24 de mayo de 2020
24.05.2020
La Opinión de Zamora

Desescalada en Zamora: El hospital Virgen de la Concha después del COVID-19

El plan de desescalada del Complejo Asistencial de Zamora avanza hacia la recuperación de la actividad, pero extremando las precauciones para evitar focos de contagio

24.05.2020 | 00:52
Los sanitarios aplauden a las puertas de Urgencias, en el Complejo Asistencial.

El Complejo Asistencial de Zamora ha iniciado el Plan de Desescalada siguiendo las directrices de la Gerencia Regional de Sacyl. La cirugía mayor ambulatoria (CMA) comenzó ya en el Hospital Provincial, se está recuperando, poco a poco la agenda de las consultas externas y pruebas diagnósticas y se prepara, también, la cirugía programada. Cada gerencia ha diseñado su propio Plan que supondrá una vuelta paulatina a la normalidad. Como va a ocurrir en la sociedad en general, no se va a regresar a lo de antes, sino que va a ser necesario convivir con una serie de condicionantes, que pasan por extremar precauciones evitar posibles focos de contagios. Para ello se precisan unas salas de espera sin aglomeraciones, unos hospitales con un control riguroso de las visitas que permitan el acompañamiento, únicamente, del enfermo que por sus características especiales lo precise, pero no que haya gente innecesaria por el hospital o el mantenimiento de una limpieza exquisita de todos los recintos sanitarios.

La gerente de Asistencia Sanitaria de Zamora, Montserrat Chimeno, constata que después del esfuerzo que ha supuesto para los profesionales abordar lo más crudo de la pandemia ahora toca pasar a una segunda fase con el fin de ir recuperando poco a poco la normalidad, aunque durante todo el periodo de pandemia se ha seguido atendiendo, y operando, la patología tanto urgente como la no demorable.

"Estamos reiniciando las consultas externas, con todas las medidas de seguridad que se recomiendan y lo que intentamos es potenciar, sobre todo las consultas no presenciales, que ya estaban, y las consultas de alta resolución, para se puedan resolver en un acto único" y evitar así que el paciente realice desplazamientos innecesarios al hospital. "En la sala de espera se han distanciado las bancadas e inhabilitado asientos de las mismas, para que la gente mantenga la distancia de seguridad, se insiste en la higiene de manos con dispensación de solución hidroalcohólica y se invita a los pacientes acudir, evidentemente, con mascarilla", a la vez que se cita con más diferencia de tiempo para evitar aglomeraciones.

"Se está priorizando, dado que hay demora evidentemente, porque durante la pandemia se ha atendido, preferentemente, la patología urgente y no demorable de manera presencial. Si que es verdad que se ha seguido pasando consulta de forma telemática y muchos problemas de salud se han podido resolver por teléfono o mediante el envío de informes", lo que no evita que haya pacientes que necesariamente precisen una atención presencial.

Respecto a las pruebas diagnósticas, como las de radiología, también ha arrancado la actividad para resolver la demora acumulada. Eso sí "no puede ser una actividad normal como la de antes porque hay que seguir las recomendaciones de distanciamiento, evita r aglomeraciones y hay que extremar la higiene entre paciente y paciente".

La situación actual de la pandemia permite el retorno progresivo hacia una paulatina normalidad.

Desde que empezó la pandemia hay distintos circuitos para pacientes son síntomas COVID y el resto "y esos circuitos hay que mantenerlos". La actividad quirúrgica "también se está retomando, se van haciendo progresivamente más quirófanos porque somos conscientes de la necesidad de mantener una adecuada lista de espera para la correcta atención de la población zamorana, aunque también son necesarias precauciones y la asistencia a nuestros enfermos se hará con exhaustivo control de medidas de seguridad tanto para los profesionales como para los usuarios". A los pacientes que ingresan se les hace una PCR para constatar que no presentan infección activa.

Lo que está claro es que "tenemos todavía y tendremos pacientes COVID-19 que son y serán atendidos en la quinta planta y en la UCI y disponemos y dispondremos de una UCI extendida". Además, hay que abordar el periodo vacacional ya que "en cuanto se pueda" se empezarán a dar permisos y vacaciones, con lo cual la necesidad de personal sigue siendo alta y no se han rescindido contratos.

La desescalada también ha empezado en Atención Primaria. Los centros de salud mantienen el doble circuito, uno para pacientes con síntomas compatibles con el coronavirus y otro para el resto y una atención telefónica previa a la visita domiciliaria o la consulta programada, en caso de que sea necesario. "El paciente contacta con su médico y es el que valora si es necesaria una consulta presencial. Pero no debe acudir directamente al centro sin una cita a no ser que sea algo urgente. Es preciso evitar contagios innecesarios que pueden suceder si un paciente con infección por el SARS- CoV-2 aparece inesperadamente en una consulta o en un consultorio dado que existe una elevada posibilidad de que contagie tanto a otros usuarios como al personal como al recinto" explica Chimeno. Por ello los consultorios no van a tener consulta ordinaria, sin perjuicio de que en ellos se pueda ver a algún paciente de forma programada. Los centros de salud, además del doble circuito, tienen más posibilidades de mantener la asepsia ya que cuentan con sistemas de desinfección y limpieza especiales. En todo caso se trata de mantener los centros de salud y los consultorios lo más alejados posible del riesgo de contagio, ya que un foco podría resultar muy peligroso. "Hay que ser muy cuidadosos en esta etapa", indica la gerente de Asistencia Sanitaria.

Por esa misma razón los pacientes COVID no pueden recibir visitas en el hospital mientras que el resto debe recibir las mínimas para evitar que la gente que llega de la calle "que se cree que está bien" pueda suponer un foco de contagio, en un lugar donde se encuentran "ingresados pacientes frágiles". De ahí que se intente "limitar las visitas al máximo", aunque "no se va a negar el acompañamiento a los pacientes que lo necesiten".

El Hospital Provincial siempre se ha mantenido como centro "limpio" de COVID sobre todo porque están ingresados pacientes especialmente delicados (hematológicos, oncológicos y paliativos, delicados) , señala Chimeno. Asimismo en el citado hospital "durante esta crisis se ha mantenido abierta la Unidad de Continuidad Asistencial para los pacientes crónicos pluripatológicos y la actividad en el Hospital de Día".

"Esta crisis ha hecho que tengamos que reinventar nuevas formas de asistencia y ha supuesto una reorganización de los espacios y una ampliación de estancias hospitalarias y de Unidades como la UCI tan esenciales para la atención de estos pacientes".

La gerente de Asistencia Sanitaria muestra su "especial e infinito reconocimiento a todo el personal sanitario y no sanitario de la Gerencia por su trabajo heróico y profesionalidad durante esta crisis" y quiere, también, hacer constar su "sincero agradecimiento a todas las personas anónimas, entidades bancarias, empresas, asociaciones de vecinos... (imposible mencionar a todos sin olvidar alguno) que han mostrado su solidaridad, compromiso y generosidad colaborando de infinitas maneras con los pacientes y el personal sanitario durante estos difíciles meses".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Suscríbete a la edición papel

Suscripción La Opinión papel

Desde tu ordenador

Recibe el periódico en tu casa todos los días. Es rápido, cómodo y sencillo.
 

Consulta tus temas de interés

Temas

Ahora podrás consultar todas las noticias de tu equipo, de tus personajes favoritos, de las series de moda... de un vistazo a través de los tags

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.