Braganza abre la vía del Next Generation para financiar la carretera hacia Puebla

La ciudad lusa recibe 29 millones de los fondos europeos para realizar en tres años sus 27 kilómetros de trazado hasta Rihonor de Castilla

Carretera de Puebla de Sanabria a Rihonor de Castilla.

Carretera de Puebla de Sanabria a Rihonor de Castilla. / LOZ

Luis Garrido

Luis Garrido

Braganza ha tomado la delantera para la construcción de la carretera que deberá unir esta ciudad con Puebla de Sanabria. Y lo ha hecho por partida doble. Por una parte, ya ha adjudicado la redacción del proyecto para la ejecución de su parte de trazado hasta Rihonor de Castilla. Por la otra, ha conseguido que los Fondos de Recuperación y Resiliencia Next Generation se hagan cargo del presupuesto de la obra, que ascenderá a 29 millones de euros. El objetivo del vecino luso es que los 27 kilómetros que geográficamente les corresponden puedan estar listos en el año 2026. Tan solo falta saber si la parte española llegará a tiempo para una infraestructura que se antoja absolutamente vital para el desarrollo de la zona noroeste de la provincia.

La Cámara Municipal de Braganza ha planteado una carretera de 16 metros de anchura, con curvas suaves y un carril adicional en los puntos con mayor desnivel. Lo que se conoce como una vía rápida. Son 27 kilómetros de trazado entre la capital trasmontana y Rihonor de Castilla, donde habrá de conectarse a la parte española. La administración brigantina ha explorado diferentes escenarios, pero finalmente ha optado por este formato de infraestructura, teniendo en cuenta la imposibilidad de realizar una autovía o un itinerario principal (IP) por atravesar el Parque Natural de Montesinho.

Las obras en terreno luso concluirán en el año 2026 y todo apunta a que, en ese momento, la parte española continuará sin ser ejecutada. Son 16 kilómetros los que separan Puebla de Sanabria de Rihonor de Castilla, pero en una carretera plagada de curvas que obligan a ir pisando continuamente el freno, lo que demora el trayecto por aproximadamente media hora. Ahora mismo, la duración media del trayecto entre Puebla y Braganza está en el entorno de los cincuenta minutos, pero sanabreses y brigantinos confían en reducir esos tiempos hasta los quince o veinte minutos cuando la nueva carretera esté terminada.

Sin noticias de la parte española del proyecto desde hace un año

Nada se sabe desde hace meses de la parte española de esta infraestructura. La Junta de Castilla y León mostró el año pasado su interés en que el tramo que separa Puebla de Sanabria de Rihonor de Castilla se financiara también con fondos Next Generation, pero hasta la fecha no existe información ni sobre el dinero ni sobre el proyecto. El planteamiento inicial de la Consejería de Movilidad y Transformación Digital era ejecutar una vía de siete metros de ancho con metro y medio de arcenes pavimentados. Todo ello, con un presupuesto estimado de unos nueve millones de euros.

La ejecución de esta vía transfronteriza es un proyecto clave para los intereses de los ciudadanos de esta eurorregión que forman Sanabria y Tras os Montes. De hecho, el vecino portugués anhela poder situarse a menos de media hora del tren de alta velocidad en la estación de Otero. Esa es la principal razón por la que la Cámara Municipal de Braganza se ha puesto manos a la obra para abordar su parte de la infraestructura, aunque no ha existido la misma celeridad, de momento, por la parte nacional. El horizonte de 2026 parece precipitado para España, que todavía no ha sacado adelante su proyecto como paso previo al inicio de las obras.