Entrevista | José Ángel Ruiz Rodríguez Diputado de Agricultura y Ganadería de la Diputación de Zamora

"La agricultura y ganadería ocupan al 10% de los trabajadores de la provincia y contribuyen a la fijación de población"

"La Diputación cuenta con ayudas estratégicas para impulsar las tecnologías y puede ser un agente esencial en el desarrollo de iniciativas de formación en el medio rural"

Diputado de Agricultura  y Ganadería de la Diputación de Zamora

Diputado de Agricultura y Ganadería de la Diputación de Zamora

El Diputado de Agricultura y Ganadería de la Diputación de Zamora, José Ángel Ruiz, participará en el foro organizado por La Opinión-El Correo de Zamora "Automatización y robotización de la agricultura y ganadería" para aportar el punto de vista de la institución sobre esta materia e informar de los proyectos que tienen en marcha para contribuir a su expansión.

–La agricultura y la ganadería son sectores clave para el desarrollo económico y social de Zamora

–Efectivamente Zamora es una provincia eminentemente agrícola y ganadera, en la que ambos sectores juegan un papel esencial desde un punto de vista económico y social. La agricultura y la ganadería en la provincia ocupan a en torno a un 10% del total de trabajadores en activo, cerca de 10.000 personas y, además, destaca especialmente por su alta vinculación con el medio rural, contribuyendo de forma directa a la fijación de población y al desarrollo rural sostenible. Se dedican más de 250.000 hectáreas a la producción agrícola en la provincia. El sector agrario en la provincia representa más de un 8% del PIB provincial.

–Se abre un nuevo camino para la agricultura y la ganadería en la provincia ¿cómo cree que contribuirá la automatización para su desarrollo?

–Es evidente que aspectos tan importantes como la automatización de procesos, la digitalización y el análisis de datos y, en general, la tecnificación son ya una realidad, y es necesario avanzar en este sentido puesto que contribuirá de forma muy positiva al futuro del sector. Por un lado, mejora los rendimientos de las explotaciones, contribuye también a mejorar procesos relacionados con el bienestar de los animales y, por supuesto, ayuda a mejorar las condiciones de trabajo de las personas que, quizá sea uno de los aspectos más relevantes. No podemos olvidar que un reto esencial para el sector es el relevo generacional y la automatización de determinados procesos puede contribuir de forma muy favorable a estimular que más jóvenes tomen las riendas de las explotaciones en la provincia.

–¿En qué otros sectores podrían ser útiles estas tecnologías en la provincia? ¿en el forestal quizá?

–La automatización de procesos y el empleo de nuevas tecnologías es esencial en todos los sectores. En el ámbito provincial el sector forestal también puede verse muy favorecido con el uso de estos procesos que ya están muy presentes en fases de gestión y planificación y se tienen que trasladar también a las fases de aprovechamiento. Todo ello puede contribuir de manera directa, no solo a mejorar los rendimientos forestales directos e indirectos de la provincia, que son muy importantes, sino también a mejorar la gestión sostenible de los recursos para hacer más eficiente la conservación de los ecosistemas y, por ejemplo, prevenir incendios forestales entre otros muchos aspectos.

La automatización de procesos y el empleo de nuevas tecnologías es esencial en todos los sectores

–¿Cuál es el papel de la Diputación en la promoción de la colaboración entre el sector público, el privado y las instituciones académicas en proyectos relacionados con la automatización y la robótica agrícola?

–Creo que la Diputación juega un papel muy importante porque puede actuar como nexo de unión entre todos los actores de una forma activa, tanto en el fomento del intercambio bidireccional de información entre las empresas y las instituciones académicas para que ambos puedan identificar las necesidades reales para el desarrollo y aplicación de esa innovación, como para la puesta en marcha de experiencias piloto, así como para la participación en proyectos que permitan atraer fondos tanto públicos como privados para su financiación. La Diputación tiene ya experiencia en este sentido en otros sectores como el proyecto Silver Economy que cuenta con una gran relevancia a nivel nacional e internacional.

–¿Qué oportunidades de financiamiento y apoyo económico ofrece la Diputación para proyectos que impulsen la automatización y la robótica en la agricultura y la ganadería locales?

