Solo durante el jueves y el viernes, Zamora registró más litros por metro cuadrado de lluvia que los que suele recibir, de media, en un mes de diciembre completo. Así lo indican las estadísticas de la Agencia Estatal de Meteorología, que revelan que, en esas 48 horas, cayeron cerca de 60 litros en la capital. El promedio de los últimos 31 días del año es de 46, lo cual da una idea de lo inusual de este temporal que está azotando a la ciudad y a la provincia en los últimos días.

Durante la jornada del sábado, la lluvia también hizo acto de presencia en la capital, pero de forma mucho más secundaria. Las precipitaciones dejaron el protagonismo en manos del viento, que superó los 60 kilómetros por hora en varios momentos del día. Esas fueron las consecuencias del temporal Fabien, que tuvo más incidencia en la zona norte, pero que también complicó la situación en Zamora.

No en vano, a eso de las ocho de la tarde, los bomberos ya habían recibido más de una treintena de avisos, en una jornada que supuso una prolongación del aluvión de llamadas que trajo consigo la lluvia el día anterior. Los agentes intervinieron especialmente en asuntos de tono menor, y habituales cuando se producen rachas de viento de estas características.

Así, los bomberos tuvieron que desplazarse a la zona de Cristo Rey, para resolver complicaciones por culpa de una inundación, y se vieron obligados a acudir a diferentes puntos de la ciudad para intervenir en caídas de árboles y de antenas, y en otros asuntos de tono menor.

De cara a mañana, la previsión es que el temporal vaya remitiendo de forma progresiva. Aún durante la madrugada y la mañana de este domingo, la Agencia Estatal de Meteorología mantiene la alerta amarilla por la presencia de fuertes vientos en la ciudad. La amenaza quedará amortiguada a partir de las cuatro de la tarde, cuando la situación irá tendiendo a la normalidad.

En cuanto a las precipitaciones, las nubes todavía podrían descargar algunos litros durante la mañana en Zamora capital, aunque las circunstancias meteorológicas no tendrán nada que ver con lo vivido en las últimas jornadas. De hecho, se espera que el sol luzca durante las últimas horas de luz del día.