Zamora estrena fase 2 y se encamina ya irremediablemente hacia la llamada "nueva normalidad". Como en el paso a la primera fase, el ritmo en la jornada de ayer lo marcaron los bares y restaurantes. Por primera vez desde mediados de marzo la hostelería pudo recibir a los clientes en el interior del local y no solo en las terrazas, donde el porcentaje de ocupación -50% sobre el total garantizando la distancia mínima entre clientes- no ha variado. Con todo, los consumidores ya pueden instalarse en el interior de bares y restaurantes y esperar a ser servidos en las mesas. Las barras, alma de muchos locales, tendrán que esperar otras dos semanas. El aforo máximo es de momento del 40%, los grupos de personas no pueden exceder de los diez individuos y no está permitida aún la apertura de discotecas y locales de ocio nocturno.

El paso a fase dos trajo también consigo la apertura de los edificios públicos, que vuelven a recibir a los ciudadanos. Las oficinas del Ayuntamiento ubicadas en la calle Santa Ana vivieron un día de esperado ajetreo al acudir los vecinos con trámites pendientes durante las últimas semanas. Los funcionarios de la Diputación han comenzado también a acudir a sus puestos de trabajo y a recibir las consultas de los ciudadanos. Las oficinas de la Dirección General de Tráfico están ya operativas y los juzgados recobran poco a poco la normalidad.

El paso paulatino a la nueva normalidad trajo ayer también la obligatoriedad del pago de la ORA, que se efectúa igual que en la antigua normalidad. El Ayuntamiento, que suprimió la necesidad del ticket de aparcamiento en abril, no ha esperado finalmente al término del estado de alarma para retomar el servicio de ORA. Con las tiendas ya abiertas en su práctica totalidad y con prácticamente ninguna restricción a la movilidad dentro de la ciudad el servicio vuelve con las mismas características con las que se fue.

También abrieron ayer las tiendas del único centro comercial de la capital, con un 30% de aforo máximo en las zonas comunes y un 40% en cada una de las tiendas operativas. Los locales del centro comercial Vista Alegre también han cogido oxígeno al poder abrir el comercio ya sin límite de superficie -hasta la semana pasada solo podían operar las tiendas de menos de 400 metros cuadrados-.

Por lo demás, la recién estrenada fase 2 deja también abiertos los reencuentros en las residencias de mayores que no tengan casos sospechosos ni en activo. Los mayores, aislados en estos centros desde los primeros compases de la pandemia, podrán por fin ver a sus familiares. Las salas de exposiciones pueden recibir como máximo a un tercio de los visitantes para los que tienen capacidad. Los cines ya podrían abrir, sin embargo las salas de Valderaduey volverán a la actividad el 3 de julio y las de Multicines Zamora aún no han confirmado fecha. En el caso de Multicines Valderaduey la venta de entradas se hará online y los clientes podrán elegir las butacas. Se incrementarán las medidas de desinfección y habrá gel hidroalcohólico para los usuarios.

El paso a fase 2 aún obliga a mantener una distancia mínima de dos metros en el entorno laboral. Se eliminan unos límites horarios que ya poca gente cumplía, posibilitando el deporte para menores de 70 años a todas las horas salvo de 10.00 a 12.00 y de 19.00 a 20.00 horas. Los lugares de culto y ceremonias religiosas amplían su aforo al 50%. Vuelven las bodas, con restricciones de aforo. La movilidad debe mantenerse al interior de la provincia, ahora en grupos menores de 15 personas. Pequeños avances para encarar la época post-covid.