El histórico militante del Partido Comunista y de Izquierda Unida en Zamora, Amable García, ha fallecido esta madrugada a los 98 años de edad, según han confirmado fuentes del partido. La vida del veterano referente de la organización se ha apagado tras décadas de lucha política, desde la dictadura hasta el asentamiento de la democracia.

Amable García se integró en el Partido Comunista en los años 40, en un contexto en el que la organización trabajaba en la clandestinidad frente a la dictadura. Para entonces, este zamorano ya había tenido que sufrir la pérdida de su padre, fusilado por los sublevados a comienzos de la Guerra Civil.

Su actividad política le valió la detención, una estancia de tres años en la cárcel y un estrecho marcaje posterior que le impidió, como el mismo explicó en varias ocasiones, presentarse a unas oposiciones. Finalmente, encontró trabajo en una tabacalera en la que desarrolló su carrera profesional.

LLEGADA DE LA DEMOCRACIA

Con la llegada de la democracia, Amable García pudo empezar a desarrollar su actividad política sin esconderse y fue un miembro activo del Partido Comunista y, desde 1986, de Izquierda Unida, con presencia destacada en las listas electorales. Además, llevó las cuentas del partido en Zamora hasta hace apenas unos años.

Amable García, durante una entrevista en 1991

Su figura volvió a la escena pública con la llegada a la Alcaldía de IU en 2015. La visión de Amable García cantando La Internacional en la sede municipal del partido en la noche electoral es una de las imágenes icónicas de aquella jornada que llevó a Francisco Guarido al poder municipal. El ya entonces nonagenario "compañero" cerraba la lista de manera simbólica y pudo ver cómo Izquierda Unida tomaba el mando de la política local.

Amable García también vivió para ver la mayoría absoluta de Guarido y los suyos en 2019, pero ya para entonces su salud estaba más deteriorada. Finalmente, hoy IU Zamora pierde a su militante de toda la vida, aunque los dirigentes actuales siempre han insistido en la importancia del legado que deja para ellos de cara al futuro político.