Los datos de la Encuesta de Población Activa del tercer trimestre también especifican la cantidad de desempleados que se encuentran en la búsqueda de su primer trabajo. En esa situación se encuentran mil personas en la provincia, según las cifras publicadas por el Instituto Nacional de Estadística.

Concretamente, 700 hombres y 300 mujeres están inscritos en el Ecyl como demandantes de su primer puesto de trabajo. La mayoría masculina también se refleja en el número de ocupados. De los 66.500 que tiene la provincia, 36.900 son hombres y apenas 29.600 mujeres, una distancia de doce puntos porcentuales.

Esa situación se invierte si se acude al número de desempleados. En este caso se percibe que hay más mujeres que hombres demandantes de trabajo. En total, 5.000 de las 9.400 personas que se encuentran en esta situación en la provincia son mujeres.

En lo que se refiere a la población activa, tan solo hay 900 activos más que inactivos en el conjunto de la provincia, pero la diferencia entre géneros es evidente. De hecho, hay 6.600 mujeres inactivas más que activas, mientras que el saldo es casi a la inversa en el caso de los hombres (7.500).

De este modo se percibe que la brecha de género laboral sigue siendo grande, más allá de que las cifras de paro sean más o menos buenas a nivel general. En el conjunto de la región, también es mayor la cifra de paradas y menor la de ocupadas.