La sentencia que avala la sanción del Ayuntamiento de Zamora a Iberpark pone énfasis en los turnos de trabajo de los aparcamientos subterráneos de San Martín y la Constitución. Según se desprende del contrato, los aparcamientos deberán permanecer abiertos al público las veinticuatro horas del día durante todos los días del año y "en todo momento deberá haber un trabajador presente en las instalaciones y responsable de ella". Tal y como se desprende de la sentencia, existen unas actas en el expediente "que ponen de relieve que en el único aparcamiento en el que hay personal continuamente es en el de la plaza de San Martín". Por el contrario, en el de la plaza de la Constitución, "hay un trabajador por las mañanas y por las tardes", pero no en el turno nocturno.

De hecho, el documento aclara que "en San Martín siempre hay un taquillero y es esta persona la que se mueve por los dos aparcamientos para comprobar necesidades". Ante esta situación, la jueza recuerda que el contrato firmado entre el Ayuntamiento de Zamora e Iberpark "exige que haya una persona permanentemente en cada aparcamiento y no una videovigilancia a distancia". Una razón de peso por la que se avala la sanción de 24.000 euros impuesta por el Consistorio a la empresa adjudicataria de la gestión.