Las cubiertas de teja del Palacio del Cordón y de la iglesia de Santa Lucía de Zamora, reparadas

La mejora implica la retirada de un nido de cigüeñas de la espadaña del almacén visitable del Museo de Zamora

Operarios, días atrás, realizan los trabajos. | J.L.F.

Operarios, días atrás, realizan los trabajos. | J.L.F. / N. S.

N. S.

Los edificios del Palacio del Cordón y Santa Lucía, que forman parte del conjunto del Museo de Zamora, han mejorado sus cubiertas. La actuación ha consistido en la limpieza, reparación de las tejas caballetes y lima así como la reposición de aquellas que estaban rotas y la recolocación de las que estaban movidas. Además, las tejas tenían “gran cantidad de suciedad acumulada en las canales que impedía la correcta evacuación del agua de lluvia”, han detallado desde la Junta de Castilla y León.

Los operarios de la empresa Rearasa, adjudicataria de la intervención por un valor de 22.974,08 euros, también han retirado el nido de cigüeña que había sobre la espadaña de la torre de la iglesia de Santa Lucía, actual almacén visitable del Provincial. Con esta mejora se completa la puesta a punto de las cubiertas del centro cultural situado en el barrio de la Horta.

El Museo de Zamora ha arrastrado, en los edificios de nueva construcción, problemas de humedades por el deterioro de los materiales de las cubiertas de zinc y planas y por la acción de los agentes atmosféricos, unos problemas subsanados finalmente entre 2019 y 2020 a través de una intervención sufragada por el Ministerio de Educación Cultura y Deporte en un contrato por valor de 717.664 euros.

La actuación, que obligó a cerrar algunas de las salas del centro y que se demoró unos meses debido a la declaración del estado de alarma, conllevó la impermeabilización de las cubiertas y la renovación de las carpinterías, de tal manera que se ha logrado el aislamiento térmico del edificio para mantener las condiciones estables en el interior y asegurar la correcta conservación de los bienes culturales exhibidos. Además, en la fachada se actuó en las grietas y fisuras que suponían riesgo de desprendimiento.