El Ayuntamiento de Zamora presentó este martes el nuevo contrato de mantenimiento de parques y jardines, que servirá como "herramienta contra el cambio climático". Así lo aseguró el concejal del área, Romualdo Fernández, que compareció de forma telemática en rueda de prensa, al igual que el alcalde de la capital, Francisco Guarido, aunque lo hicieron en salas diferentes para evitar riesgos en el contexto de la pandemia.

Así pues, Fernández explicó que el Ayuntamiento tratará de evitar "la pérdida de biodiversidad", suprimirá definitivamente el uso de glifosatos, reducirá la utilización de fitosanitarios y hará "un mantenimiento respetuoso con los ciclos naturales". Esto es, buscará que cada estación tenga su desarrollo interfiriendo lo menos posible, como ya había defendido en varias ocasiones el edil de Izquierda Unida.

Esta "gestión sostenible" se llevará a cabo una vez se complete el proceso de licitación, que comenzará con la aprobación de los pliegos en el Pleno del mes de junio. Francisco Guarido confirmó que, además, se ampliará la superficie incluida en el contrato hasta las 132,8 hectáreas, con el añadido principal de algunos puntos del entorno del Duero o los alrededores de la ermita de Peña de Francia.

Del mismo modo, el contrato incluirá la limpieza y desbroce de 40 hectáreas de terreno municipal que no son zonas verdes como tal, pero sobre las que se debe trabajar para evitar un potencial riesgo de incendios cuando llegue el periodo estival. También se mantendrá en este servicio la conservación de las zonas de juegos infantiles y su mobiliario, o el mantenimiento de las fuentes ornamentales de la ciudad.

En total, el coste de la licitación será de 1.791.000 euros anuales, más 120.000 euros que el Ayuntamiento de la capital decidirá si usa o no y que irían destinados a obras de reparación y mantenimiento.

El plazo del contrato será de tres años, prorrogables a cinco, y el alcalde confirmó que se subrogará a los empleados y que se acometerán cinco nuevas contrataciones para poder cubrir la nueva demanda de trabajo.

Además, Guarido aludió al aspecto educativo, e indicó que habrá "personal permanente" en el centro de interpretación de Valorio para enseñar los detalles del bosque a grupos de ciudadanos y, especialmente, a escolares que acudan a la zona.

Por otro lado, el alcalde realizó una valoración global del contrato y apuntó que. aunque el coste se incrementa en unos 400.000 en relación con el anterior, el impacto en el presupuesto de la ciudad se sitúa en torno al 3,1% del total, en la media del resto de las capitales españolas.

Finalmente, Francisco Guarido afirmó que Zamora cuenta con 22 metros cuadrados de superficie ajardinada por habitante, por encima de la media regional y nacional, y presumió de la presencia de 5.200 árboles en 220 calles de la ciudad.