Los bomberos de Toro han advertido de las intenciones del Ayuntamiento de suprimir el servicio y han acusado al equipo de Gobierno de infravalorar el trabajo que desarrolla el parque desde hace más de 40 años. En un comunicado, los bomberos han asegurado que desde el comienzo de su mandato, el equipo de Gobierno "ha ninguneado al servicio", a pesar de que el parque acumula una experiencia de más de cuatro décadas y de que se encarga de atender a una población que supera los 25.000 habitantes. Además, reprochan al Gobierno local que no reconozca el trabajo desarrollado por el Cuerpo, especialmente desde que en el presente mandato José Luis Martín Arroyo fuera nombrado concejal del área. "Este desencuentro permanente" como apuntaron los bomberos, alcanzó su "punto culminante" en el último pleno del Ayuntamiento en el que Martín Arroyo "trató a los miembros de este cuerpo como una banda de voluntarios".

Por otra parte, los bomberos han solicitado que, a pesar de forman parte de un grupo de voluntarios, "sea reconocida oficialmente la experiencia que acumulan después de largos años de trabajo, de cursos de preparación y de constante preocupación por el mantenimiento del parque", a la vez que remarcaron que "mientras tanto, el Ayuntamiento parece querer solo un Cuerpo de profesionales, denostando e infravalorando la tarea que hasta ahora se ha venido realizando".