La mitad de los compradores de vivienda durante el año 2019 han adquirido los inmuebles sin que medie una hipoteca. Así se desprende de los datos de transmisiones de derechos de la propiedad y de firma de hipotecas sobre viviendas que elabora el Instituto Nacional de Estadística. Hasta octubre, último mes del que se han publicado las dos estadísticas, se habían vendido en Zamora 940 viviendas. En el mismo periodo solo se habían formalizado 505 hipotecas sobre viviendas. Un cruce entre ambos datos permite averiguar que alrededor de la mitad de los compradores paga su vivienda al contado, un porcentaje que ha ido claramente a más en los últimos años.

La explicación a esta situación hay que buscarla en varios frentes. Primero hay que tener en cuenta que el mercado inmobiliario lleva bastantes años funcionando al relentí en la provincia. Esto ha dejado una demanda acumulada de personas que, mientras esperaban, han ido ahorrando, lo que ha posibilitado acudir al mercado sin necesidad de financiación bancaria. De otro lado, no se puede obviar que la vivienda es ahora bastante más barata que en los años previos a la crisis económica, cuando la firma de hipoteca era imprescindible para muchos compradores.

De hecho, antes del año 2012 más del ochenta por ciento de las casas que cambiaban de manos en la provincia de Zamora lo hacían con una hipoteca de por medio. El cierre del grifo bancario y la caída del precio del suelo han transformado la realidad poco a poco hasta llegar a las cifras actuales.

Estos datos sobre los nuevos modelos de compra de los zamoranos llegan en un momento convulso para un sector, el inmobiliario, que no acaba de recuperar su actividad después de la crisis económica. De hecho, la compraventa de viviendas, que llegó a superar las 300 unidades al mes en 2007, se ha reducido ahora hasta estancarse en el medio centenar mensual, con subidas y bajadas puntuales que no cambian la tendencia general. De ello son conscientes en la Asociación de Inmobiliarias de Zamora, Ainza, colectivo que hace unos días emitió un comunicado en el que aseguraba que Zamora cierra el año "sin crecimiento en el número de compraventas", algo negativo que se da en Zamora capital y provincia y que supone un importante frenazo a la "fuerte subida de las compraventas" en la ciudad registrada en 2018 con respecto al ejercicio anterior. Es decir, tras un año bueno, el 2018, se ha registrado un ejercicio más de números rojos que devuelve al sector a su complicada realidad.

Con todo, los datos difundidos ayer por el INE dejan un resquicio a la esperanza. La provincia de Zamora cerró el mes de noviembre del año pasado con un total de 78 compraventas de viviendas, un número que aunque pobre es bastante mejor que el registrado en el mismo periodo del año pasado. El crecimiento, con los datos del INE, es del veinte por ciento. Diciembre, de repetirse la tendencia, podría "maquillar" los datos anuales.

A nivel regional la compraventa de viviendas en Castilla y León disminuyó un 5,36% el pasado mes de noviembre respecto al mismo mes del año pasado, al registrarse un total de 1.608 transacciones de este tipo. Esta caída es notablemente menor que la registrada a nivel nacional, que fue del 9,3% con 36.680 operaciones, según refleja la Encuesta de Transmisiones de Derechos de la Propiedad. Asimismo, las comunidades con mayor número de compraventas de viviendas por cada 100.000 habitantes fueron Comunidad Valenciana (151), Andalucía (126) y Aragón (114). Los mayores incrementos anuales se dieron en Extremadura (siete por ciento), Aragón (5,3) y Andalucía (2,7), siempre según los datos del INE.