Descubre la Ruta del Vino de Zamora, una experiencia con los cinco sentidos

Un recorrido que va desde la vid hasta la copa, explorando viñedos, bodegas, arquitectura y gastronomía a lo largo de este territorio

Cata en la Ruta del Vino de Zamora

Cata en la Ruta del Vino de Zamora / Cedida

En el corazón de la provincia se encuentra una joya vinícola que ha cautivado a los amantes del vino de todo el mundo, la Ruta del Vino de Zamora. Una experiencia que, más allá del vino, ofrece a los visitantes todo lo que caracteriza al territorio.

La Ruta del Vino de Zamora pertenece al Club de Producto Rutas del Vino de España, amparados por Acevin, y nace con el fin de promover los productos y servicios enoturísticos bajo el territorio de la Denominación de Origen Tierra del Vino de Zamora, que cuenta con la inestimable colaboración del Patronato de Turismo y de la Junta de Castilla y León.

España cuenta con un total de 36 Rutas del Vino certificadas, tres de ellas en la provincia, a saber, la de Toro, Zamora, y Arribes, consolidadas como herramientas que brindan un turismo de calidad y promocionan sus comarcas durante las cuatro estaciones del año, contribuyendo a desestacionalizar el sector turístico.

Copa de vino

Copa de vino / P.A.

La ruta del vino de Zamora Compuesta por 46 municipios en la provincia, diez más en Salamanca y la propia capital, permite al enoturista sumergirse por completo en elementos como la naturaleza, la gastronomía, el arte o la arquitectura presentes en Zamora. Todo ello con un enfoque sostenible y ecosistémico.

La Ruta conecta al visitante no solo con unos vinos excepcionales, sino también con una rica tradición culinaria con materias primas elaboradas en la provincia que se han labrado un importante reconocimiento en las cocinas de todo el mundo. Los restaurantes locales son expertos en maridar los vinos de este territorio con platos que resaltan los sabores de la tierra, como el arroz a la zamorana o Garbanzo de Fuentesaúco. La oferta es muy variada y pueden encontrarse recetas de toda la vida, como otras creaciones de vanguardia que contrastan con los lugares en los que se asientan.

Los amantes del arte también tienen un espacio reservado a través del Románico presente en múltiples construcciones que han consolidado a Zamora como uno de los conjuntos monumentales más importantes de Europa desde que proliferara en la provincia a partir del siglo XII.

Esta variedad permite, también, pernoctar en enclaves impresionantes como castillos o palacios o disfrutar de la tranquilidad de las zonas rurales en sus casas, albergues o Posadas Reales, así como de sus fiestas y tradiciones, que no son pocas en este territorio.

Vendimia

Vendimia / P. A.

Siendo, precisamente este un momento en el que Zamora se encuentra sumergida en uno de sus periodos álgidos por la vendimia que hacen que sus pueblos se vuelquen con sus vendimiadores y celebren por todo lo alto la finalización de la cosecha que da paso a la elaboración del vino. Circunstancia que permite a los visitantes conocer de primera mano los entresijos de la producción, pudiendo ser partícipes de todo el recorrido, de la vid a la copa y, por supuesto, disfrutar de catas de vino con los mejores caldos de la zona.

Pero, no son estas las únicas catas que pueden hacerse. Si hay otro elemento que brilla con fuerza en Zamora, ese es el queso, elaborado con la mejor materia prima y con el cariño y la experiencia de quienes llevan largos años haciéndolo y enseñándoselo a las nuevas generaciones. Circunstancia que también se da con el chocolate y otros dulces artesanos.

Una tabla de queso

Una tabla de queso / P.A.

Esta Ruta, coincide además con la Vía de la Plata, siendo su eje trasversal, lo que hace que un gran número de peregrinos aproveche el camino para conocer a fondo los tesoros de la provincia. Estos, toman muchas formas y algunos como las rutas a pie, a caballo o en bicicleta hacen las delicias de los más aventureros.

En definitiva, una alternativa con la que disfrutar del paisaje tradicional castellano, que combina los campos de cereal con centenarios viñedos en los que abundan la uva malvasía y tempranillo que dan cuerpo a unos vinos que han conquistado los paladares más exquisitos. Una experiencia para disfrutar con familia, pareja o amigos, que contempla un sinfín de ámbitos diferentes con los que deleitar a quienes nos visitan.