Universitarios y trabajadores compiten por pisos de alquiler en un mercado limitado en Zamora

Los estudiantes toman ventaja ante propietarios temerosos de impagos por tener una fecha de salida clara al final del curso lectivo

Una farola llena de carteles de alquiler de pisos en el entorno del Campus Viriato.

Una farola llena de carteles de alquiler de pisos en el entorno del Campus Viriato. / Ana Burrieza

Luis Garrido

Luis Garrido

El inicio del nuevo curso ha agitado el mercado inmobiliario en Zamora. Como cada mes de septiembre, la provincia recibe a centenares de universitarios que realizan sus estudios en el Campus Viriato, aunque también a funcionarios que arrancan una nueva etapa en el territorio, especialmente profesores y maestros. La llegada de estos pobladores de ida y vuelta, unida a una oferta no demasiado elevada, ha encarecido los precios de los alquileres hasta situarse por encima de los seis euros el metro cuadrado, con un incremento interanual del 11,2% respecto a la misma fecha del pasado año. Eso sí, ahora ya no se queda el piso el que más paga, sino el que menos riesgo tiene de no hacerlo por mucho espacio de tiempo. Y, ahí, los estudiantes y su temporalidad ganan por goleada.

Los pisos vuelan. No es fácil hacerse con un lugar donde vivir de alquiler este septiembre en el conjunto de la provincia de Zamora, aunque principalmente en la capital. Y tanto estudiantes como trabajadores compiten por hacerse con uno de ellos entre la poca oferta existente. Sin embargo, el juego de las ventajas ha cambiado desde la entrada en vigor de la nueva Ley de Vivienda y ahora los universitarios tienen más posibilidades de quedarse con las habitaciones. Al respaldo generalizado que se presupone de las familias, se une ahora que, en caso de que se produzcan impagos, los alumnos tienen fecha clara de salida de los inmuebles, que es el mes de junio. Menos riesgo para el propietario, como así explican los profesionales del sector en el territorio.

En el caso particular de la ciudad de Zamora, de acuerdo con las inmobiliarias consultadas, la mayoría de pisos en oferta se encuentran en el entorno del Campus Viriato de Zamora, donde también están próximas dependencias públicas como colegios e institutos, oficinas de la Junta de Castilla y León y los hospitales Provincial y Virgen de la Concha, que son los lugares donde hay mayor movilidad de profesionales interinos. En el caso de los universitarios, optan por la modalidad del piso compartido en viviendas de entre tres y cuatro habitaciones con gastos compartidos. Una opción menos atractiva para funcionarios, que apuestan por un alquiler individual lo más próximo posible al centro de trabajo.

Piso en alquiler en la capital zamorana. | Jose Luis Fernández

Piso en alquiler en la capital zamorana. | Jose Luis Fernández / Luis Garrido

La inflación y la poca oferta disparan los precios en Zamora un 11%

La inflación y la escasa oferta han disparado los precios del alquiler de vivienda en la ciudad de Zamora por encina del 11% respecto a septiembre del pasado año. Ahora mismo, arrendar un domicilio cuesta en torno a 6,2 euros el metro cuadrado. Para un piso estándar de ochenta metros, el precio sería de unos 490 euros al mes, que es una cifra más que considerable para colectivos con menos recursos económicos, como son los estudiantes que pueden llegar hasta la capital para cursar sus carreras universitarias en el Campus Viriato. Lo cierto es que, en el último año, la estadística no ha dejado de subir salvo a inicios del verano, coincidiendo precisamente con un nuevo bajón en la demanda provocado por el fin del curso lectivo.

Zamora no es ninguna excepción dentro de una regla que dicta que, en el último año, hasta quince comunidades autónomas han visto cómo los precios de los alquileres se han disparado de una forma sin precedentes. Y es que las exigencias de los propietarios son cada vez mayores, también en cuestión de dinero, por lo que se pide más para asegurar que los inquilinos podrán hacer frente a los pagos mensuales estipulados en los contratos de arrendamiento. De 5,5 euros el metro cuadrado en septiembre del año 2022, se ha pasado a los citados 6,2 euros el metro cuadrado. Esto significa un incremento del 11,5%, uno de los más pronunciados dentro de los diferentes escenarios que analiza mensualmente el IPC. Y, todo ello, mientras los sueldos no suben a la misma velocidad.

Suscríbete para seguir leyendo