Nueva exposición en Zamora: La belleza más invisible

La galería Espacio 36 acoge la primera muestra de Juan Carlos Matilla tras su fallecimiento

VÍDEO | Exposición “In Memoriam” del artista Juan Carlos Matilla

P. O.

Natalia Sánchez

Natalia Sánchez

Captaba la belleza en aquello que pasaba desapercibido para el ojo humano. De nuevo el público tiene la oportunidad de reencontrarse con la mirada a la belleza más invisible de la naturaleza que inmortalizaba Juan Carlos Matilla en cada una de sus obras.

La primera muestra en la ciudad tras el fallecimiento del artista toresano, "In memoriam", reúne en la galería Espacio 36-Ángel Almeida, un total de 38 obras, tanto óleos como acuarelas.

Ejemplos de sus paisajes acuáticos, con el agua en movimiento y sus reflejos, dialogan con ramas caídas e incluso en una de las obras que da la bienvenida al espectador sitúa una casa abandonada, una estampa muy común en la España Vaciada, donde evidencia una vez más un depurado dibujo y un dominio de los colores.

La sala también reúne piezas de pequeño formato como una interesante docena de piezas centradas en hojas secas y una serie dedicada al agua efectuada en acuarela sobre papel.

La belleza más invisible

En primer plano la colección dedicada a las hojas secas / ANA BURRIEZA

"Juan Carlos es un pintor orgánico que se fija en la esencia de la naturaleza, en su estado más puro en los charcos, en las hojas... Es uno de los grandes artistas de Zamora que se fue demasiado pronto" señala el galerista Ángel Almeida.

El profesional del arte exhibirá la creación de Juan Carlos Matilla en una muestra que desarrollará de julio a septiembre en la Casa de la Cultura de Miranda de Douro. "Llevaré a dos artistas uno será Menchu Uroz y otro, Matilla porque quiero que su obra sea conocida y su nombre de no se desvanezca", recalca.

La belleza más invisible

Un visitante observa las acuarelas centradas en el agua. / Ana Burrieza

Matilla ingresó en 1987 en la Facultad de Bellas Artes de Salamanca, donde se licenció en la especialidad de pintura en 1992.

Desde 1996 ejercía como profesor de Dibujo en ESO, una labor que compatibilizó con sus exposiciones pictóricas tanto en su provincia como en otros lugares.