El Grupo Residencial El Niño Jesús, que cuenta con siete centros repartidos por la provincia de Zamora, Niño Jesús en Zamora, Divina Misericordia en Tábara, Virgen del Carmen Tierra del Vino en Peleas de Abajo, San Tirso en Santibáñez de Tera, Sotochico en Argujillo, Santa Marina en Villardebuey y San Vicente, en Muga de Sayago cuenta con más de 320 plazas residenciales y supera el medio centenar en su oferta de centro de día, dando servicio a todo ello con una plantilla de más de 170 profesionales, que reciben formación continua para poder dar el mejor servicio a los residentes. Por ello los centros de Grupo Residencial El Niño Jesús son una de la mejores opciones para que nuestros mayores se sientan como en casa y cuenten con unos excelentes servicios. “Somos un grupo de residencias volcado exclusivamente en los mayores, con una gran profesionalidad”, apunta Amelia Fresnadillo, directora general del Grupo Residencial Niño Jesús.

Un cuidado exquisito a los mayores

“Nos caracterizamos por dar un servicio personalizado para lograr el bien estar del mayor, dedicando todos nuestros recursos humanos y técnicos al servicio de nuestros usuarios, ofreciendo en todos los centros los más altos estándares de calidad tanto en instalaciones, (dormitorios, salas comunes, cocina, comedores gimnasios, capillas, tiempo libre y ocio ), como en servicios asistenciales, con los mejores profesionales, auxiliares, médicos, enfermeras o fisioterapeutas”.

Un cuidado exquisito a los mayores

La dirección del grupo quiere destacar y agradecer “el sobre esfuerzo y la gran labor humana que desde el inicio de la pandemia hasta el día de hoy vienen realizando todos los profesionales, así como la comprensión de los familiares, que en todo momento nos han apoyado y han comprendido lo complicado de esta situación que vivimos y todas las medidas que nos hemos visto obligados a tomar”, aseguran.

Con la llegada de las vacunas todos los residentes y profesionales están ya inmunizados, lo que hace que los centros sean un entorno más seguro.

Todos los centros del Grupo Residencial El Niño Jesús siguen extremando las medidas de precaución para que las familias de los residentes estén tranquilas, con la confianza de que sus seres más queridos se encuentran en un entorno inmejorable.

Así, aprovechando la llegada del buen tiempo, las visitas se llevan a cabo siempre en el exterior siguiendo los protocolos establecidos.