–La Diputación cuenta con una serie de líneas de ayuda estratégicas en las que puede encajar el impulso de este tipo de proyectos. Por ejemplo, existe una línea de ayudas a las cooperativas agroalimentarias de nueva creación en la que se pueden imputar gastos relacionados con este tipo de actividades. También se otorgan ayudas por ejemplo a asociaciones de criadores de razas autóctonas de la provincia en la que se pueden incluir este tipo de iniciativas. Este año también se ha convocado una ayuda para la mejora de las condiciones de seguridad y salud en centros de trabajo agrícolas y ganaderos en municipios de menos de 2.000 habitantes, financiada por la Junta de Castilla y León con casi un millón de euros de presupuesto total, en la que también tienen cabida propuestas de estas características.

–¿Cómo puede promoverse la capacitación y educación en estas tecnologías agrícolas y ganaderas?

–Quizá este es uno de los retos fundamentales para la implantación de estas tecnologías. En ese sentido la Diputación puede ser un agente esencial con la experiencia acumulada de muchos años en el desarrollo de iniciativas de formación en el medio rural. Todos los años se llevan a cabo acciones de formación para agricultores y ganaderos de la provincial tanto en la Finca de Madridanos como en diferentes municipios en colaboración con los ayuntamientos para la mejora de los conocimientos en el ámbito de la producción agrícola y ganadera, gestión de explotaciones, producción ecológica, control de enfermedades, etc. y este es un tema a incluir en programas formativos durante los próximos años.

–¿Cómo aborda la Diputación de Zamora la cuestión de la sostenibilidad y el cuidado del medio ambiente en estas áreas?

–Se trata de un tema transversal que ocupa de forma importante la política provincial no solo en éstas sino en todas las áreas. En ese sentido, se trabaja con los agricultores y ganaderos en diferentes líneas como la sensibilización en relación con el uso sostenible de los recursos, se apoya en la gestión adecuada de los residuos generados en las explotaciones a través de iniciativas diversas como el reciclaje de envases, residuos plásticos, etc. Además, la Diputación trabaja desde hace más de 20 años en la promoción de la producción ecológica como una alternativa sostenible y económicamente rentable con un gran futuro en la provincia y en la que desde hace años somos un referente a nivel autonómico y nacional en cuanto a superficie certificada como ecológica y en número de operadores.

El desarrollo y aplicación de estas tecnologías va a ser determinante puesto que van a contribuir a la mejora de la calidad y las condiciones de trabajo de los jóvenes

–Uno de los principales problemas es la falta de mano de obra y el relevo generacional ¿pueden estas tecnologías incentivar a los jóvenes en estas profesiones? ¿podría ser una herramienta frente a la despoblación?

–Como ya comentaba en preguntas anteriores, sin duda. El desarrollo y aplicación de estas tecnologías va a ser determinante puesto que van a contribuir a la mejora de la calidad y las condiciones de trabajo de los jóvenes. Además, suponen un incentivo para una generación acostumbrada al uso de tecnología desde edades muy tempranas. Tampoco podemos olvidar que este proceso también va a ayudar a mejorar la imagen de la sociedad con relación a agricultores y ganaderos. Hasta no hace mucho se veía a estos profesionales como en un segundo plano en relación con los empleados de otros sectores, entre otras cosas, probablemente por esa menor tecnificación de las labores. Como ya he apuntado también, la agricultura y la ganadería son esenciales en la provincia y se encuentran muy vinculadas al medio rural zamorano. Su presencia es imprescindible para luchar contra la despoblación y todas las medidas encaminadas a su incremento serán muy positivas en este sentido.

–¿Cómo cree que será el futuro de estos sectores?

–Creo que debemos ser positivos puesto que estos sectores son la base de cualquier sociedad. Es evidente que necesitamos comer todos los días y la presencia de agricultores y ganaderos es indispensable. La automatización, la robótica y, en general, el uso de tecnología que ya es una realidad, es imprescindible y contribuye a plantear un futuro muy esperanzador para ambos sectores. Es verdad que, como ocurre en otros ámbitos de la sociedad, existan cambios en los modelos de producción y adaptaciones a la realidad y a la demanda del consumidor y, probablemente exista una dicotomía en esos modelos. Por un lado, nos encontraremos con pequeños productores que son capaces de ofrecer un producto de alta calidad y gran valor añadido enfocado a unos consumidores concretos y, por otro lado, nos encontraremos con explotaciones cada vez más grandes y mejor dimensionadas, con un alto grado de tecnificación, destinadas a asegurar el abastecimiento de los mercados, eso sí, siempre con las máximas garantías de bienestar animal y respeto al medio ambiente.