higiene a los dueños de las mascotas

Campaña contra los orines y excrementos de perros en Zamora.

Campaña contra los orines y excrementos de perros en Zamora. / Cedida

El Ayuntamiento de Zamora y la concesionaria del servicio municipal de Limpieza Viaria quieren hacer la guerra a los orines de perros que estropean por corrosión elementos del mobiliario urbano y los dueños incívicos que no recogen las heces de sus mascotas y por ello han iniciado una campaña de concienciación que incluye además el reparto de material de higiene a los dueños de los canes.

En concreto, a partir del próximo martes día 5 se entregará un kit compuesto por un recipiente pulverizador para echar en el lugar de la vía pública en el que el perro orine cuando lo haga fuera de las zonas ajardinadas y un portabolsas con forma de hueso que sirve para llevar las bolsas de recogida de excrementos. Además, se entregará un folleto informativo sobre los correctos hábitos para eliminar de la vía pública los restos orgánicos del animal. Todo ello se dará de forma gratuita a todos los propietarios de perros, con el único requisito de que indiquen el número de identificación de su mascota, según ha indicado en rueda de prensa el concejal de Obras, Movilidad, Infraestructuras y Participación Ciudadana, Pablo Novo.

El concejal Pablo Novo en la presentación de la campaña.

El concejal Pablo Novo en la presentación de la campaña. / Cedida

La iniciativa forma parte de la campaña de comunicación con la que se pretende atajar la problemática de los "hábitos incívicos" de algunos dueños que dejan los excrementos de su mascota en la vía pública o que muestran "permisividad" cuando su perro orina en un elemento de mobiliario urbano o en las aceras. Eso genera una sensación de suciedad porque la mancha del orín permanece hasta que al día siguiente vuelve a pasar la barredora del servicio de limpieza. A ello se suma los problemas de corrosión en la base de papeleras, farolas y postes de señalización. De hecho, en la calle Fray Toribio de Motolinia, hace unos meses fue necesario retirar una farola porque suponía un "peligro real" debido a que estaba "sumamente corroída en la base por la acumulación de orín de perro durante mucho tiempo", ha explicado Novo.